BLAN­CO: de­pu­ra­dor Y di­ges­ti­vo

TAO - Tomo I - - Los Secretos Del Té -

Se­gún un pro­ver­bio chino cuan­do se abre la puer­ta hay que ha­cer sie­te co­sas pa­ra vi­vir bien y la úl­ti­ma es to­mar una ta­za de té, ya que la ver­da­de­ra fun­ción de es­ta in­fu­sión es la de ce­rrar, de ter­mi­nar to­das las co­sas que se ha­cen.

El té tie­ne su ori­gen en la cul­tu­ra mi­le­na­ria chi­na. Su crea­dor fue el em­pe­ra­dor Shén Nóng, un em­pe­ra­dor de tie­rra, quien co­men­zó a tra­ba­jar el sue­lo pa­ra po­der ob­te­ner sus fru­tos.

Se­gún cuen­ta la le­yen­da, el cuer­po de es­te em­pe­ra­dor te­nía una cua­li­dad es­pe­cial: era trans­pa­ren­te. Cuan­do to­ma­ba al­go veía cla­ra­men­te a qué lu­gar le lle­ga­ba, a qué me­ri­diano de su cuer­po. Tam­bien fue quien in­ves­ti­gó los dis­tin­tos ti­pos de té y sus fun­cio­nes pa­ra la sa­lud.

Es­to re­sul­tó una he­rra­mien­ta muy va­lio­sa pa­ra la medicina na­tu­ral: sa­ber que ti­po de ener­gía se ne­ce­si­ta an­te de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pa­ra equi­li­brar y sa­nar al or­ga­nis­mo.

Shén Nóng man­tie­ne

En es­ta pri­me­ra no­ta de una se­rie don­de Liú Ming nos de­ve­la­rá las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes de ca­da ti­po de la in­fu­sión

ma­dre de Chi­na, mos­tra­mos los usos y be­ne­fi­cios de una va­rie­dad es­pe­cial­men­te

in­di­ca­da pa­ra tem­pe­ra­men­tos fo­go­sos.

la ener­gía de su cuer­po en equi­li­brio, en­ton­ces al to­mar al­gún ti­po de hier­ba pue­de sen­tir que di­rec­ción to­ma (que po­dría des­equi­li­brar­lo) esa medicina. De es­ta ma­ne­ra to­ma no­ta de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da una y trans­mi­te su co­no­ci­mien­to en­se­ñan­do y ayu­dan­do a los de­más.

Un día Shén Nóng be­bió más de 70 hier­bas di­fe­ren­tes, in­to­xi­can­do su cuer­po y al fi­nal to­mó la ho­ja de una plan­ta que lo lim­pió to­tal­men­te. A esa plan­ta la lla­mó Chá es­ta (la tra­duc­ción al cas­te­llano es té). Es­ta le­tra Chá, en chi­na tie­ne un sen­ti­do muy cla­ro, está re­la­cio­na­do con el aná­li­sis que se rea­li­za una per­so­na pa­ra sa­ber co­mo está. Es un gran de­pu­ra­dor or­gá­ni­co y po­see mu­chas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar la sa­lud. Clasificación

El té se cla­si­fi­ca en seis ti­pos bá­si­cos y, a su vez, de ca­da uno hay mu­chí­si­mas va­rie­da­des. Ellos son: té blan­co, ver­de, de jaz­mín, Wu Long, Ro­jo y Pu Er.

TE BLAN­CO

Ca­rac­te­rís­ti­cas De­pen­dien­do del lu­gar de ori­gen sus ho­jas no se fer­men­tan o se fer­men­tan en muy po­ca pro­por­ción.

La ho­ja de es­te té na­ce a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra, po­see pe­que­ños pe­los blan­cos, es una ho­ja nue­va que re­cién se abre, por lo cual tie­ne mu­cha ener­gía. Es­ta va­rie­dad so­la­men­te se con­si­gue unos po­cos días al año.

Be­ne­fi­cios

Cum­ple con va­rias fun­cio­nes ge­ne­ra­les: des­in­to­xi­ca, me­jo­ra la di­ges­tión, lim­pia el or­ga­nis­mo, eli­mi­na las gra­sas, equi­li­bra la ener­gía. Ca­rác­ter

Es un té con ca­rác­ter fres­co.

Es pa­ra be­ber prin­ci­pal­men­te en pri­ma­ve­ra, ve­rano y a prin­ci­pios de oto­ño, por­que en esas es­ta­cio­nes la ener­gía está su­bien­do y es­te té es ideal pa­ra equi­li­brar el fue­go que sube.

Pa­ra quien es re­co­men­da­ble

Es pa­ra per­so­nas con fue­go al­to, por ejem­plo quie­nes su­fren de pre­sión al­ta, aque­llas muy ner­vio­sas, gen­te jo­ven con mu­cha ener­gía.

Tam­bién es ideal be­ber­lo en aque­llas zo­nas geo­grá­fi­cas que re­sul­tan muy ca­lu­ro­sas.

Si una per­so­na es de ca­rác­ter frio­len­to, no tie­ne que to­mar es­te ti­po de té, ya que co­mo di­ji­mos da una sen­sa­ción de fre­cu­ra.

En qué mo­men­to del día de­be­ría to­mar­lo

Es me­jor to­mar­lo por la ma­ña­na y has­ta ho­ras del el me­dio­día. De nin­gu­na ma­ne­ra hay que to­mar té con las co­mi­das ni unos mi­nu­tos an­tes de co­mer; lue­go del al­muer­zo o ce­na, es­pe­rar un mí­ni­mo de me­dia ho­ra.

De es­ta ma­ne­ra se da­rá un tiem­po al or­ga­nis­mo

pa­ra que lo­gre asi­mi­lar to­dos los nu­trien­tes. Pre­pa­ra­ción

La tem­pe­ra­tu­ra del agua pa­ra pre­pa­rar­lo de­be ser de en­tre 75 y 90 gra­dos cen­tí­gra­dos. Pre­fe­ren­te­men­te se de­be uti­li­zar agua po­ta­ble no mi­ne­ra­li­za­da, ya que es­ta úl­ti­mas con­tie­ne mu­chos mi­ne­ra­les que com­pe­ti­rían con los pro­pios de la ho­ja del té, lo cual im­pe­di­ría que la ho­ja ex­trai­ga su sa­bor.

Con­ser­va­ción

La me­jor ma­ne­ra de con­ser­var­lo por mu­cho tiem­po sin que se al­te­ren sus pro­pie­da­des es en el free­zer. Pa­ra uti­li­zar­lo se sa­ca y usa en el mo­men­to, sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar que se des­con­ge­le o ba­je la tem­pe­ra­tu­ra. Pre­cau­ción

Nun­ca be­ber es­te ti­po de té en ayu­nas, el efec­to con el es­tó­ma­go va­cío es si­mi­lar a la bo­rra­che­ra. Si ac­ci­den­tal­men­te ocu­rrie­se, se de­be co­mer un tro­zo de cho­co­la­te pa­ra neu­tra­li­zar los efec­tos.

Aten­ción!

Cuan­do se es­tán to­man­do medicamentos no be­ber te me­dia ho­ra an­tes y una ho­ra des­pués de los mis­mos.

Re­cuer­de que es­ta in­fu­sión es de­pu­ra­do­ra y, si no se de­ja pa­sar el tiem­po ne­ce­sa­rio, evi­ta­rá que se ab­sor­ba la dro­ga de ma­ne­ra ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.