TRUCOS CHINOS PA­RA PRO­BLE­MAS CA­SE­ROS

TAO - Tomo I - - Primeros Auxilios -

Una vez una per­so­na co­no­ci­da me pi­dió si po­día vi­si­tar a su ma­má, in­ter­na­da en un ge­riá­tri­co y bas­tan­te de­li­ca­da de sa­lud – cuen­ta Liú Ming. Al lle­gar no­té que la se­ño­ra pa­sa­ba por una si­tua­ción crí­ti­ca: te­nía fie­bre, res­pi­ra­ba mal, su cuer­po es­ta­ba rí­gi­do y ha­bía pér­di­do la con­cien­cia. La asis­tían va­rios en­fer­me­ros ner­vio­sos, que no se po­nían de acuer­do so­bre tras­la­dar­la o no a un hos­pi­tal. Vien­do lo ocu­rri­do, me acer­qué, le to­me el pul­so y com­pren­dí don­de ra­di­ca­ba el pro­ble­ma: es­ta­ba por el cen­tro del cuer­po, es­ta­ba cons­ti­pa­da. Co­men­cé en­ton­ces a ha­cer­le ma­sa­jes (du­ran­te 10 mi­nu­tos) pre­sio­nan­do y es­ti­mu­lan­do al­gu­nos pun­tos de acu­pun­tu­ra es­pe­cí­fi­cos co­mo el pun­to gé sh , que ayu­da a que flu­ya y se ar­mo­ni­ce la ener­gía yin y yang del dia­frag­ma. Lue­go es­ti­mu­lé el pe­cho, el pun­to Chong Wam, del me­ri­diano Ren Me, pa­ra re­sol­ver su pro­ble­ma di­ges­ti­vo, y el me­ri­diano del es­tó­ma­go, que está so­bre el pié. De es­ta for­ma la se­ño­ra res­pon­dió bien y re­co­bró la con­cien­cia. Pe­ro el per­so­nal del ge­riá­tri­co no en­ten­día có­mo hi­ce pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma en unos po­cos mi­nu­tos, e in­clu­so, le pre­gun­ta­ban al hi­jo de la se­ño­ra “Es­te chino es un cha­mán, a qué se de­di­ca, có­mo pue­do ha­cer pa­ra con­tac­tar­me con él… ”

Co­mo en la anéc­do­ta de Liú Ming, a ve­ces la ur­gen­cia que re­quie­ren de­ter­mi­na­dos pro­ble­mas de sa­lud tam­bién pue­de ser tra­ta­da con la medicina chi­na. Mu­chas ve­ces bas­ta con un ma­sa­je en el si­tio co­rrec­to, otras con al­gún ele­men­to ex­tra o di­gi­to­pun­tu­ra, pe­ro lo cier­to es que se pue­de sa­lir del pa­so has­ta lle­gar a la con­sul­ta mé­di­ca.

En las emer­gen­cias, lo pri­me­ro es dar­le tran­qui­li­dad a quien que­ra­mos asis­tir y, ana­li­zar la si­tua­ción.

To­dos los pro­ble­mas ur­gen­tes tie­nen su raíz en el des­equi­li­brio del yin yang, és­te se ori­gi­na cuan­do fa­lla el in­ter­cam­bio de ener­gía del or­ga­nis­mo. Cuan­do la ener­gía no sube (o sube de­ma­sia­do), o no ba­ja (o ba­ja de­ma­sia­do), el cuer­po nos en­vía se­ña­les de aler­ta. Por ejem­plo, si la ener­gía no pue­de su­bir, en­ton­ces no se pue­de pen­sar; si no pue­de ba­jar, las ma­nos y los pies se po­nen rí­gi­dos.

Cuan­do un ór­gano tie­ne un pro­ble­ma, sig­ni­fi­ca que en su me­ri­diano co­rres­pon­dien­te no es­ta flu­yen­do co­rrec­ta­men­te la ener­gía. A ve­ces pue­de so­lu­cio­nar­se el pro­ble­ma con só­lo es­ti­mu­lar es­tos pun­tos.

