Los 5 “no” del buen dor­mir

TAO - Tomo I - - La Historia De Una Amistad -

La ma­yo­ría de las per­so­nas cuan­do no pue­de dor­mir re­cu­rre pri­me­ro a mé­to­dos y con­se­jos ca­se­ros, pe­ro si el pro­ble­ma per­sis­te cae en el con­su­mo de medicamentos no pres­crip­tos por un mé­di­co. Es­ta prác­ti­ca lo úni­co que lo­gra es in­to­xi­car al or­ga­nis­mo y ta­par el ver­da­de­ro mo­ti­vo por el cual no es po­si­ble con­ci­liar el sue­ño.

Se­gún la cul­tu­ra chi­na, exis­ten cin­co ma­las cos­tum­bres que aten­tan con­tra el des­can­so del cuer­po y de la men­te. Pa­ra co­rre­gir­las es ne­ce­sa­rio:

NO MI­RAR MU­CHO TIEM­PO: en es­te ca­so se está ha­blan­do de mi­rar tan­to la te­le co­mo es­tar fren­te a una compu­tado­ra o con­so­la de jue­gos.

AFEC­TA al to­rren­te san­guí­neo, tra­yen­do en­fer­me­da­des ta­les co­mo hi­per­ten­sión, dia­be­tes o co­les­te­rol.

NO ES­TAR MU­CHO TIEM­PO SEN­TA­DO: ya sea tra­ba­jan­do, des­can­sa­do o en un via­je. Si no se em­plea una bue­na pos­tu­ra es mu­cho peor.

AFEC­TA al ba­zo y pro­du­ce hin­cha­zón en ab­do­men y ex­tre­mi­da­des.

NO ES­TAR MU­CHO TIEM­PO PA­RA­DO: pa­sar mu­chas ho­ras de pie en un mis­mo si­tio es can­sa­dor y has­ta a ve­ces do­lo­ro­so.

AFEC­TA los hue­sos y las ar­ti­cu­la­cio­nes.

NO CA­MI­NAR O CO­RRER EN EX­CE­SO: si bien ca­mi­nar y co­rrer son un buen ejer­ci­cio ae­ró­bi­co pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, no de­be exa­ge­rar­se su prác­ti­ca en ho­ras noc­tur­nas.

AFEC­TA los ten­do­nes y li­ga­men­tos.

NO DOR­MIR MU­CHO: lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo in­ten­so no de­ben com­pen­sar­se con días de mu­cho dor­mir, ya que el efec­to no se­rá pre­ci­sa­men­te el des­can­so.

AFEC­TA al Chi, que es la ener­gía vi­tal ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.