LA SA­LUD Y LAS SIE­TE EMO­CIO­NES

TAO - Tomo I - - Prevención -

Se­gún la medicina chi­na, exis­ten sie­te emo­cio­nes bá­si­cas aso­cia­das a los dis­tin­tos ór­ga­nos del cuer­po hu­mano y cual­quier des­equi­li­brio sue­le pro­vo­car im­por­tan­tes al­te­ra­cio­nes del chi que, se­gu­ra­men­te tar­de o tem­prano, ge­ne­ran in­ten­sos ma­les­ta­res y has­ta pue­den de­ri­var en dis­tin­tos ti­pos de en­fer­me­da­des. Lo que hay que te­ner muy en cuen­ta en es­tos ca­sos es que pa­ra la fi­lo­so­fía orien­tal al­gu­nas emo­cio­nes que en es­ta par­te del mun­do po­dría­mos asi­mi­lar co­mo “be­ne­fi­cio­sas” – co­mo la ale­gría, por ejem­plo -, en ex­ce­so tam­bién pue­den ser en al­gún pun­to per­ni­cio­sas pa­ra nues­tra sa­lud . Pe­ro veá­mos­lo en de­ta­lle:

Ale­gría

Es la emo­ción del co­ra­zón, se­re­na la men­te y re­la­ja el chi. El pe­ri­car­dio apor­ta ale­gría y fe­li­ci­dad, me­dian­do y re­gu­lan­do las re­la­cio­nes per­so­na­les.

Una es­ti­mu­la­ción ex­ce­si­va de los sen­ti­dos o la ex­ci­ta­ción des­me­di­da dis­traen y mo­les­tan la men­te y per­tur­ban al co­ra­zón, cau­san­do la in­fla­ma­ción de su fue­go. De­ma­sia­da exu­be­ran­cia sus­ci­ta un co­ra­zón des­equi­li­bra­do.

Sus­to

Otra for­mas es el de­no­mi­na­do sus­to, que tie­ne que ver con una si­tua­ción par­ti­cu­lar que uno atra­ve­só. Está aso­cia­do con el trau­ma fí­si­co o emo­ti­vo; dis­mi­nu­ye el Chi y afec­ta los ri­ño­nes, ya que es­tos al­ma­ce­nan Chi pa­ra la de­fen­sa y pue­den ver­se so­bre­car­ga­dos. Oca­sio­na pér­di­da de me­mo­ria, con­fu­sión, pal­pi­ta­cio­nes, vér­ti­go, tem­blo- res, su­do­ra­ción y des­ma­yos. Si no se re­suel­ve, pa­ra­li­za la ener­gía.

Ira o enojo

Es la emo­ción del hí­ga­do, y se ma­ni­fies­ta por la irri­ta­bi­li­dad, frus­tra­ción, en­vi­dia y ra­bia. Es­to ha­ce su­bir el Chi y co­mo con­se­cuen­cia la bi­lis. El vér­ti­go y es­pe­cial­men­te los do­lo­res de ca­be­za son los sig­nos del Chi he­pá­ti­co.

Ex­ce­so de pen­sa­mien­to

Es­ta emo­ción es si­mi­lar a la an­te­rior, pe­ro se re­fle­ja es­pe­cí­fi­ca­men­te en nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra el tra­ba­jo men­tal. El ba­zo pue­de ver­se afec­ta­do por el ex­ce­so de pen­sa­mien­to y em­peo­ra si se lle­va un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio y una ali­men­ta­ción no equi­li­bra­da.

Mie­do

Es­te pue­de ma­ni­fes­tar­se de va­rias ma­ne­ras y es una emo­ción más per­ma­nen­te. La más ge­ne­ra­li­za­da es el pá­ni­co, que se aso­cia con los ri­ño­nes, ha­ce dis­mi­nuir el Chi y afec­ta la bo­ca del es­tó­ma­go. En los ni­ños se ma­ni­fies­ta du­ran­te el sue­ño y trae co­mo con­se­cuen­cia mo­jar la ca­ma. Los adul­tos con de­fi­cien­cias re­na­les pue­den ser pro­pen­sos a mie­dos irra­cio­na­les, a la an­sie­dad e in­clu­so al in­som­nio.

Tris­te­za

Se ori­gi­na en la de­cep­ción, se­pa­ra­ción o pér­di­da; afec­ta prin­ci­pal­men­te a los pul­mo­nes.

La tris­te­za se sien­te en el co­ra­zón y afec­ta a to­do el pe­cho, pro­du­ce fal­ta de alien­to, can­san­cio y de­pre­sión.

Preo­cu­pa­ción

Anu­la al Chi de los pul­mo­nes, opri­mien­do el pe- cho y cor­tan­do la res­pi­ra­ción. Los pul­mo­nes y el ba­zo son fuen­te del ver­da­de­ro Chi y la preo­cu­pa­ción los las­ti­ma.

La vi­da es­ta com­pues­ta por to­das es­tas emo­cio­nes, ca­da una de ellas es ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar el equi­li­brio del áni­mo; no se pue­de vi­vir sin ellas, to­das se com­ple­men­tan pe­ro nin­gu­na de­be so­bre­sa­lir so­bre la otra, nin­gu­na de­be ven­cer sino con­vi­vir en la jus­ta me­di­da. De es­ta ma­ne­ra el or­ga­nis­mo lo­gra­rá el equi­li­brio emo­cio­nal y, por lo tan­to, or­gá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.