Ur­gen­cias y so­lu­cio­nes

Pro­ble­mas di­ges­ti­vos: cuan­do se in­fla­ma el ab­do­men, se po­ne du­ro y due­le, se de­be tra­ba­jar con di­gi­to­pun­tu­ra so­bre el me­ri­diano del es­tó­ma­go, que se en­cuen­tra en la ro­di­lla.

En pri­mer lu­gar se ubi­ca el pun­to SU SAN LI (ver re­cua­dro).

Des­ma­yos: pre­sio­nar en un pun­to que se ubi­ca en­tre la par­te in­fe­rior de la na­ríz y la par­te de arri­ba del la­bio su­pe­rior. Es­te pun­to se lla­ma REN CHUNG. Pun­to de in­ter­cam­bio de mar de yin y mar de yang, es el que tie­ne más con­tac­to con la ener­gía que sube y ba­ja.

Do­lor de pe­cho (co­ra­zón): pre­sio­nar fuer­te el pun­to que se en­cuen­tra de­ba­jo y en el me­dio de la axi­la, in­ha­lan­do al mis­mo tiem­po.

Re­pe­tir 3 ve­ces con­se­cu­ti­vas, es­pe­rar y re­pe­tir tres ve­ces el mis­mo pro­ce­di­mien­to. Es­to ayu­da a que flu­ya rá­pi­da­men­te la ener­gía y el co­ra­zón vuel­va a la nor­ma­li­dad.

Des­ma­yos por gol­pe de ca­lor con pul­so rá­pi­do: pin­char la pun­ta del de­do ma­yor has­ta que san­gre. Es­te es el pun­to del me­ri­diano del pe­ri­car­dio. Rea­li­zar un ma­sa­je en el la­do in­terno del bra­zo des­de arri­ba has­ta aba­jo ha­cien­do que la san­gre sal­ga por el de­do pin­cha­do, re­pi­tien­do dos ve­ces es­te pro­ce­di­mien­to la per­so­na des­ma­ya­da re­co­bra­rá la con­cien­cia.

Do­lor de ca­be­za, con­trac­tu­ra y ma­reo: co­lo­car los pies en una pa­lan­ga­na con agua ca­lien­te, pue­de agre­gár­se­le un pu­ña­do de sal o un cho­rri­to de vi­na­gre. Se lo­gra una gran re­la­ja­ción y des­apa­re­ce­rán las mo­les­tias.

Dia­rrea: un va­so chi­co de vi­na­gre de arroz ayu­da a re­gu­la­ri­zar efec­ti­va­men­te el trán­si­to in­tes­ti­nal.

Pro­ble­mas pa­ra co­mer e hi­po: exis­ten tres for­mas pa­ra so­lu­cio­nar­lo es­ti­mu­lan­do efec­ti­va­men­te

Sa­lir del pa­so fren­te a una he­mo­rra­gia na­sal, una tor­ce­du­ra, el do­lor de es­tó­ma­go o de ca­be­za tam­bién pue­de lo­grar­se si­guien­do los pre­cep­tos de la medicina chi­na. Aquí va la pri­me­ra par­te

de una se­rie de con­se­jos prác­ti­cos.

los si­guien­tes pun­tos.

·Lei Kuan, me­ri­diano del pe­ri­car­dio. Está ubi­ca­do en el me­dio de los dos ten­do­nes de los bra­zos, mi­dien­do tres de­dos des­de la mu­ñe­ca ha­cia aba­jo.

·Su San Li, me­ri­diano del es­tó­ma­go.

·Lei Tin , ubi­ca­do en la plan­ta del pie, se en­cuen­tra en la ba­se y en­tre me­dio del de­do gordo y el si­guien­te.

He­mo­rra­gia na­sal: pa­ra con­tro­lar­la so­lo bas­ta­rá con atar fuer­te­men­te un hi­lo en la par­te in­fe­rior del de­do ma­yor, man­te­nien­do la mano con los de­dos ha­cia arri­ba. Es­pe­rar unos mi­nu­tos y sol­tar.

Gol­pes fuer­tes: co­lo­car hie­lo so­bre la zo­na afec­ta­da du­ran­te las pri­me­ras 24hs. Lue­go dar ca­lor a la zo­na pa­ra ayu­dar a que la san­gre cir­cu­le me­jor.

Que­ma­du­ras le­ves: hu­me­de­cer con la len­gua la zo­na afec­ta­da y lue­go cu­brir­la con sal fi­na. En mi­nu­tos la piel que­da­rá re­pa­ra­da.

