Con el al­ma al ai­re

TAO - Tomo I - - Aprendiendo A Respirar -

La co­rrec­ta oxi­ge­na­ción es pri­mor­dial pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de ca­da uno de nues­tros ór­ga­nos. En es­ta no­ta el maestro Liú Ming nos en­se­ña una téc­ni­ca sen­ci­lla

pa­ra re­cu­pe­rar la res­pi­ra­ción na­tu­ral.

La ener­gía cuan­do lle­ga a yin es ma­te­ria, lue­go esa ma­te­ria lle­ga a yang y se con­vier­te de nue­vo en ener­gía, que es el ori­gen de la vi­da. Pe­ro pa­ra po­der vi­vir, ne­ce­si­ta­mos de un do­ble pla­to: uno es la co­mi­da de la tie­rra, el otro la co­mi­da del cie­lo.

La co­mi­da de la tie­rra es nues­tra ali­men­ta­ción. Y de­be­mos a tra­vés de ella lo­grar que nues­tro cuer­po se man­ten­ga sano. Co­mer bien es fun­da­men­tal y ya ve­re­mos más ade­lan­te có­mo ca­da uno pue­de apren­der a re­co­no­cer cuá­les son los me­jo­res ali­men­tos se­gún ener­gía de ca­da per­so­na.

Pe­ro aho­ra nos va­mos a ocu­par de la otra mi­tad de nues­tra “ali­men­ta­ción”, el pla­to del cie­lo o, pa­ra no­so­tros, la res­pi­ra­ción, tan im­por­tan­te pa­ra nues­tra vi­da que a ca­da se­gun­do ne­ce­si­ta­mos to­mar de él.

Re­cu­pe­rar la res­pi­ra­ción na­tu­ral

Pa­ra que la res­pi­ra­ción sea na­tu­ral es ne­ce­sa­rio que lle­gue a to­das las par­tes del or­ga­nis­mo, des­de la ca­be­za has­ta los pies, pa­san­do por to­dos los ór­ga­nos. Ca­da par­te del cuer­po ne­ce­si­ta de ella pa­ra fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te, no so­la­men­te el pul­món.

Cuan­do una per­so­na se en­fer­ma, lo más pro­ba­ble es que es­té res­pi­ran­do in­co­rrec­ta­men­te.

Den­tro de no­so­tros la ener­gía es yang y la san­gre es yin. La cir­cu­la­ción es aque­lla ener­gía que ha­ce po­si­ble que la san­gre lle­gue a to­das las par­tes del cuer­po oxi­ge­nán­do­lo. En la ac­tua­li­dad mu­chas per­so­nas su­fren tras­tor­nos de sa­lud re­la­cio­na­dos con la san­gre (co­les­te­rol al­to, hi­per­ten­sión, dia­be­tes, etc.), oca­sio­na­dos por el con­su­mo de co­mi­da in­co­rrec­ta pe­ro tam­bién por una res­pi­ra­ción po­co ade­cua­da.

Pa­ra ayu­dar a sub­sa­nar es­tas de­fi­cien­cias, en pri­mer lu­gar de­be­mos re­cu­pe­rar la res­pi­ra­ción na­tu­ral, aque­lla que re­co­rre to­do el cuer­po, y que, en la ma­yo­ría de los ca­sos he­mos per­di­do.

Pa­ra en­ten­der có­mo me­jo­rar la res­pi­ra­ción po­de­mos com­pa­rar a nues­tro cuer­po con una bol­sa que con­tie­ne Chi (ener­gía), cuan­do uno ins­pi­ra tie­ne que lo­grar que esa bol­sa se lle­ne to­tal­men­te, y cuan­do ex­ha­la de­be va­ciar­se, por su­pues­to es­te mo­vi­mien­to no de­be ser for­za­do, tan­to cuan­do en­tra co­mo cuan­do sa­le, el ai­re de­be ser flui­do, aun­que pa­ra sa­car­lo qui­zás ha­ya que es­for­zar­se un po­co más (el ai­re es pe­sa­do, la pre­sión de oxí­geno es apro­xi­ma­da­men­te unas 8 ve­ces más pe­sa­da que la del cuer­po).

Cuan­do el ai­re en­tra lle­ga a ca­da ar­ti­cu­la­ción, el cuer­po se ex­pan­de. Cuan­do uno ins­pi­ra pro­fun­da­men­te se lo­gra la ma­yor re­la­ja­ción. Si es­ta­mos ner­vio­sos o agi­ta­dos, la res­pi­ra­ción se cor­ta a la al­tu­ra del pe­cho.

El con­cep­to de re­la­ja­ción en la medicina chi­na es­ta re­la­cio­na­do con la re

ener­gi­za­ción, con con­se­guir ese es­ta­do pa­ra cambiar la ener­gía y po­ten­ciar­la y no con el con­cep­to que tie­ne el co­mún de la gen­te que es que­dar­se sin ha­cer na­da y des­can­sar. Pa­ra que que­de más cla­ro, pen­se­mos en una plan­ta: cuan­do está er­gui­da sig­ni­fi­ca que está en su ple­ni­tud; si está caí­da le fal­ta ener­gía.

