Las nue­ve lu­nas de orien­te

TAO - Tomo I - - Embarazo -

La eta­pa más im­por­tan­te en la vi­da de to­da mu­jer tie­ne tam­bién su abor­da­je en la medicina chi­na,

des­de la pre­pa­ra­ción

pa­ra la con­cep­ción has­ta los cui­da­dos

post par­to.

En la cul­tu­ra chi­na es tan im­por­tan­te el em­ba­ra­zo co­mo la pre­pa­ra­ción pa­ra lle­gar a él y, por su­pues­to, los cui­da­dos pos­te­rio­res. Cuan­do una mu­jer se pro­po­ne ser ma­dre es ne­ce­sa­rio que ar­mo­ni­ce ener­gé­ti­ca­men­te su cuer­po, pa­ra lo­grar una ges­ta­ción sa­lu­da­ble y un be­bé fuer­te.

Es­te equi­li­brio or­gá­ni­co se lo­gra me­dian­te la bue­na ali­men­ta­ción, la res­pi­ra­ción ade­cua­da y la men­te co­nec­ta­da con el cuer­po.

El me­jor mo­men­to pa­ra ser ma­dre

Se­gún la medicina tra­di­cio­nal chi­na la me­jor edad de la mu­jer pa­ra con­ce­bir es en­tre los 21

(3 ve­ces 7) y los 28 (4 ve­ces 7) años. El nú­me­ro sie­te tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do en es­ta cul­tu­ra mi­le­na­ria, por­que con­si­de­ra que los cam­bios im­por­tan­tes en la vi­da de una mu­jer ocu­rren ca­da 7 años. En ese mo­men­to de la vi­da (en­tre los 21 y los 28) la ener­gía vi­tal (Chí) está en su má­xi­ma po­ten­cia; lue­go co­mien­za a dis­mi­nuir y por lo tan­to hi­jos con­ce­bi­dos des­pués de es­ta edad se­rán se­gu­ra­men­te más dé­bi­les fí­si­ca­men­te. Pre­pa­ra­ción pre em­ba­ra­zo

Tan­to la ma­má co­mo el pa­pá de­ben ade­cuar su or­ga­nis­mo pa­ra lo­grar la con­cep­ción sa­na. Cuan­do una mu­jer pla­nea te­ner un be­bé es muy im­por­tan­te que se pre­pa­re pa­ra es­te acon­te­ci­mien­to tan tras­cen­den­tal de la vi­da y evi­tar así pro­ble­mas fí­si­cos o in­te­lec­tua­les en el be­bé. Ella es la res­pon­sa­ble de la for­ma­ción del cuer­po, la san­gre y la ener­gía Yin, por es­ta ra­zón es muy im­por­tan­te re­vi­sar las cos­tum­bres y la ali­men­ta­ción, res­pe­tan­do los pe­río­dos de tra­ba­jo y des­can­so. El des­can­so es fun­da­men­tal pa­ra que la ener­gía (Chí) fun­cio­ne de ma­ne­ra ade­cua­da. Re­cor­de­mos que és­te de­pen­de tam­bién de las es­ta­cio­nes del año, en­ton­ces en pri­ma­ve­ra y ve­rano se duer­me me­nos, lo ideal es le­van­tar­se cuan­do sa­le el sol y acos­tar­se al ano­che­cer; en oto­ño e in­vierno des­can­sa más (el sol sa­le más tar­de y se po­ne más tem­prano) por­que es lo que ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo: un mo­men­to de re­po­so pa­ra que vuel­va con to­da su ener­gía en pri­ma­ve­ra.

Des­de lue­go, tra­ba­jar tam­bién es im­por­tan­te, pe­ro sin ex­ce­der­se, to­mán­do­se el tiem­po de ha­cer un cor­te pa­ra al­mor­zar y re­la­jar­se, in­clu­so es muy re­co­men­da­ble ha­cer una sies­ta de en­tre 15 y 30 mi­nu­tos.

