DE LA QUIMIOTERAPIA A LA ACU­PUN­TU­RA

TAO - Tomo I - - Salud -

A Mary, la tía de Ali­cia Da­ke­sian, le diag­nos­ti­ca­ron un ti­po de cán­cer de mé­du­la y co­men­zó con el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. Por su­ge­ren­cia de un ami­go de­ci­dió con­sul­tar al Dr. Liú Ming, quien en tres me­ses la cu­ró de un mal que la aque­ja­ba ha­cía va­rios años.

“Co­no­cí al Dr. Liú Ming ha­ce ocho años a raíz de una do­len­cia que su­fría mi tía Mary, her­ma­na de mi ma­dre y pa­ra mí, una se­gun­da ma­má. Des­de ha­cía va­rios años, ve­nía­mos re­co­rrien­do der­ma­tó­lo­gos y clí­ni­cos pa­ra tra­tar­le unas úl­ce­ras que ha­bían apa­re­ci­do en sus pies su­ma­das a un en­ro­je­ci­mien­to fe­bril que afec­ta­ba las plan­tas, en es­pe­cial de ma­dru­ga­da, pro­vo­cán­do­le do­lo­res im­po­si­bles de so­por­tar y ca­da vez más fre­cuen­tes.

En nues­tra pe­re­gri­na­ción in­ten­tan­do en­con­trar el diag­nós­ti­co cer­te­ro y, en con­se­cuen­cia, el tra­ta­mien­to ade­cua­do que pu­sie­ra fin a es­te mal que ha­bía co­men­za­do a im­pe­dir­le ca­mi­nar y has­ta cal­zar­se (re­cuer­do que pa­ra en­ton­ces sus pies ha­bían cam­bia­do su co­lor ro­sa­do por un gris ca­da vez más preo­cu­pan­te­men­te os­cu­ro), lle­ga­mos a una de las ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas de ma­yor pres­ti­gio en Ar­gen­ti­na; lue­go de una se­rie de es­tu­dios y de ser eva­lua­da por un mé­di­co clí­ni­co, por otro on­có­lo­go y una he­ma­tó­lo­ga, se lle­ga a la im­pre­sión diag­nós­ti­ca de que mi tía pa­de­cía un ti­po de cán­cer de mé­du­la –cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co ya no re­cuer­do- y pa­ra ello se le co­men­zó a ad­mi­nis­trar una me­di­ca­ción es­pe­cí­fi­ca, di­cho en otras pa­la­bras, quimioterapia. Re­cuer­do tam­bién que uno de los úl­ti­mos es­tu­dios que le prac­ti­ca­ron fue una eco­gra­fía ab­do­mi­nal que arro­jó el si­guien­te re­sul­ta­do: “el ba­zo está in­fla­ma­do.”

A po­co de ha­ber co­men­za­do el tra­ta­mien­to, al­guien de mi amis­tad me re­co­mien­da al Dr. Liu Ming, quien aca­ba­ba de lle­gar de Chi­na, y con­cer­ta­mos de in­me­dia­to un turno. Su ma­ne­ra de aus­cul­tar­la fue sim­ple, le to­mó el pul­so ra­dial y qui­so ver su len­gua. Su diag­nós­ti­co fue ca­te­gó­ri­co e in­me­dia­to, va­lién­do­se de una in­tér­pre­te ya que en aque­lla épo­ca él no ha­bla­ba es­pa­ñol, di­jo pun­tual­men­te: “Es­to no es cán­cer, se tra­ta de una en­fer­me­dad de la san­gre que apa­re­ce en los an­ti­guos Li­bros de Medicina Chi­na y que por lo que veo, ella pa­de­ce ha­ce tiem­po. Si hu­bie­ra ve­ni­do an­tes, la cu­ra­ba en un mes, co­mo ha de­mo­ra­do, que­da­rá cu­ra­da en tres me­ses me­dian­te acu­pun­tu­ra y ba­ños de pies en ca­sa an­tes de acos­tar­se”. Y a mo­do de con­clu­sión agre­gó: “el ba­zo está in­fla­ma­do”. Es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción re­fe­ri­da al ba­zo, sin ha­ber vis­to en­ton­ces ni una ima­gen, ni un so­lo aná­li­sis o es­tu­dio, hi­zo que el Dr. Liu se ga­na­ra en­ton­ces mi más ab­so­lu­ta con­fian­za.

Mi tía aban­do­nó el tra­ta­mien­to de quimioterapia, se pu­so en sus ma­nos, y al ca­bo de tres me­ses, ni un día más ni un día me­nos, sus pies es­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te cu­ra­dos, con una piel sa­na y ro­sa­da. Des­de 2005 has­ta la fe­cha, ja­más vol­vie­ron a apa­re­cer los vie­jos sín­to­mas ni el do­lor que la aque­ja­ba.

Hoy, a ocho años de ese pri­mer epi­so­dio, al que le si­guie­ron otros de dis­tin­ta ín­do­le pe­ro siem­pre con el fi­nal fe­liz que nues­tro ad­mi­ra­do y que­ri­do Dr. Liu ha sa­bi­do im­pri­mir­le a ca­da ca­so, de­seo, por su ex­tra­or­di­na­ria con­di­ción hu­ma­na y pro­fe­sio­nal, ren­dir­le mi ho­me­na­je y el de mi fa­mi­lia, de­di­cán­do­le es­tas pa­la­bras de nues­tro inol­vi­da­ble Dr. Flo­ren­cio Es­car­dó: “El mé­di­co es tan­to más gran­de cuan­to me­jor sea el hom­bre en el que ha­bi­te. Hom­bre pe­que­ño es mé­di­co pe­que­ño, so­la­men­te quie­nes son hom­bres en ple­ni­tud, son mé­di­cos, au­tén­ti­ca­men­te mé­di­cos; aque­llos que os­ten­tan la hu­mil­dad de su sa­ber y el or­gu­llo de su mi­sión.”

La li­cen­cia­da Ali­cia Da­ke­sian con su tía Mary; a quien con­si­de­ra su se­gun­da ma­dre. “Es­to no es cán­cer – di­jo Liú cuan­do la vio- es una en­fer­me­dad de la san­gre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.