Gra­cias a las agu­jas se Sal­vo del mar­ca­pa­sos

TAO - Tomo I - - Historia De Vida -

Una es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía y me­ta­bo­lis­mo, y aho­ra dis­cí­pu­la de Liú Ming, cuen­ta có­mo el maestro sal­vó a su ma­dre de una segura in­ter­ven­ción car­dio­ló­gi­ca con acu­pun­tu­ra.

Hay una fra­se muy bo­ni­ta en un li­bro de un ami­go ita­liano que di­ce al­go así: “Hay en­cuen­tros con per­so­nas que pue­den cambiar tu vi­da”. Y esa per­so­na pa­ra mí es el gran maestro Liú Ming.

Yo soy Mar­ga­ri­ta Da­la­le, vi­vo y tra­ba­jo co­mo mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía y me­ta­bo­lis­mo en San­tia­go del Es­te­ro.

En mar­zo del 2012 mi ma­dre fue ope­ra­da por una frac­tu­ra de fé­mur, una ci­ru­gía ries­go­sa con mu­cha pér­di­da de san­gre, que se com­pli­có con una fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar (el co­ra­zón la­te des­or­de­na­da­men­te). Pe­ro su car­dió­lo­go lo­gró com­pen­sar­la, y a los po­cos me­ses ya ca­mi­na­ba con ayu­da. Pe­ro otra caí­da le pro­vo­có gra­ves frac­tu­ras ver­te­bra­les que la de­ja­ron prác­ti­ca­men­te pos­tra­da. La tra­ta­mos con an­ti­in­fla­ma­to­rios in­yec­ta­bles, pe­ro le ele­va­ban mu­cho la pre­sión ar­te­rial (ya es­ta­ba me­di­ca­da por es­te mo­ti­vo), y le pro­vo­ca­ban in­to­le­ran­cia gas­tro­in­tes­ti­nal, con des­hi­dra­ta­cion y dia­rreas con san­gre. Es­tá­ba­mos an­te un cua­dro ge­ne­ral muy se­ve­ro y do­lo­ro­so. En ese mo­men­to, mi maestro de kung fu - ha­go ar­tes mar­cia­les des­de ha­ce más de 20 años-, me co­men­tó que te­nía un ami­go, co­le­ga y acu­pun­tu­ris­ta, que po­dría ayu­dar­me a sa­nar a mi ma­dre. Así co­no­cí a Ger­mán Abas­cal, dis­cí­pu­lo del maestro Liú Ming, quien re­vi­só a ma­má, le apli­có las agu­jas de acu­pun­tu­ra y un par­che chino. El tra­ta­mien­to la com­pen­só en to­do as­pec­to, le sa­ca­mos el sue­ro y ya no tu­vo más do­lo­res ver­te­bra­les, por lo cual so­la­men­te que­da­ba re­to­mar la reha­bi­li­ta­ción.

Me for­mé co­mo pro­fe­sio­nal en Bue­nos Ai­res, en uno de los cen­tros mas im­por­tan­tes del país y tu­ve la opor­tu­ni­dad de ro­tar por la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh (EE.UU.), pe­ro siem­pre sentí que de­bía bus­car al­go más pa­ra cu­rar. Por eso ha­ce años que me de­di­co a es­tu­diar cien­cias que pue­dan com­ple­men­tar mi for­ma­ción en medicina con­ven­cio­nal. Cuan­do fa­lle­ció mi pa­pá, en ju­nio del 2002, sentí una gran im­po­ten­cia co­mo mé­di­ca por no po­der evi­tar­lo y me abo­qué a es­tu­diar más. Hi­ce cur­sos so­bre mi­cro­do­sis (do­sis pe­que­ñí­si­mas de un fár­ma­co pa­ra evi­tar efec­tos co­la­te­ra­les), ge­mo­te­ra­pia, health fre­cuency y cur­sos so­bre ma­ne­jo de la ener­gía, en­tre otros. Y en ese tiem­po mu­chas ve­ces apli­qué lo apren­di­do a mis pa­cien­tes.

Cuan­do co­no­cí a Ger­mán Abas­cal le pre­gun­te si Liú Ming da­ba cur­sos de medicina tra­di­cio­nal chi­na, ya que lo apli­ca­do a mi ma­má me pa­re­cía asom­bro­so y te­nía mu­cha ne­ce­si­dad de apren­der.

Via­jé a Bue­nos Ai­res con Ger­mán y mi es­po­so pa­ra ha­cer un cur­so de ma­sa­jes chinos Tui Na con Liú Ming.

Lue­go del pri­mer cur­so, ya en San­tia­go del Es­te­ro, mi es­po­so su­frió una arrit­mia se­ve­ra y co­mo no en­con­tra­ba a nin­gún car­dió­lo­go, lo lla­mé a Ger­mán pa­ra que lo aten­die­ra. Lo lle­nó de agu­jas y el pul­so y la pre­sión se re­gu­la­ri­za­ron. Lue­go con­sul­ta­mos al car­dió­lo­go, quien só­lo su­gi­rió con­tro­les y acep­tó que si­guie-

ra con acu­pun­tu­ra sin re­ce­tar­le nin­gún me­di­ca­men­to.