Pa­ra la cul­tu­ra chi­na el pa­pá es el res­pon­sa­ble de la for­ma­ción in­te­lec­tual del ni­ño y de la ener­gía Yang. Por eso es­ta eta­pa de­be­ría ser em­plea­da pa­ra cul­ti­var­se, es­tu­diar, in­ves­ti­gar y pre­pa­rar­se es­pi­ri­tual­men­te. Tam­bién de­be ali­men­tar­se co­rrec­ta­men­te, no ex­ce­der­se en los ejer­ci­cios fí­si­cos y des­can­sar ade­cua­da­men­te. En cuan­to a la ves­ti­men­ta, tam­bién se de­ben evi­tar las pren­das que aprie­ten la zo­na pél­vi­ca y los ge­ni­ta­les.

Por úl­ti­mo, la ar­mo­nía en­tre el pa­dre y la ma­dre es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra tran­si­tar un buen em­ba­ra­zo.

Nue­ve me­ses de cam­bios y emo­cio­nes

Des­de el mo­men­to de la con­cep­ción exis­ten cam­bios fí­si­cos, en el trans­cur­so de ca­da mes se desa­rro­lla una ener­gía vi­tal di­fe­ren­te, que a su vez está re­la­cio­na­da

con un ór­gano es­pe­cí­fi­co. El cuer­po está re­co­rri­do por me­ri­dia­nos, una suer­te de ru­tas que lle­van la ener­gía vi­tal a to­da su su­per­fi­cie. Si bien és­tos tra­ba­jan per­ma­nen­te­men­te y en for­ma si­mul­tá­nea, du­ran­te ca­da mo­men­to del em­ba­ra­zo se acen­túa el tra­ba­jo in­di­vi­dual de ca­da uno de ellos, y es en ese mo­men­to que de­ben res­pe­tar­se al­gu­nas con­duc­tas que ayu­da­rán al desa­rro­llo del em­brión.

Pri­mer mes: me­ri­diano del hí­ga­do. La ener­gía de es­te ór­gano es Yin se trans­mi­te di­rec­ta­men­te al em­brión. Es­te mes es el más im­por­tan­te, de­be trans­cu­rrir­se con mu­cha tran­qui­li­dad y en lo po­si­ble man­te­ner el buen áni­mo, ya que el enojo y la ira las­ti­man al hí­ga­do, que tam­bién está di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con los li­ga­men­tos, por lo cual no se de­be exa­ge­rar la prác­ti­ca de ejer­ci­cios y el tra­ba­jo in­ten­so, por­que la ener­gía se di­rec­cio­na ha­cia otro la­do de­bi­li­tan­do y per­ju­di­can­do al em­brión.

Con­sig­na: más me­di­ta­ción, me­nos mo­vi­mien­to.

Ali­men­ta­ción: agre­gar una bue­na so­pa de ga­lli­na.

Se­gun­do mes: me­ri­diano de la ve­sí­cu­la. La ener­gía de es­ta vís­ce­ra es Yang; es el mo­men­to de ha­cer ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to (siem­pre sin es­fuer­zo) de los múscu­los, pre­pa­rar al cuer­po pa­ra que sea fle­xi­ble. En es­ta eta­pa hay que evi­tar la in­ges­ta de car­ne de co­ne­jo (fría), hue­vo (pue­de pro­du­cir pro­ble­mas de piel al be­bé), arroz con al­to con­te­ni­do de al­mi­dón, be­bi­das al­cohó­li­cas (se­gún la cul­tu­ra chi­na, si una em­ba­ra­za­da to­ma vino, su be­bé po­dría te­ner un tem­pe­ram­ne­to), no co­mer ali­men­tos fríos, por­que la ener­gía de­be ser ca­lien­te en el in­te­rior del cuer­po y es­pe­cial­men­te en el úte­ro (se está anidan­do), y los ali­men­tos fríos(por tem­pe­ra­tu­ra o na­tu­ra­le­za), al­te­ran ese cli­ma. Las co­mi­das ti­bias son las más in­di­ca­das.

