Co­mo adel­ga­zar (sin de­jar de co­mer)

TAO - Tomo I - - Alimentación -

La medicina tra­di­cio­nal chi­na sos­tie­ne que el pro­ble­ma de so­bre­pe­so está ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la pos­tu­ra de la co­lum­na ver­te­bral, en par­ti­cu­lar con la po­si­ción del co­xis. Es­te hue­so de­be es­tar, se­gún pro­po­ne­le­ve­men­te in­cli­na­do ha­cia aden­tro, si es­tu­vie­ra ali­nea­do con el sa­cro pro­vo­ca­rá se­gu­ra­men­te in­ter­fe­ren­cias en la cir­cu­la­ción nor­mal de la ener­gía.

Ca­mi­nar en­cor­va­dos, sen­tar­se con la es­pal­da ar­quea­da ha­cia de­lan­te, en­tre otras co­sas, pro­vo­ca una de­for­ma­ción de las vér­te­bras y el co­xis. Es­to, a su vez, pro­vo­ca que la ener­gía no cir­cu­le co­mo co­rres­pon­de por el cuer­po, en­con­trán­do­se con ba­rre­ras ha­cia arri­ba y ha­cia aba­jo sin po­der así lim­piar to­do aque­llo que el or­ga­nis­mo no ne­ce­si­ta (ener­gía su­cia), acu­mu­lán­do­se y fa­vo­re­cien­do la for­ma­ción de gra­sa en de­ter­mi­na­dos si­tios.

Cuan­do al es­tar pa­ra­dos o sen­ta­dos, la co­lum­na se po­si­cio­na ha­cia de­lan­te, inevi­ta­ble­men­te el vien­tre tam­bién to­ma­rá esa for­ma y, con el tiem­po, apa­re­ce­rá un ab­do­men abul­ta­do, de­bi­do a la acu­mu­la­ción de Chí en es­ta zo­na.

Por eso lo fun­da­men­tal des­de el pun­to de vis­ta de la medicina chi­na que la co­lum­na se man­ten­ga ali­nea­da des­de el cue­llo has­ta la ca­de­ra du­ran­te to­do el día, pa­ra que la ener­gía pue­da tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te.

Pa­ra te­ner una bue­na pos­tu­ra, los hom­bros tie­nen que es­tar ha­cia atrás, de­be for­mar­se un pe­que­ño hun­di­mien­to de­ba­jo de la gar­gan­ta, en el lu­gar don­de la cla­ví­cu­la se une con el tó­rax.

Pres­tar aten­ción a es­te de­ta­lle cuan­do se está tra­ba­jan­do, co­mien­do, ca­mi­nan­do, ya que da­rá un ade­cua­do equi­li­brio al cuer­po y ga­ran­ti­za­rá gran par­te de la es­ta­bi­li­za­ción del pe­so.

Al lo­grar una bue­na pos­tu­ra la ener­gía cir­cu­la co­rrec­ta­men­te y la gra­sa acu­mu­la­da se irá eli­mi­nan­do, pu­dien­do así re­cu­pe­rar la ar­mo­nía fí­si­ca.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que la par­te ex­ter­na de nues­tro cuer­po de­be es­tar al ser­vi­cio de los ór­ga­nos, pa­ra que es­tos pue­dan fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Cuan­do no ocu­rre y el ex­te­rior se de­for­ma (acu­mu­lan­do gra­sa e hin­chán­do­se) la in­ter­na tam­bién lo ha­rá. La re­la­ción in­ter­na-ex­ter­na de­be ser per­fec­ta pa­ra lo­grar el equi­li­brio y és­te se lo­gra con una pos­tu­ra ade­cua­da.

La medicina tra­di­cio­nal chi­na tam­bién re­cu­rre a cier­tos tra­ta­mien­tos pun­tua­les pa­ra ayu­dar a re­sol­ver los pro­ble­mas de obe­si­dad, a sa­ber:

Acu­pun­tu­ra: Es muy efec­ti­va pa­ra ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo. En el ca­so del so­bre­pe­so es ne­ce­sa­rio equi­li­brar el ba­zo pa­ra re­cu­pe­rar su buen fun­cio­na­mien­to y es­ta­bi­li­zar el pe­so.

Qui­ro­pra­xia: Ma­sa­je me­dian­te el cual es po­si­ble aco­mo­dar pau­la­ti­na­men­te la co­lum­na ver­te­bral.

