CO­MO EVI­TAR EL ACNE

TAO - Tomo I - - Secretos Del I Ching -

El ac­né es muy co­mún en los ado­les­cen­tes y, en ca­sos más ais­la­dos, en los adul­tos jó­ve­nes. Si bien no es una en­fer­me­dad gra­ve, re­sul­ta muy mo­les­ta ya que su ma­ni­fes­ta­ción con­sis­te en la apa­ri­ción de gra­ni­tos con con­te­ni­do de pus y pun­tos ne­gros. Es­te pro­ble­ma tan an­ti­es­té­ti­co ocu­rre cuan­do los fo­lícu­los pi­lo­sos que se en­cuen­tran de­ba­jo de la piel se ta­pan. La ma­yo­ría de las le­sio­nes apa­re­cen en el rostro, cue­llo, es­pal­da, pe­cho y hom­bros. La medicina oc­ci­den­tal, ana­li­za mu­chas cau­sas di­fe­ren­tes de es­te pro­ble­ma que le re­sul­ta di­fí­cil de so­lu­cio­nar. Se lo re­la­cio­na (co­mo cau­sa pro­ba­ble) con los cam­bios hor­mo­na­les, ta­les co­mo los que ocu­rren en la ado­les­cen­cia e in­clu­so en el em­ba­ra­zo. Pa­ra la medicina chi­na es­ta en­fer­me­dad es cau­sa­da por el ex­ce­so de fue­go, ya que la ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te ele­men­to es afec­tar la par­te su­pe­rior del cuer­po (sube). A su vez, si el ac­né apa­re­ce en la ca­ra sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma está ra­di­ca­do en el es­tó­ma­go.

Tra­ta­mien­to

Le­jos de las cre­mas y po­ma­das abra­si­vas y con fár­ma­cos de dis­tin­ta es­pe­cie que em­plea la medicina con­ven­cio­nal, la medicina chi­na acon­se­ja:

Des­can­sar bien: La fal­ta de des­can­so (de­fi­cien­cia en la ma­yo­ría de los ado­les­cen­tes y adul­tos jó­ve­nes) es otro de los fac­to­res que in­cre­men­tan las po­si­bi­li­da­des de te­ner es­te pro­ble­ma. La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla: du­ran­te la no­che la ener­gía del yin tra­ba­ja en el in­te­rior del or­ga­nis­mo, si no se des­can­sa bien en­ton­ces pre­va­le­ce­rá el yang (fue­go). El equi­li­brio se lo­gra dur­mien­do lo su­fi­cien­te.

Ar­mo­ni­zar la co­mi­da: no es pa­ra na­da re­co­men­da­ble co­mer de­ma­sia­do por las no­ches y en ho­ra­rios tar­díos (des­pués de las 21 ho­ras) y lue­go acos­tar­se a dor­mir. El es­tó­ma­go de­be ha­cer la di­ges­tión va­rias ho­ras an­tes de dis­po­ner­se a des­can­sar, de lo con­tra­rio el chí no pue­de ba­jar na­tu­ral­men­te a ha­cer su re­co­rri­do de lim­pie­za, por­que de­be ayu­dar a es­te ór­gano en su ta­rea.

Be­ber abun­dan­te agua: du­ran­te el día el lí­qui­do es fun­da­men­tal pa­ra que la cir­cu­la­ción san­guí­nea sea co­rrec­ta. El agua siem­pre de­be be­ber­se na­tu­ral o ca­lien­te.

Dis­mi­nuir el ex­ce­so de fue­go es lo que pro­po­ne la medicina chi­na pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma pro­pio de la ado­les­cen­cia.

Ven­ta­jas del buen des­can­so.

Ali­men­ta­ción

Es im­por­tan­te no co­mer ali­men­tos con sa­bor fuer­te por­que con­tie­nen mu­cho fue­go. Por ali­men­tos se en­tien­den aque­llos que cau­san ese efec­to en el or­ga­nis­mo, por ejem­plo la ce­bo­lla, los fri­tos, ca­fé, dul­ces, pi­can­tes. Es­tos ali­men­tos no per­mi­ten que la ener­gía flu­ya. En cam­bio sí son muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra que cir­cu­le la ener­gía ver­du­ras co­mo el za­pa­llo, el to­ma­te y el na­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.