In­cluir: ce­rea­les y so­pa de po­llo.

Pa­ra la so­pa, lo ideal es uti­li­zar un ti­po de po­llo (se con­si­gue en el ba­rrio chino), que tie­ne los hue­sos y la piel ne­gros. Es me­jor por­que el co­lor ne­gro re­pre­sen­ta al ele­men­to agua, és­ta es ne­ce­sa­ria pa­ra ali­men­tar al ele­men­to ma­de­ra (pre­sen­te en los pri­me­ros me­ses de em­ba­ra­zo). A su vez es­te po­llo es me­tal que se con­vier­te en agua y esa agua ali­men­ta la ma­de­ra, de ma­ne­ra que al be­bé le lle­ga una ener­gía es­pe­cial, que for­ta­le­ce sus li­ga­men­tos.

Ter­cer mes: fun­cio­nan los me­ri­dia­nos del pe­ri­car­dio (ener­gía Yin), que está en su má­xi­ma po­ten­cia y ayu­da al buen fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón, y el del co­ra­zón, que desa­rro­lla la fa­se emo­cio­nal del ór­gano. En es­te mo­men­to de la ges­ta­ción se de­fi­ne el se­xo del be­bé. Es muy im­por­tan­te no es­tar tris­te, ni llo­rar; tam­po­co es­tar exa­ge­ra­da­men­te con­ten­ta, por­que las emo­cio­nes ex­tre­mas da­ñan al co­ra­zón de la ma­má y del be­bé.

Lo re­co­men­da­ble es una fe­li­ci­dad tran­qui­la, que con­ten­ga mu­cha paz.

Cuar­to mes: me­ri­diano del tri­ple ca­len­ta­dor. Es ener­gía Yang y se re­la­cio­na con to­dos los ór­ga­nos. Con­vie­ne co­mer arroz in­te­gral y so­pa de pes­ca­do (Yang).

To­mar té de cri­san­te­mo, ya que es­ta flor es la que po­see la ener­gía más com­ple­ta, ade­más lim­pia y or­de­na a es­te me­ri­diano me­jo­ran­do su fun­cio­na­mien­to.

Quin­to mes: me­ri­diano del ba­zo. Es­te es el ór­gano que ac­túa en la for­ma­ción de los múscu­los. En es­ta eta­pa es ne­ce­sa­rio le­van­tar­se más tem­prano, rea­li­zar ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción a la sa­li­da del sol, ca­mi­na­tas, tai chi o al­gu­na dis­ci­pli­na orien­tal que ar­mo­ni­ce cuer­po y men­te. Al for­ta­le­cer la pro­pia men­te tam­bién se for­ta­le­ce la del ni­ño.

Co­mer car­ne ma­gra de va­ca, por­que ayu­da a cons­truir y for­ta­le­cer los múscu­los del be­bé en ges­ta­ción.

Sex­to mes: me­ri­diano del es­tó­ma­go. Prac­ti­car mo­vi­mien­tos que to­ni­fi­quen las pier­nas. Lar­gas ca­mi­na­tas que in­clu­yan la ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za ayu­da­rán a trans­mi­tir bue­nos sen­ti­mien­tos al be­bé.

Sép­ti­mo mes: me­ri­diano de pul­món. El be­bé desa­rro­lla el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, se ter­mi­na de for­mar la piel y cre­ce el pe­lo. La ma­má de­be evi­tar gri­tar y llo­rar, tam­po­co es con­ve­nien­te du­char­se a diario, es­pe­cial­men­te si es en in­vierno, ya que se es­ta-

ría qui­tan­do una pe­lí­cu­la im­per­cep­ti­ble que cu­bre to­da la su­per­fi­cie de la piel y que tie­ne co­mo fun­ción de­fen­der al or­ga­nis­mo en épo­cas de frío ex­ce­si­vo, pro­vo­can­do en­fer­me­da­des ta­les co­mo gri­pes y aler­gias.