En el se­gun­do cur­so co­nLiú Ming, le pe­dí que vi­nie­ra a San­tia­go del Es­te­ro a en­se­ñar. Acep­tó gus­to­so y cuan­do le pre­gun­té cuán­to se­ría el va­lor del cur­so, me di­jo: “No quie­ro co­brar na­da. Yo vi­ne de Chi­na pa­ra trans­mi­tir lo que sé a la gen­te, si no lo ha­go, se­ría ha­ber de­ja­do to­do allá en vano”.

Pac­ta­mos va­rias fe­chas y asis­tie­ron más de 600 per­so­nas, pe­ro no pu­de ir a la se­gun­da jor­na­da por­que mi ma­dre se des­com­pen­só y la in­ter­na­ron en te­ra­pia in­ten­si­va. En una jun­ta de es­pe­cia­lis­tas se de­ci­dió po­ner­le un mar­ca­pa­sos y ya lo ha­bía­mos en­car­ga­do cuan­do sor­pre­si­va­men­te, el maestro Liú Ming se pre­sen­tó en la clí­ni­ca y me di­jo: “Us­te­des mi ami­ga. Un pro­ble­ma su­yo, es un pro­ble­ma mío. Por­qué no me lla­mó”. Pe­di­mos per­mi­so a los mé­di­cos­cal pa­ra que él pu­die­ra re­vi­sar­la, le to­mó los pul­sos con los que diag­nos­ti­can los acu­pun­tu­ris­tas, me mi­ró y me di­jo: “El pro­ble­ma no es de acá (se­ña­lán­do­se el pe­cho), el pro­ble­ma está acá (to­cán­do­se el ab­dó­men)”,y le co­lo­có las agu­jas.

Al día si­guien­te ma­má tu­vo una “des­in­to­xi­ca­cion” (vo­mi­tos y dia­rrea) muy ra­ra, al­go que co­mo mé­di­ca nun­ca ha­bía vis­to. Liú vol­vió a vi­si­tar­la esa no­che en el sa­na­to­rio; es­ta­ba ale­gre y se reía con mi ma­dre. Le to­mó los pul­sos y me di­jo “La ener­gía vol­vió al co­ra­zón. Mi­rá có­mo se ríe! No es­ta en­fer­mo al­guien que ríe así!”. Él mis­mo fue a ca­sa y le co­ci­nó a mi ma­dre “un arroz es­pe­cial que ayu­da al co­ra­zón”; tam­bién me in­di­có un ju­go pa­ra los pul­mo­nes, y otras die­tas de tés, ju­gos y co­mi­das.

Liú es­tu­vo dos días más en San­tia­go del Es­te­ro pa­ra tra­tar a mi ma­má. Cuan­do los car­dió­lo­gos la eva­lua­ron el úl­ti­mo día, me di­je­ron que no era ne­ce­sa­rio el mar­ca­pa­sos pues to­dos los pa­rá­me­tros car­dio­vas­cu­la­res eran nor­ma­les.

Ma­má ya no to­ma más re­me­dios, Ger­mán la si­gue con­tro­lan­do y se­gui­mos la die­ta que le in­di­có el maestro Liú Ming.

Es tal la emo­ción cuan­do lo re­cuer­do, que no se pue­de des­cri­bir, es un mé­di­co muy sa­bio, con un co­ra­zón enor­me y, por so­bre to­do, con mu­chas ga­nas de de­vol­ver la sa­lud, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad que ten­ga el pa­cien­te. De­jé pa­ra el fi­nal con­tar­les que ma­má tie­ne 91 años aun­que no lo pa­re­ce, siem­pre se cui­dó mu­cho y tie­ne una vi­da ac­ti­va. Tie­ne un ne­go­cio que atien­de y se di­vier­te con los clien­tes.

Y tam­bién ten­go que de­cir que Liú Ming no só­lo es mé­di­co sino maestro de in­nu­me­ra­bles dis­ci­pli­nas. Afor­tu­na­da­men­te he po­di­do apren­der mu­cho con él y de su dis­cí­pu­lo Ger­mán y he po­di­do im­ple­men­tar ese sa­ber (lo es­toy ha­cien­do de a po­co ya que ne­ce­si­to apren­der más), con mis pa­cien­tes. Tra­to de ir “aden­tro” co­mo di­ce él, no afue­ra, y les in­di­co me­di­ca­ción na­tu­ral si ha­ce fal­ta. Se tra­ta de en­ten­der por qué esa per­so­na se en­fer­mó, siem­pre hay al­go de­tras de ca­da mal, hay que ahon­dar, en­con­trar­lo y erra­di­car­lo.

La cu­ra se lo­gra cuan­do lo abor­da­mos des­de aden­tro y pa­ra eso hay que ha­blar mu­cho con el pa­cien­te, ver có­mo vi­ve, có­mo duer­me, có­mo está su vi­da, sus emo­cio­nes, et­cé­te­ra. To­do es­to es lo que en­se­ña el maestro Liú Ming. Des­pués de to­do, los mé­di­cos vi­vi­mos gra­cias a los pa­cien­tes. Te­ne­mos el de­ber y la obli­ga­ción de ayu­dar­los”.

La doc­to­ra Mar­ga­ri­ta Da­la­le cuen­ta que a los 91 años su ma­dre to­da­vía ma­ne­ja su ne­go­cio. (izq.) Jun­to a su es­po­so Ale­jan­dro, el maestro Liú Ming y su dis­cí­pu­lo, Ger­mán Bas­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.