LOS TRES AUGUSTOS Y

LOS CIN­CO EMPERADORES

TAO - Tomo I - - Mitología -

La tra­di­ción chi­na atri­bu­ye a es­tos per­so­na­jes mi­to­ló­gi­cos la fun­da­ción de su ci­vi­li­za­ción y la in­ven­ción de las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas, co­mo la fa­mi­lia, la agri­cul­tu­ra, la es­cri­tu­ra, etc. A pe­sar del ca­rác­ter le­gen­da­rio de las his­to­rias que se cuen­tan so­bre es­tos per­so­na­jes, que ha­brían vi­vi­do cien­tos de años y se­rían res­pon­sa­bles de he­chos mi­la­gro­sos, es po­si­ble que en el ori­gen de es­tas le­yen­das se en­cuen­tren per­so­na­jes reales, je­fes tri­ba­les III mi­le­nio a. C. Que ha­brían lo­gra­do vic­to­rias mi­li­ta­res pre­vias a la uni­fi­ca­ción de la po­si­ble­men­te le­gen­da­ria di­nas­tía Xia.

Las fuen­tes his­tó­ri­cas chi­nas coin­ci­den en el nú­me­ro de tres augustos y cin­co emperadores, pe­ro las iden­ti­da­des de és­tos va­rían se­gún las fuen­tes, exis­tien­do ver­sio­nes di­ver­sas tan­to pa­ra los augustos co­mo pa­ra los emperadores.

Los tres Augustos son: Au­gus­to de Tie­rra, Au­gus­to de Cie­lo y Au­gus­to de Hu­mano y fue­ron los go­ber­nan­tes mi­to­ló­gi­cos de Chi­na an­te­rio­res a la pri­me­ra di­nas­tía.

Au­gus­to de Cie­lo: su nom­bre es Fu-Xi. Es el crea­dor de los ocho he­xa­gra­mas o Ba Gua (que se cree es la ba­se del I Ching) y del con­cep­to Yin Yang. El Ba Gua re­pre­sen­ta la ener­gía que se mue­ve en ese ci­clo y lle­ga a 8 pun­tos exac­tos. Pa­ra crear el grá­fi­co que re­pre­sen­ta el yin yang, Fu-xi es­tu­vo tres días me­di­tan­do en una mon­ta­ña, cuan­do des­cen­dió lo di­bu­jó, con­vir­tién­do­se en la re­pre­sen­ta­ción de la ener­gía po­si­ti­va-ne­ga­ti­vas, fe­me­nino-mas­cu­lino, lu­zos­cu­ri­dad, etc. Con él se dio co­mien­zo a es­ta mi­le­na­ria fi­lo­so­fía que re­pre­sen­ta el equi­li­brio de la ener­gía y los ci­clos de la na­tu­ra­le­za.

Au­gus­to de Tie­rra (sur): lla­ma­do Shen­nong , te­nía una ha­bi­li­dad in­creí­ble, su cuer­po era co­mo trans­pa­ren­te por lo cual cuan­do él in­ge­ría al­gún ali­men­to po­día ver ha­cia don­de se di­ri­gía esa ener­gía. Pro­bó to­do ti­po de co­mi­da y plan­tas me­di­ci­na­les, fue el fun­da­dor de las hier­bas me­di­ci­na­les, tam­bién des­cu­brió el té y sus pro­pie­da­des otor­gán­do­le la ca­te­go­ría de des­in­to­xi­can­te o “lim­pia­dor” del or­ga­nis­mo.

Los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes se po­nen en prác­ti­ca aún hoy, por lo cual ha he­cho un gran apor­te a la medicina ac­tual.

Su muer­te se pro­du­jo por ha­ber con­su­mi­do una hier­ba que ni si­quie­ra co­mían los bue­yes en las mon­ta­ñas, pe­ro su afán de sa­ber de que se tra­ta­ba ca­da co­sa y trans­mi­tir­lo a los de­más no lo de­tu­vo en su in­ves­ti­ga­ción.

Au­gus­to Hu­mano (nor­te): lla­ma­do Huang Di, fue en­tre otras co­sas el in­ven­tor de la rue­da. Se di­ce que en una oca­sión se en­con­tra­ba ha­cia un via­je ha­cia el nor­te y ha­bía mu­cho vien­to, se le vo­ló el som­bre­ro y no­tó co­mo ro­da­ba rá­pi­da­men­te. A par­tir de es­ta ex­pe­rien­cia pen­só en lo útil que se­ría fa­bri­car al­go si­mi­lar (dos círcu­los) que uni­dos con una ba­se po­dría ali­viar la ta­rea de trans­por­tar ob­je­tos pe­sa­dos.

Se sa­be que 4300 años an­tes de Cris­to se desató una gue­rra en­tre el Nor­te y el Sur y una de las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas fue que se unie­ron las dos cul­tu­ras y se ge­ne­ró una más fuer­te.

Los cin­co emperadores El pe­rio­do que su­ce­dió al de los tres augustos es el de los 5 emperadores que go­ber­na­ron Chi­na has­ta los co­mien­zos de la di­nas­tía Xia, con­si­de­ra­da co­mo la pri­me­ra di­nas­tía his­tó­ri­ca.

Em­pe­ra­dor Huang-Ti, co­no­ci­do co­mo el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo go­ber­nó en­tre 2.698 a.C.-2.599 a.C., se­gún las fe­chas que apa­re­cen en los re­la­tos ora­les. Se le atri­bu­ye el es­ta­ble­ci­mien­to de los prin­ci­pios de la medicina tra­di­cio­nal chi­na o Nèi­jing, en co­la­bo­ra­ción con su mé­di­co Qi Bo. Tam­bién se afir­ma que su mu­jer Luo Zu en­se­ño a los chinos co­mo te­jer la se­da ob­te­ni­da de los gu­sa­nos de se­da,

Em­pe­ra­dor Zhuan­xu: go­ber­nó en­tre 2.491 a.C.-2.413 a.C. Zhuan­xu fue el nie­to del Em­pe­ra­dor Huang-Ti. Se le atri­bu­ye la crea­ción del ca­len­da­rio, la as­tro­lo­gía, las re­for­mas re­li­gio­sas, el es­ta­ble­ci­mien­to del sis­te­ma pa­triar­cal en la so­cie­dad chi­na y la prohi­bi­ción de los ma­tri­mo­nios en­tre pa­rien­tes di­rec­tos.

Em­pe­ra­dor Kú: go­ber­nó en­tre 2.413 a.C.-2.343 a.C. fue el so­brino del Em­pe­ra­dor Zhuan­xu.

Em­pe­ra­dor Yao: go­ber­nó en­tre 2.343 a.C.-2.234 a.C. fue el hi­jo del Em­pe­ra­dor Kú. Te­nía fa­ma de ser be­ne­vo­len­te. Se le atri­bu­ye la in­ven­ción del wéi­qí (co­no­ci­do ac­tual­men­te co­mo go), un jue­go de es­tra­te­gia muy po­pu­lar en los paí­ses asiá­ti­cos.

Em­pe­ra­dor Shun: go­ber­nó en­tre 2.233 a.C.-2.184 a.C., fue el yerno de Yao y des­cen­dien­te del Zhuan­xu, el se­gun­do de los cin­co emperadores. El em­pe­ra­dor Shun era muy co­no­ci­do por su mo­des­tia.

Tras el pe­rio­do de los cin­co emperadores, apa­re­ció la di­nas­tía Xia, fa­mi­lia a la que per­te­ne­cie­ron los pri­me­ros re­yes de Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.