Cuer­po y men­te en Ar­mo­nia

TAO - Tomo I - - Embarazo -

El Tai Chi es una prác­ti­ca orien­tal que tie­ne co­mo fi­na­li­dad el co­no­ci­mien­to de la ener­gía in­ter­na pa­ra lo­grar el equi­li­brio del Yin y el Yang. En ella se in­clu­yen ejer­ci­cios pa­ra el cui­da­do de la sa­lud co­mo la me­di­ta­ción, el Chi Kung y el Zhàn Zhuàng (Pa­ra­do co­mo un pos­te).

Rea­li­za­do re­gu­lar­men­te, es po­si­ble al­can­zar una men­te des­pe­ja­da, lo que ge­ne­ra un des­plie­gue de sa­lud y crea­ti­vi­dad. Así lo de­mues­tra la ac­triz Ma­ría So­cas, quien cuen­ta que em­pe­zó a prac­ti­car Tai Chi ha­ce mu­chos años cuan­do es­tu­dia­ba tea­tro.

““Fue el maestro Carlos Gan­dol­fo quien nos su­gi­rió al gru­po de ac­to­res que es­tu­diá­ba­mos en ese mo­men­to con él que hi­cié­ra­mos Tai Chi – re­cuer­da Ma­ría. Y me enamo­ré de es­ta prác­ti­ca. Siem­pre es­pe­ré a esa per­so­na es­pe­cial a quien yo pu­die­ra con­si­de­rar mi maestro. Y así fue: ha­ce cua­tro años que prac­ti­co con el maestro Liú Ming, to­dos los días, de lu­nes a sá­ba­dos, en­tre tres y cua­tro ho­ras. Ja­más se sus­pen­den las cla­ses. Tam­bién, una vez al año ha­go el Re­ti­ro Taois­ta de una se­ma­na, or­ga­ni­za­do por el maestro”. En cuan­to a los be­ne­fi­cios que ex­pe­ri­men­tó me­dian­te la prác­ti­ca del Tai Chi, Ma­ría afir­ma: “Por ejem­plo, no me en­gri­po, creo que me subie­ron las de­fen­sas del or­ga­nis­mo y des­apa­re­cie­ron

La ac­triz Ma­ría So­cas con­ver­ti­da en una guía de lu­jo pa­ra in­tro­du­cir­nos en la prác­ti­ca de es­te ar­te mi­le­na­rio que per­mi­te el co­no­ci­mien­to de la ener­gía in­ter­na pa­ra lo­grar el equi­li­brio

del Yin y el Yang.

los do­lo­res de es­pal­da y hom­bros. Se sien­te una ener­gía más es­ta­ble y se desa­rro­lla una ca­pa­ci­dad par­ti­cu­lar pa­ra no abu­sar de ella. Tam­bién se apren­de a re­co­no­cer los es­ta­dos de áni­mo que nos ha­cen mal y así se van mo­di­fi­can­do por sí mis­mos; es­ta es una prác­ti­ca de enamo­ra­mien­to en­tre el cie­lo y la tie­rra, por eso los sen­ti­mien­tos se van dul­ci­fi­can­do y el ca­rác­ter for­ta­le­cien­do”.

Pre­pa­ra­ción pa­ra los ejer­ci­cios

La con­cien­cia de que que­re­mos un cam­bio es el mo­tor: en el es­ta­do de áni­mo en el que es­te­mos nos dis­po­ne­mos a la prác­ti­ca. La frus­tra­ción no apa­re­ce, con la acep­ta­ción de que las co­sas nun­ca son per­fec­tas. Al abrir­nos la po­si­bi­li­dad de que­dar­nos quie­tos la men­te se va cal­man­do, la res­pi­ra­ción vuel­ve a ser na­tu­ral­men­te pro­fun­da, y la ener­gía va lle­na­do ca­da

cé­lu­la de nues­tro cuer­po. Pe­ro vea­mos al­gu­nas de las pos­tu­ras que nos mues­tra y ex­pli­ca Ma­ría:

1-Pos­te de pin­char y le­van­tar ( Tí chà zhuàng )