Pi­ca­du­ras de in­sec­tos: una go­ti­tas de acei­te de sé­sa­mo ali­via­rán la pi­ca­zón ( y tam­bién sir­ve co­mo re­pe­len­te pa­ra los mos­qui­tos). Si la le­sión es pro­vo­ca­da por una abe­ja el re­me­dio más efec­ti­vo es la pro­pia ori­na. Em­be­ber un al­go­dón con ella y apli­car­lo so­bre la pi­ca­du­ra.

Vó­mi­tos: cuan­do se pro­du­cen sig­ni­fi­ca que se está eli­mi­nan­do al­go tó­xi­co o no­si­vo pa­ra nues­tro cuer­po; en prin­ci­pio no ha­bría que evi­tar­lo. Si per­sis­ten se pue­de es­ti­mu­lar los pun­tos Lei Kuan y Su San Li (des­crip­tos más arri­ba).

Do­lor le­ve de hue­sos: es­ta afec­ción se re­la­cio­na di­rec­tam­ne­te con el cli­ma hú­me­do y una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra pre­ve­nir­lo es in­cor­po­ran­do de­fi­ni­ti­vam­ne­te a nues­tra die­ta y en la me­di­da de lo po­si­ble, con­di­men­tos pi­can­tes co­mo pi­mien­ta ne­gra, ají mo­li­do, etc.. Cuan­do se su­fre de do­lo­res óseos lo me­jor en es­tos ca­sos es des­can­sar bien (en­tre 10 y 11 ho­ras dia­rias), por­que cuan­do uno duer­me la ener­gía tra­ba­ja de­no­da­da­men­te or­ga­ni­zan­do los hue­sos y ór­ga­nos.

Ali­viar la tos: si es con fle­mas pre­sio­nar el pun­to SU SAN LI, siem­pre ins­pi­ran­do al apre­tar y es­pi­ran­do al sol­tar. Ayu­da a eli­mi­nar to­da la mu­co­si­dad de los pul­mo­nes.

Si es por ha­ber to­ma­do frío (sin fle­ma), bas­ta­rá con fro­tar la zo­na dor­sal, a la al­tu­ra de la cuar­ta vér­te­bra, con acei­te de sé­sa­mo o si­mi­lar, has­ta que la piel se pon­ga ro­ja. El mo­vi­mien­to de­be ha­cer­se de iz­quier­da a de­re­cha.

Fie­bre: Si la tem­pe­ra­tu­ra no so­bre­pa­sa los 38 gra­dos, con des­can­sar bas­ta­rá. Si pa­sa ese lí­mi­te, la ma­ne­ra de ba­jar­la es to­ma­do agua ca­lien­te, apro­xi­ma­da­men­te 10 va­sos, de a pe­que­ños sor­bos.

Cuan­do sur­ge un pro­ble­ma ur­gen­te, ge­ne­ral­men­te está re­la­cio­na­do con el Chi (ener­gía vi­tal), por lo tan­to es ne­ce­sa­rio es­ti­mu­lar la par­te iz­quier­da del cuer­po, que es yang y está más en con­tac­to con el Chi.

Ten­ga en cuen­ta que es­tos con­se­jos son só­lo pa­ra ac­tuar en pri­me­ra ins­tan­cia an­te una emer­gen­cia y siem­pre se de­be re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal.

El pun­to SU SAN LI es muy efec­ti­vo pa­ra ali­viar do­lo­res es­to­ma­ca­les y pro­ble­mas le­ves del trac­to in­tes­ti­nal. En pri­mer lu­gar se ubi­ca el pun­to SU SAN LI (ex­tre­mo in­fe­rior de la ró­tu­la), des­de allí se ha­ce un re­co­rri­do ha­cia aba­jo has­ta lle­gar a la mi­tad de la pier­na (sin pre­sio­nar) y des­de ahí se des­pla­zan los de­dos al ex­tre­mo ex­terno de la mis­ma. En ese pun­to se pre­sio­na fir­me­men­te, acom­pa­ñan­do por una ins­pi­ra­ción y una ex­ha­la­ción al aflo­jar (siem­pre por la na­riz).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.