Pa­ra que es­ta co­ber­tu­ra aflo­re a la su­per­fi­cie de la piel, el cuer­po de­be uti­li­zar una cier­ta can­ti­dad de ener­gía, que se des­vía de la la­bor prin­ci­pal

(la for­ma­ción del ni­ño) cuan­do de­be re­po­ner­la cons­tan­te­men­te. En ve­rano, en cam­bio, está per­mi­ti­do el ba­ño cuan­do se trans­pi­ra.

Evi­tar las be­bi­das frías y agre­gar al me­nú la ce­bo­lla de ver­deo (es­pe­cial­men­te la par­te blan­ca) y po­llo, que ayu­dan a for­ta­le­cer el pul­món.

In­cre­men­tar un po­co más el ejer­ci­cio fí­si­co, es­pe­cial­men­te con mo­vi­mien­tos

que pro­vo­quen la aper­tu­ra del pe­cho.

Oc­ta­vo mes: me­ri­diano del in­tes­tino grue­so. Se apro­xi­ma el na­ci­mien­to y no es con­ve­nien­te co­mer ali­men­tos se­cos, ni fri­tos. Es ho­ra de in­cor­po­rar fi­bras y miel pa­ra que el in­tes­tino fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. Co­mer se­mi­llas de gi­ra­sol tam­bién es efec­ti­vo, lo ideal es ca­da diez días in­cor­po­rar se­mi­llas de gi­ra­sol

a las co­mi­das o co­mer­las di­rec­ta­men­te.

No­veno mes: me­ri­diano del ri­ñón. El be­be está ca­si lis­to pa­ra na­cer, só­lo le fal­ta ga­nar pe­so. Du­ran­te es­te úl­ti­mo mes se de­be evi­tar la hu­me­dad, el frío in­ten­so y ex­po­ner­se en for­ma pro­lon­ga­da a las fuen­tes de ca­lor, ya que los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra per­ju­di­can al be­bé. Tam­po­co es con­ve­nien­te sen­tir mie­do, ya que pro­vo­ca la dis­fun­ción ge­ne­ral de la ener­gía vi­tal (Chí).

Con­su­mir ri­ñón de cer­do es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de los ri­ño­nes.

Ali­men­ta­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo

La die­ta dia­ria de­be ser va­ria­da y equi­li­bra­da; es ne­ce­sa­rio co­mer ce­rea­les y le­gum­bres, car­nes, ver­du­ras y fru­tas.

Se­gún la medicina chi­na, la re­gla de la bue­na ali­men­ta­ción es arroz pa­ra ali­men­tar, car­ne pa­ra to­ni­fi­car, ver­du­ras pa­ra cons­truir y fru­tas pa­ra di­ge­rir.

En cuan­to a la car­ne, la va­cu­na es re­co­men­da­ble du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo, de­bi­do a que re­pre­sen­ta al ele­men­to tie­rra y for­ta­le­ce el fí­si­co en ge­ne­ral.

Es fun­da­men­tal con­su­mir to­dos los ali­men­tos ti­bios o ca­lien­tes, no se re­co­mien­da la in­ges­ta de nin­gún ali­men­to frío. Mien­tras el be­bé se desa­rro­lla el or­ga­nis­mo de la ma­dre ne­ce­si­ta una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te pa­ra equi­li­brar co­rrec­ta­men­te la ener­gía.

Be­ber té

Es­ta in­fu­sión es muy sa­lu­da­ble, ya que de­pu­ra el or­ga­nis­mo y ar­mo­ni­za la ener­gía. Sin em­bar­go, du­ran­te el em­ba­ra­zo de­ben se­guir­se al­gu­nas pau­tas.