Tam­bién se lo lla­ma “Pa­ra­do co­mo un pino”, y esa es la ac­ti­tud, per­ma­ne­cer al­to y er­gui­do.s Pa­ra-

dos, con los pies pa­ra­le­los y se­pa­ra­dos al an­cho de los hom­bros. Las ma­nos de­ben es­tar le­ve­men­te se­pa­ra­das de las pier­nas y las palmas en di­rec­ción a los mus­los. Las ore­jas ali­nea­das con los hom­bros, la pun­ta de la len­gua ha­cien­do con­tac­to con el pa­la­dar su­pe­rior y la na­riz ali­nea­da con el om­bli­go (que es nues­tro cen­tro de gra­ve­dad). En es­ta prác­ti­ca se ha­bla de “le­van­tar” la ener­gía Yin, es­ta sube des­de los pul­ga­res de los pies, pa­san­do por el ar­co, los ta­lo­nes y la­do in­terno de las pier­nas has­ta lle­gar al pe­ri­neo. Des­de allí si­gue su­bien­do por el cen­tro del tor­so (nues­tro eje, la co­lum­na) has­ta la co­ro­ni­lla en lo al­to de la ca­be­za.

En los bra­zos sube por el la­do ex­terno, par­tien­do de las uñas, pa­san­do por el dor­so de la mano, has­ta lle­gar a los hom­bros y des­de ahí has­ta la co­ro­ni­lla. Lue­go “pin­cha ha­cia aba­jo”, es de­cir, la ener­gía Yang, que ba­ja des­de la co­ro­ni­lla cu­bre por to­da la su­per­fi­cie del cuer­po has­ta los la­te­ra­les ex­ter­nos de los pies. En es­te ca­mino de des­cen­so cuan­do el Chí lle­ga a los hom­bros pa­sa a las axi­las y de ahí ba­ja por el la­do in­terno del bra­zo has­ta las palmas de las ma­nos y pun­tas de los de­dos.

Las ma­nos apun­tan ha­cia la tie­rra co­mo lan­zas y le­van­tan de la tie­rra co­mo gan­chos. Es la pos­tu­ra en la que el cuer­po tie­ne más fuer­za pa­ra lle­var al­go.

2-Pos­te de do­mes­ti­car al dra­gón (Xián­glóng zhuàng)

El dra­gón del que se ha­bla en es­ta prác­ti­ca es la co­lum­na ver­te­bral; se tra­ta de “do­mes­ti­car­la”, pa­ra que de es­ta for­ma se man­ten­ga fle­xi­ble y elás­ti­ca.

Se da un pa­so ha­cia ade­lan­te, los dos ta­lo­nes man­tie­nen la mis­ma lí­nea y siem­pre apo­ya­dos en el pi­so; la pun­ta del pie de atrás abier­ta a 45°. La pier­na de atrás es­ti­ra­da, sin ten­sio­nar, si­guien­do una lí­nea que se con­ti­núa por la co­lum­na has­ta la co­ro­ni­lla, y por el bra­zo del mis­mo la­do has­ta la mano (pier­na-co­lum­na-bra­zo).

Es­ta lí­nea que va des­de el ta­lón has­ta la mano es co­mo una ar­co lis­to pa­ra dis­pa­rar una fle­cha. El tor­so ha­ce una le­ve tor­sión pa­ra que la ca­be­za mi­re al la­do opues­to del bra­zo le­van­ta­do.

Las palmas mi­ran­do a los pies, si­guien­do la mis­ma di­rec­ción que és­tos. La distribución del pe­so es de 60% en la pier­na de ade­lan­te y 40% en la de atrás y con el tiem­po se pue­de pa­sar a 70% en la pier­na de ade­lan­te y 30% en la de atrás. Se ha­ce de un la­do y del otro.

3-Pos­te de pre­sio­nar con el pie ha­cia aba­jo y pi­sar (Dang tà zhuàng)

Pa­ra­da so­bre una so­la pier­na; la otra fle­xio­na­da con la ro­di­lla le­van­ta­da a la al­tu­ra de la ca­de­ra, el pie con el ta­lón apun­tan­do al pi­so ( co­mo si fué­se­mos a gol­pear al­go) y el res­to ha­cia arri­ba. Los bra­zos se for­man co­mo si es­tu­vié­se­mos abra­zan­do un ár­bol, pe­ro uno más ade­lan­te que el otro. La mano del bra­zo de ade­lan­te se si­túa a la al­tu­ra del men­tón, la pal­ma ha­cien­do con­tac­to con el Chí del cen­tro del pe­cho. La mano del bra­zo de atrás a la al­tu­ra del co­ra­zón, pro­te­gien­do.