Ejer­ci­cio pa­ra re­cu­pe­rar la pos­tu­ra: El ob­je­ti­vo de es­te sen­ci­llo ejer­ci­cio es re­edu­car al cuer­po pa­ra lo­grar man­te­ner­lo de­re­cho. Con­sis­te en pa­rar­se de es­pal­das a una pa­red e ir apo­yan­do len­ta y per­fec­ta­men­te pri­me­ro los ta­lo­nes, lue­go las pan­to­rri­llas, las ca­de­ras (nal­gas), los hom­bros y la ca­be­za. Si se tie­ne una bue­na pos­tu­ra se­rá fá­cil de ha­cer, de lo con­tra­rio cos­ta­rá apo­yar al­gu­nos de los pun­tos y man­te­ner­se así unos mi­nu­tos. Con la prác­ti­ca se lo­gra­rá la to­tal co­rrec­ción y pa­ra ello es im­por­tan­te rea­li­zar­lo va­rias ve­ces al día.

Co­mer pa­ra adel­ga­zar

Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, cuan­do el pro­pó­si­to es adel­ga­zar es im­por­tan­te co­mer, si el cuer­po no re­ci­be ali­men­tos no ten­drá ener­gía pa­ra re­com­po­ner es­te pro­ble­ma. No se tra­ta de co­mer me­nos de lo ne­ce-

De­jar de co­mer no es pre­ci­sa­men­te lo que pro­po­ne al medicina chi­na pa­ra adel­ga­zar. Por el con­tra­rio, sos­tie­ne que los pro­ble­mas de so­bre­pe­so es­tán re­la­cio­na­dos con las ma­las

pos­tu­ras cor­po­ra­les. Có­mo co­rre­gir­las.

sa­rio; tam­po­co de­ma­sia­do un día y ayu­nar al si­guien­te. Lo úni­co que se lo­gra con es­ta con­duc­ta es las­ti­mar el ba­zo.

Otro error bas­tan­te co­mún que co­me­ten al­gu­nas per­so­nas cuan­do quie­ren ba­jar de pe­so es co­mer una so­la vez al día. Así no se pue­de ba­jar de pe­so y ade­más pue­de in­cre­men­tar otros ma­les co­mo el co­les­te­rol, la dia­be­tes o la hi­per­ten­sión ar­te­rial.

Por otra par­te, la elec­ción de los ali­men­tos en ca­da es­ta­ción del año es im­por­tan­te pa­ra man­te­ner el equi­li­brio y no acu­mu­lar ex­ce­so de gra­sa.

Or­ga­ni­zar la for­ma de ali­men­tar­se

El or­den de las co­mi­das es fun­da­men­tal, se de­ben res­pe­tar los ho­ra­rios del desa­yuno, al­muer­zo o ce­na, nun­ca con­si­de­rar es­tos mo­men­tos co­mo op­cio­nes (co­mer cuan­do se tie­ne tiem­po) sino que de­ben cum­plir­se es­tric­ta­men­te las tres co­mi­das prin­ci­pa­les. Pa­ra la medicina chi­na tam-

bién va­le el di­cho: “desa­yu­nar co­mo un rey, al­mor­zar co­mo un prín­ci­pe y ce­nar co­mo un men­di­go”.

Desa­yuno: co­mer ali­men­tos de fá­cil di­ges­tión, bue­na ca­li­dad nu­tri­cio­nal y vo­lu­men ener­gé­ti­co. En Chi­na el há­bi­to es desa­yu­nar una bue­na so­pa de arroz con se­mi­llas de lo­to, de dien­te de dra­gón, sé­sa­mo y gi­ra­sol y otras. Las se­mi­llas tie­nen un gran apor­te de mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas, siem­pre es bueno in­cluir­las.

Pre­pa­ra­ción de la so­pa: Co­lo­car el arroz en agua hir­vien­do, las se­mi­llas y de­jar co­ci­nar unos mi­nu­tos. Lue­go ba­jar el fue­go al mí­ni­mo y has­ta que se con­vier­ta en un lí­qui­do blan­co (co­mo si fue­ra le­che) con los ce­rea­les di­suel­tos.