-Es­pe­rar al me­nos me­dia ho­ra des­pués de co­mer pa­ra to­mar­lo, de lo con­tra­rio eli­mi­na to­dos los nu­trien­tes que apor­tó la co­mi­da.

-Ele­gir siem­pre va­rie­da­des de ca­rác­ter cá­li­do (ro­jo), no fres­co (blan­co, ver­de).

-Be­ber de a pe­que­ños sor­bos, o me­jor aún en las ta­ci­tas chi­nas que son la me­di­da exac­ta (se sir­ve va­rias ve­ces en ellas).

-Apro­ve­char es­te mo­men­to pa­ra re­la­jar­se y vin­cu­lar­se con el be­bé.

El na­ci­mien­to se­gún el se­xo del be­bé

La medicina tra­di­cio­nal chi­na afir­ma que cuan­do el ni­ño por na­cer es va­rón, es con­ve­nien­te que per­ma­nez­ca en el vien­tre ma­terno la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de tiem­po.

En cam­bio, si es ni­ña es me­jor que naz­ca al cum­plir­se el ci­clo o, lo que es me­jor aún, un po­co an­tes.

Por su­pues­to, es­to de­be dar­se na­tu­ral­men­te, de nin­gún mo­do se su­gie­re in­ter­ve­nir de al­gu­na ma­ne­ra pa­ra que es­to pue­da ocu­rrir.

El re­sul­ta­do se­rá in­de­fec­ti­ble­men­te ni­ños más in­te­li­gen­tes y na­tu­ral­men­te desen­vuel­tos.

¿Ne­na o va­rón?

En el ter­cer mes de em­ba­ra­zo se de­fi­ne el se­xo del be­bé y se­gún una creen­cia de la cul­tu­ra chi­na, si a par­tir de ese mo­men­to se rea­li­zan cier­tas prác­ti­cas, es po­si­ble di­ri­gir esa de­fi­ni­ción ha­cia el de­seo per­so­nal de te­ner un hi­jo o una hi­ja.

La téc­ni­ca es muy sen­ci­lla: si se quie­re te­ner una ni­ña, es pre­ci­so con­se­guir una pie­dra de ja­de o una per­la blan­ca y te­ner­la cer­ca, to­car­la, ju­gar con ella. Rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fe­me­ni­nas (yin). Si en cam­bio el de­seo es que sea un ni­ño, la prác­ti­ca de­be ser bá­si­ca­men­te fí­si­ca(yang); an­ti­gua­men­te la in­di­ca­da era la ar­que­ría, cla­ro que, ac­tual­men­te, qui­zás se di­fi­cul­te un po­co lle­var­la a ca­bo, pe­ro con ha­cer los mo­vi­mien­tos con un ar­co ima­gi­na­rio se­ría su­fi­cien­te. To­do es cues­tión de pro­bar y com­pro­bar si el vie­jo mi­to es cier­to.

Cui­da­dos post par­to

La ce­sá­rea y la in­duc­ción del par­to cuan­do no son por ra­zo­nes de fuer­za ma­yor, no son bien vis­tas por la medicina chi­na, por­que con­si­de­ra que ca­da per­so­na tie­ne un mo­men­to jus­to pa­ra lle­gar a es­ta tie­rra, de­ter­mi­na­do por Tao (Dios)

y la Na­tu­ra­le­za, y si eso se al­te­ra, el es­pí­ri­tu del ni­ño no coin­ci­di­rá con el de su cuer­po. Pa­ra pro­cu­rar la bue­na sa­lud y recuperación de la ma­dre y el ni­ño es ne­ce­sa­rio to­mar al­gu­nos re­cau­dos mas que im­por­tan­tes lue­go del na­ci­mien­to. Vea­mos:

El be­bé: no de­be­ría sa­lir de su ca­sa du­ran­te los pri­me­ros cien días (has­ta que pue­da le­van­tar la ca­be­za por sí so­lo), de lo con­tra­rio po­dría en­fer­mar­se por­que su piel es aún muy de­li­ca­da y no pue­de ac­tuar co­mo ba­rre­ra. Se con­si­de­ra que re­cién a par­tir de los tres me­ses está ap­to pa­ra en­fren­tar­se al mun­do ex­terno. Tam­po­co se lo pue­de ex­po­ner al sol di­rec­to, es­pe­cial­men­te en ve­rano.