Otro pun­to bá­si­co pa­ra te­ner en cuen­ta es la ma­ne­ra de ca­mi­nar, que de­be ser sua­ve, con el cuer­po de­re­cho pe­ro sin for­zar­lo, con pi­sa­das fir­mes pe­ro sua­ves. Tam­bién la for­ma de sen­tar­se de­be te­ner es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, man­te­ner­se con la es­pal­da de­re­cha, los bra­zos des­can­san­do a los la­dos, los pies apo­ya­dos en el pi­so. A la ho­ra de dor­mir es­ta re­la­ja­ción tam­bién de­be exis­tir, el cuer­po ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia de­be caer co­mo sin vi­da.

El con­tac­to con uno mis­mo es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar res­pi­rar bien, co­nec­tar­se con el cuer­po y sus ne­ce­si­da­des. Den­tro nues­tro con­vi­ven el cie­lo y la tie­rra (pla­to de tie­rra, pla­to de cie­lo) y el ob­je­ti­vo es lo­grar el equi­li­brio, uti­li­zan­do nues­tra men­te.

Un ejer­ci­cio muy ade­cua­do pa­ra es­to es el Tai Chi (gim­na­sia ener­gé­ti­ca). En cam­bio, los de­por­tes que ne­ce­si­tan de una brus­ca ex­po­si­ción y uso del cuer­po son al­ta­men­te da­ñi­nos. Por es­te mo­ti­vo, el de­por­te real­men­te ideal es aquel que al fi­na­li­zar la prác­ti­ca nos trae paz .

Lo­grar una bue­na res­pi­ra­ción es fun­da­men­tal, de ello de­pen­de nues­tra vi­da y nues­tra sa­lud.

Un mo­men­to pa­ra ca­da ór­gano

El ho­ra­rio que ele­gi­mos pa­ra ha­cer los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción tam­bién tie­ne una im­por­tan­cia vi­tal ya que el ai­re lle­ga de un mo­do dis­tin­to a ca­da una de las zo­nas de nues­trol cuer­po. Por ejem­plo, di­ji­mos que por la ma­ña­na el ai­re es más pu­ro, en­ton­ces si apro­ve­cha­mos ese ai­re pa­ra dar una ca­mi­na­ta y ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción en si­len­cio, es­ta­re­mos re­for­zan­do el hí­ga­do. En cam­bio al me­dio día es ideal pa­ra dar­le tran­qui­li-

dad al co­ra­zón. Por la tar­de la res­pi­ra­ción lle­ga­rá a to­das las par­tes del cuer­po y be­ne­fi­cia­rá al pul­món; a la no­che es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra el ri­ñón. En to­do mo­men­to be­ne­fi­cia­re­mos a la me­mo­ria y al ba­zo.

Las es­ta­cio­nes del año

El ai­re de la pri­ma­ve­ra es óp­ti­mo pa­ra sa­nar el hí­ga­do, por es­ta ra­zón la cu­ra ra­di­ca­rá en ejer­ci­tar la res­pi­ra­ción por las ma­ña­nas du­ran­te es­ta es­ta­ción del año.

Si es el co­ra­zón el que ne­ce­si­ta ayu­da, en­ton­ces el me­dio día del ve­rano es el mo­men­to de sa­nar­lo. De es­ta mis­ma ma­ne­ra se pue­de apro­ve­char el oto­ño pa­ra el pul­món y el in­vierno pa­ra el ri­ñón.

El ai­re que flu­ye en los mo­men­tos de cam­bio de es­ta­ción de­be ser apro­ve­cha­do pa­ra ar­mo­ni­zar el ba­zo.

“Cuan­do una

per­so­na se en­fer­ma,

lo mas pro­ba­ble es que no es­té res­pi­ran­do co­rrec­ta­men­te”.

Co­mien­zo: ins­pi­ra (1) y abre ha­cia la iz­quier­da (2). Ex­ha­la y ba­ja (3): Vuel­ve a ins­pi­rar aho­ra pro­fun­do mien­tras abre los bra­zos y mi­ra al cie­lo

(5 y 6).

Ex­ha­la y ba­ja los bra­zos (7 y 8). Cam­bia, vuel­ve a ins­pi­rar (9). Ex­ha­la y pa­sa el pe­so a la ca­de­ra (10).

Ins­pi­ra, ade­lan­ta el tor­so

y con­tie­ne el ai­re lle­van­do los

bra­zos arri­ba (12). Re­pi­te 2 o 3

ve­ces des­de 1. “El de­por­te ideal es aquel que al fi­na­li­zar la prac­ti­ca nos trae paz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.