En re­la­ción a los an­te­bra­zos, la par­te más cer­ca­na a la mano tie­ne con­tac­to con el cie­lo y la par­te cer­ca­na al co­do tie­ne con­tac­to con la tie­rra.

Pa­ra sos­te­ner el equi­li­brio es muy im­por­tan­te el or­den en la re­la­ción de los tres Dan Tian (cen­tros de ener­gía): el Dan Tian In­fe­rior (zo­na del om­bli­go) sos­tie­ne el cuer­po, de­be es­tar bien fir­me; el Dan Tian Me­dio (cen­tro del pe­cho), man­tie­ne los in­ter­cam­bios del cuer­po, de­be es­tar bien er­gui­do; el Dan Tian Su­pe­rior (cen­tro de la ca­be­za) man­tie­ne la men­te cla­ra, de­be es­tar de­re­cha, mi­ran­do a un pun­to fi­jo.

Se ha­ce de un la­do y del otro.

4-Pos­te del caos ori­gi­nal

(Hùn­yuán Zhuàng)

Nue­va­men­te la pos­tu­ra de los bra­zos es co­mo si es­tu­vié­se­mos abra­zan­do el tron­co de un ár­bol.

Las ma­nos co­mo ga­rras, con las uñas cla­va­das en la cor­te­za.

El mo­vi­mien­to con ellos es: lo lle­va­mos ha­cia arri­ba, aba­jo, a la de­re­cha, a la iz­quier­da, ade­lan­te y atrás. Es­to per­mi­te ex­pan­sión de los múscu­los y los ten­do­nes que, al abrir­se, per­mi­ten que la san­gre y el Chí pue­dan cir­cu­lar de me­jor ma­ne­ra.

En cuan­to a las pier­nas, una de­be ir ade­lan­te sin fle­xio­nar y con el pie que apun­ta al fren­te y la otra le­ve­men­te fle­xio­na­da atrás y con el pie per­fec­ta­men­te per­pen­di­cu­lar con res­pec­to al otro.

El 70% del pe­so del cuer­po lo so­por­ta la pier­na pos­te­rior y 30% en la pier­na que abre el pa­so ha­cia ade­lan­te.

Los bra­zos equi­li­bran,

con el 70% en el bra­zo de ade­lan­te y el 30% en el bra­zo de atrás. La mano del bra­zo de ade­lan­te a la al­tu­ra del men­tón la mano del bra­zo de atrás a la al­tu­ra del co­ra­zón. Las cin­co vér­te­bras lum­ba­res (cin­tu­ra), se man­tie­nen fir­mes, sos­tie­nen, no se mue­ven.

Las dor­sa­les (tor­so), se mue­ven más sua­ve­men­te, acom­pa­ñan­do los bra­zos.

Se ha­ce de un la­do y del otro.

5-Me­di­ta­ción del Lo­to

Sa­bio

Nos sen­ta­mos en la pos­tu­ra del me­dio lo­to: las pier­nas cru­za­das y las ma­nos des­can­san­do so­bre el re­ga­zo for­man­do con las ma­nos una ho­ja de lo­to o una go­ta de agua. Nos con­cen­tra­mos vi­sua­li­zan­do una flor de lo­to flo­tan­do so­bre el Dan Tian (ba­jo vien­tre), es­pa­cio que se co­rres­pon­de con el ele­men­to Agua, que es ener­gía Yin. Den­tro del agua del ba­jo vien­tre está la ener­gía lla­ma­da “Yang ver­da­de­ro”, vi­sua­li­za­mos una lla­mi­ta de fue­go que ar­de den­tro del agua man­te­nién­do­la siem­pre ti­bia.

Es el “fue­go ver­da­de­ro de la me­di­ta­ción pro­fun­da”.

In­ha­la­mos y la flor de lo­to se abre y ema­na su bri­llo ex­pan­dién­do­se a to­do nues­tro cuer­po; cuan­do ex­ha­la­mos, se cie­rra y al mis­mo tiem­po se avi­va el fue­go que ar­de den­tro del agua del ba­jo vien­tre.

Con es­ta prác­ti­ca equi­li­bra­mos per­fec­tam­ne­te nues­tra ener­gía, pu­ri­fi­ca­mos efec­ti­vam­ne­te el nues­tro cuer­po, nues­tro co­ra­zón y el Chí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.