La ma­má: du­ran­te los pri­me­ros trein­ta días es ne­ce­sa­rio que des­can­se mu­cho tiem­po y ten­ga una ali­men­ta­ción va­ria­da y par­ti­cu­lar­men­te abun­dan­te, pa­ra re­cu­pe­rar to­da la ener­gía per­di­da du­ran­te el par­to. Es­pa­ciar el la­va­do del ca­be­llo en es­te lap­so evi­ta­rá los fu­tu­ros do­lo­res de ca­be­za. Cambiar la du­cha por ba­ños de in­mer­sión con agre­ga­dos de hier­bas ayu­da­rá a to­ni­fi­car el cuer­po. Rea­li­zar po­co ejer­ci­cio y es­fuer­zo fí­si­co. No to­mar sol en ve­rano, ni ex­po­ner­se al frío en in­vierno.

Tén­ga­se en cuen­ta que la le­che ma­ter­na es siem­pre el me­jor ali­men­to pa­ra el re­cién na­ci­do, has­ta (co­mo mí­ni­mo) el año de edad. Pa­ra pro­cu­rar la bue­na ca­li­dad y can­ti­dad de la le­che, es con­ve­nien­te que la ma­má in­clu­ya so­pas en su ali­men­ta­ción, es­pe­cial­men­te las de pes­ca­do

(por ejem­plo, sal­món).

Cau­sas de la in­fer­ti­li­dad fe­me­ni­na

Se­gún el maestro Liú Ming, una de las cau­sas más co­mu­nes por las cua­les las mu­je­res jó­ve­nes no pue­den que­dar em­ba­ra­za­das es la ma­ne­ra in­co­rrec­ta que tie­nen de ves­tir­se. Por ejem­plo, los pan­ta­lo­nes de ti­ro cor­to y muy ajus­ta­dos obran co­mo una ba­rre­ra efi­caz pa­ra la ener­gía, crean un cor­te en la ru­ta ener­gé­ti­ca, jus­to a la al­tu­ra del úte­ro y los ova­rios, en­tor­pe­cien­do la cir­cu­la­ción.Lo ideal pa­ra quie­nes usan pan­ta­lo­nes es bus­car un mo­de­lo que cu­bra el om­bli­go y que no aprie­te la zo­na pél­vi­ca.

El om­bli­go es con­si­de­ra­do el cen­tro ener­gé­ti­co del cuer­po de la mu­jer y está re­la­cio­na­do con la fer­ti­li­dad, por eso si que­da ex­pues­to al frío, vien­to, etc, se cor­ta la ar­mo­nía ne­ce­sa­ria a la ho­ra de in­ten­tar con­ce­bir.

Po­ner­le un pier­cing tam­po­co es re­co­men­da­ble por­que por la lí­nea cen­tral del ab­do­men pa­sa un me­ri­diano lla­ma­do Ren Mai (va­so de la con­cep­ción) y pre­ci­sa­men­te en el om­bli­go se en­cuen­tra un pun­to del mis­mo. Al co­lo­car el aro u otro adorno se in­te­rrum­pe ese pun­to ener­gé­ti­co.

Cua­tro de­dos de­ba­jo del om­bli­go se en­cuen­tra el Pun­to Por­tón, allí está el cen­tro de ener­gía del cuer­po y coin­ci­de con la ubi­ca­ción del úte­ro.

Las nue­ve lu­nas de Orien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.