Al­muer­zo: la con­sig­na es la can­ti­dad, ade­más de la ca­li­dad, por­que los ór­ga­nos co­mien­zan a fun­cio­nar más in­ten­sa­men­te y ne­ce­si­tan ener­gía ex­tra. Se de­ben in­cluir di­fe­ren­tes ti­pos de ali­men­tos, por ejem­plo, un pla­to de arroz, ver­du­ras, car­ne y fru­tas. Sin em­bar­go, no se pue­de co­mer de cual­quier for­ma, es ne­ce­sa­rio res­pe­tar un or­den: pri­me­ro la car­ne, que tie­ne un ma­yor gra­do de to­xi­ci­dad pa­ra el or­ga­nis­mo, lue­go la ver­du­ra y, en am­bos ca­sos, acom­pa­ñar con arroz. Por úl­ti­mo la fru­ta, que ayu­da en la di­ges­tión.

Es­te mé­to­do de­ri­va de las en­se­ñan­zas de Huang Di, que di­ce que to­dos los ti­pos de arroz ali­men­tan, la car­ne to­ni­fi­can, las ver­du­ras pro­du­cen sa­cie­dad y las fru­tas

ayu­dan a di­ge­rir.

Ce­na: in­cluir ali­men­tos li­via­nos, pre­fe­ren­te­men­te sin car­nes; es fun­da­men­tal ter­mi­nar de co­mer a las 21 ho­ras o an­tes, pa­ra que a la ho­ra de dor­mir la ener­gía cor­po­ral se pue­da ocu­par de res­tau­rar el or­ga­nis­mo y no de la di­ges­tión. De ello de­pen­de­rá el buen des­can­so.

Elec­ción del me­nú

A la ho­ra de pla­near el me­nú diario es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta al­gu­nas pau­tas de elec­ción y coc­ción de­pen­dien­do del ti­po de ali­men­tos.

Ve­ge­ta­les: es bueno con­su­mir las ver­du­ras y hor­ta­li­zas de ca­da es­ta­ción, por­que es­tán con su má­xi­ma car­ga

de ener­gía. Por ejem­plo, la pa­pa siem­pre se­rá más ri­ca sa­na y nu­tri­ti­va en in­vierno y el to­ma­te en ve­rano, aun­que po­de­mos co­mer es­tas va­rie­da­des du­ran­te to­do el año. Apro­ve­char las fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas de es­ta­ción es la cla­ve pa­ra lo­grar un per­fec­to equi­li­brio ener­gé­ti­co. Si co­me­mos ali­men­tos de ve­rano en in­vierno, es­ta­re­mos con­fun­dien­do al Yin-Yang y no se lo­gra­rá la ar­mo­nía ne­ce­sa­ria. La san­día, por ejem­plo, tie­ne na­tu­ra­le­za fres­ca, co­mer­la en ve­rano apor­ta­rá fres­cu­ra. En in­vierno, en cam­bio, esa mis­ma sen­sa­ción no be­ne­fi­cia­rá al cuer­po, ne­ce­si­ta­do en es­ta épo­ca de ali­men­tos que le apor­ten ca­lor.

Ver­du­ras ¿cru­das o co­ci­das?:

Aun­que se las sue­le co­mer de cual­quie­ra de las dos for­mas, es con­ve­nien­te que las ver­du­ras siem­pre es­tén co­ci­das. De es­ta ma­ne­ra fer­men­tan fá­cil­men­te y se di­gie­ren me­jor. Si es­tán cru­das el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta gas­tar más ener­gía en me­ta­bo­li­zar­la y so­la­men­te apro­ve­cha­rá un 15 por cien­to de sus nu­trien­tes; si es­tán co­ci­das el 60 %.

Car­nes: Su­ce­de lo mis­mo en es­te ca­so, no siem­pre es con­ve­nien­te co­mer del mis­mo ti­po.

La car­ne va­cu­na re­pre­sen­ta al ele­men­to Tie­rra y se pue­de con­su­mir du­ran­te to­do el año, es ex­ce­len­te pa­ra desa­rro­llar la fuer­za mus­cu­lar y to­ni­fi­car el ba­zo.

El cer­do es me­jor co­mer-

lo en in­vierno, por­que es de agua y re­fuer­za al ri­ñón y los hue­sos, que per­te­ne­cen al mis­mo ele­men­to. Aun­que en ve­rano tam­bién está per­mi­ti­do ya que equi­li­bra el Fue­go.

Chi­vi­to y cor­de­ro: son idea­les pa­ra el in­vierno, per­te­ne­cen al ele­men­to Fue­go, igual que el co­ra­zón, por lo cual lo be­ne­fi­cian. Es­tos ani­ma­les pue­den vi­vir per­fec­ta­men­te en las mon­ta­ñas so­por­tan­do ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, cuan­do con­su­mi­mos su car­ne tam­bién in­cor­po­ra­mos esa ener­gía que nos ayu­da­rá a so­por­tar el frío.

