Res­pi­ra­cíon ute­ri­na

TAO - Tomo I - - Embarazo -

El ma­ne­jo de la res­pi­ra­ción pro­fun­da es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar oxi­ge­nar co­rrec­ta­men­te al úte­ro y al be­bé que cre­ce en él.

Cuan­do res­pi­ra­mos au­to­má­ti­ca­men­te, sin con­cen­trar­nos en el mo­vi­mien­to del dia­frag­ma y el in­gre­so-egre­so del ai­re, so­lo se lle­ga a oxi­ge­nar (y car­gar de ener­gía) una par­te de nues­tro or­ga­nis­mo. Por el con­tra­rio, si va­rias ve­ces al día, por es­pa­cios cor­tos de tiem­po, res­pi­ra­mos en for­ma cons­cien­te, lo­gra­re­mos que el ai­re que en­tra por la na­riz lle­gue has­ta la pun­ta de los de­dos del pie, to­can­do ab­so­lu­ta­men­te ca­da fi­bra del cuer­po.

Do­mi­nar la téc­ni­ca de res­pi­ra­ción pro­fun­da im­pli­ca mu­cha cons­tan­cia y con­cen­tra­ción, pe­ro los re­sul­ta­dos va­len la pe­na. Có­mo ha­cer los ejer­ci­cios:

Pri­me­ro de­be­mos bus­car un lu­gar con­for­ta­ble, pue­de ser en ca­sa, en un par­que al ai­re li­bre o cual­quier si­tio que se sien­ta pla­cen­te­ro.

Sen­tar­se con la es­pal­da bien rec­ta, los an­te­bra­zos sua­ve­men­te apo­ya­dos so­bre los mus­los, las palmas ha­cia arri­ba y las plan­tas de los pies apo­ya­dos en el sue­lo.

La ca­ra re­la­ja­da y los ojos ce­rra­dos sua­ve­men­te. To­mar ai­re por la na­riz, sua­ve y pro­fun­da­men­te, sin es­fuer­zo. Ex­ha­lar por la bo­ca con un po­co más de fuer­za, pe­ro sin exa­ge­rar, sua­ve­men­te.

Al ins­pi­rar ha­cer­lo pen­san­do, ima­gi­nan­do el re­co­rri­do del ai­re, con si fue­se agua lle­nan­do un re­ci­pien­te. Sen­tir su pa­so por ca­da lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.