Co­ne­jo: se con­su­me en ve­rano, por­que su car­ne tie­ne ca­rác­ter fres­co y pre­ci­sa­men­te es lo que trans­mi­te al or­ga­nis­mo al in­ge­rir­lo. En in­vierno co­mer­lo no es sa­lu­da­ble.

Po­llo: tie­ne muy bue­na ener­gía pa­ra los pul­mo­nes, per­te­ne­ce al ele­men­to Me­tal y se lo pue­de con­su­mir to­do el año y en par­ti­cu­lar cuan­do se ten­ga pro­ble­mas pul­mo­na­res.

Pes­ca­do: es ap­to pa­ra to­do el año, es­ti­mu­la el ce­re­bro lo­gran­do ra­pi­dez men­tal. Se di­ce que lo co­me la gen­te más in­te­li­gen­te.

Las car­nes de­ben co­mer­se bien co­ci­das, por­que de esa ma­ne­ra se le es­ta­rá qui­tan­do el kar­ma del ani­mal muer­to. En Chi­na se con­si­de­ra que de lo con­tra­rio el al­ma con­ti­núa en él. Tam­bién es ne­ce­sa­rio con­su­mir una pe­que­ña can­ti­dad de gra­sa, pa­ra be­ne­fi­ciar a las ar­ti­cu­la­cio­nes.

El agre­ga­do de con­di­men­tos y sal­sas (co­mo la de so­ja) sir­ve pa­ra ar­mo­ni­zar los ali­men­tos en ge­ne­ral, otor­gán­do­les di­fe­ren­tes sa­bo­res (dul­ce, pi­can­te, etc.). Sin em­bar­go, la car­ne de co­ne­jo nun­ca de­be sa­zo­nar­se con es­pe­cias pi­can­tes; sí la de chi­vi­to, cor­de­ro, va­ca y po­llo.

En to­dos los ca­sos la co­ci­na chi­na re­co­mien­da acom­pa­ñar con arroz, por­que es­te ce­real, des­de que se plan­ta su se­mi­lla has­ta que se co­se­cha, cum­ple un ci­clo com­ple­to pa­san­do por las cua­tro es­ta­cio­nes del año. Es­to le otor­ga una ener­gía pro­pia muy equi­li­bra­da que ayu­da a ar­mo­ni­zar al res­to de los ali­men­tos.

Con­se­jos a la ho­ra de co­mer

No es con­ve­nien­te be­ber lí­qui­dos du­ran­te la co­mi­da por­que di­lu­ye la sa­li­va, que es la res­pon­sa­ble del pro­ce­so de di­ges­tión. Por lo tan­to, pa­ra que és­ta sea co­rrec­ta es ne­ce­sa­rio que cuen­te con sus com­po­nen­tes con­cen­tra­dos. Otro in­con­ve­nien­te que ge­ne­ra es­ta si­tua­ción es la dis­ten­sión ab­do­mi­nal y la pro­pen­sión a la acu­mu­la­ción de gra­sa, con la con­si­guien­te apa­ri­ción de pan­ci­ta.

Es­pe­rar, co­mo mí­ni­mo, me­dia ho­ra des­pués de la co­mi­da pa­ra be­ber agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o li­ge­ra­men­te ca­lien­te.

El té es otra de las op­cio­nes, tam­bién lue­go de 30 mi­nu­tos de ha­ber co­mi­do. En es­te ca­so se de­be es­pe­rar por­que, al ser es­ta una be­bi­da des­in­to­xi­can­te, po­dría ba­rrer con los nu­trien­tes de los ali­men­tos an­tes de que ha­yan si­do me­ta­bo­li­za­dos por el or­ga­nis­mo.

El agre­ga­do de sal en po­ca can­ti­dad a la co­mi­da es bueno pa­ra la pro­duc­ción de sa­li­va, que co­mo di­ji­mos es im­pres­cin­di­ble en el pro­ce­so de la di­ges­tión.

Cuan­do se rea­li­za mu­cho ejer­ci­cio fí­si­co la can­ti­dad de sal a uti­li­zar pue­de ser con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor, de lo con­tra­rio só­lo una pe­que­ña can­ti­dad se­rá su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.