EL DRAGON Y EL AVE FENIX

TAO - Tomo I - - Mitología -

El Dra­gón y el Ave Fé­nix son dos de las cria­tu­ras mí­ti­cas más im­por­tan­tes en la his­to­ria de la cul­tu­ra chi­na. Es­tán aso­cia­das con la bue­na for­tu­na, la sa­bi­du­ría y la pros­pe­ri­dad; cuan­do es­tán uni­das re­pre­sen­tan el ba­lan­ce de fuer­zas,Yin Yang, ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner en or­den y ar­mo­nía al mun­do.

Jun­tas o se­pa­ra­das son los íco­nos más usua­les en las ar­tes de­co­ra­ti­vas chi­nas y, se­gún ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos , ya en el Neo­lí­ti­co (ha­ce 6000 años) eran sím­bo­los de bue­na for­tu­na en Chi­na.

El dra­gón: es una cria­tu­ra be­ne­vo­len­te que me­dia en­tre los reinos de la tie­rra y los cie­los con el po­der de go­ber­nar y con­tro­lar las llu­vias, el agua y el cli­ma. En épo­cas de sequía los dra­go­nes po­dían ofre­cer agua pre­cio­sa, y en épo­cas de inun­da­ción po­dían de­te­ner las llu­vias y acla­rar el cie­lo. Via­jan­do en­tre la tie­rra y los cie­los los dra­go­nes eran con­si­de­ra­dos las mon­tu­ras de los dio­ses.

El dra­gón apa­re­ce en una gran va­rie­dad de for­mas má­gi­cas. Pue­de ser lar­go o cor­to, pe­que­ño o gi­gan­te, pu­dien­do ha­bi­tar en cual­quier lu­gar des­de las pro- fun­di­da­des de la tie­rra has­ta las al­tu­ras.

Du­ran­te la di­nas­tía Han el dra­gón desa­rro­lló su for­ma de ani­mal com­pues­to, con una ca­be­za de ca­me­llo, ga­rras de águi­la y pa­tas de ti­gre. Es uno de los do­ce sig­nos del zo­día­co chino.

El fé­nix: es con­si­de­ra­do co­mo Rey de las Aves, es un mí­ti­co sím­bo­lo fe­me­nino. Está com­pues­to de par­tes de dis­tin­tas es­pe­cies: ca­be­za de ga­llo, cue­llo de ser­pien­te, pi­co de go­lon­dri­na, es­pal­da de tor­tu­ga. Pe­ro los an­ti­guos ar­tis­tas chinos no res­pe­ta­ron es­ta des­crip­ción cuan­do lo re­pre­sen­ta­ron y pre­fi­rie­ron pin­tar­la co­mo un ave her­mo­sa, con par­tes de pa­vo real, fai­sán y ave del pa­raí­so.

Las plu­mas de es­ta ave so­bre­na­tu­ral, en­car­na­ción de las cin­co vir­tu­des -be­ne­vo­len­cia, rec­ti­tud, pro­pie­dad, sa­bi­du­ría y sin­ce­ri­dad- eran una amal­ga­ma de los cin­co co­lo­res que las re­pre­sen­ta­ban: ro­jo, ama­ri­llo, blan­co, ne­gro y azul. Las plu­mas de la co­la eran ador­na­das con ojos de pa­vo real, tal co­mo fue pin­ta­do por Zong-Zhou Wang.

Co­mo re­pre­sen­ta­ción de las cin­co vir­tu­des, el fé­nix no las­ti­ma­ba a nin­gún ser vi­vo, ni si­quie­ra a un in­sec­to. Só­lo se po­sa­ba en el más re­fi­na­do ár­bol de fir­mia­na (pa­ra­sol chino), to­man­do y co­mien­do só­lo se­mi­llas de bam­bú, agua dul­ce de ma­nan­tial y

sien­do aman­te de la mú­si­ca.

En un co­mien­zo no ha­bía un fé­nix sino dos, el ma­cho y la hem­bra y jun­tos sim­bo­li­za­ban la unión; fue más tar­de que el fé­nix pa­só a sim­bo­li­zar el prin­ci­pio fe­me­nino Yin y el dra­gón el prin­ci­pio mas­cu­lino Yang.

Por to­do es­to cuan­do al­guien afir­ma­ba ha­ber vis­to un fé­nix o un dra­gón se con­si­de­ra­ba un signo muy aus­pi­cio­so y se de­cía que anun­cia­ba un glo­rio­so pe­río­do de paz y pros­pe­ri­dad pa­ra la gen­te y el país.

Es­to se re­fle­ja en un an­ti­guo pro­ver­bio que di­ce:

Cuan­do el dra­gón re­mon­ta vue­lo y el fé­nix bai­la, la gen­te va a go­zar de años de fe­li­ci­dad, tra­yen­do paz y tran­qui­li­dad pa­ra to­dos ba­jo el cie­lo.

El dra­gón y el fé­nix eran tam­bién con fre­cuen­cia me­tá­fo­ras en la an­ti­gua Chi­na pa­ra el sa­bio y el ca­ba­lle­ro. Por ejem­plo, Con­fu­cio so­lía com­pa­rar a Lao Tsé con un dra­gón, am­bos es­pí­ri­tus re­ser­va­dos y eva­si­vos ca­pa­ces de tras­cen­der li­bre­men­te las fron­te­ras en­tre el cie­lo y la tie­rra.

Tam­bién se di­ce que Lao Tsé com­pa­ró la sa­bi­du­ría y la gra­cia de Con­fu­cio con las ele­va­das vir­tu­des del fé­nix. Pa­ra am­bos sa­bios la be­ne­vo­len­cia era la más al­ta vir­tud en la re­la­ción con los de­más.

El fé­nix era un sím­bo­lo de que el go­ber­nan­te era ho­no­ra­ble y jus­to, por esa ra­zón cuan­do Con­fu­cio di­jo que “el fé­nix ya no apa­re­cía” se re­fe­ría a que el go­bierno era co­rrup­to y que no te­nía pers­pec­ti­vas de me­jo­rar.

El dra­gón ter­mi­nó re­pre­sen­tan­do al em­pe­ra­dor a par­tir de la di­nas­tía Qin, cuan­do Qin Shihuáng -Pri­mer Em­pe­ra­dor de Chi­na­se pro­cla­mó a sí mis­mo des­cen­dien­te del Dra­gón, mien­tras que el fé­nix pa­só a ser la en­car­na­ción se su pa­re­ja, la em­pe­ra­triz, re­pre­sen­tan­do la es­ta­bi­li­dad del po­der en la Chi­na di­nás­ti­ca, el de­seo de or­den y equi­li­brio de la so­cie­dad chi­na y la fe­li­ci­dad con­yu­gal.

Co­mo sím­bo­lo del em­pe­ra­dor re­pre­sen­ta la fer­ti­li­dad, mien­tras que el fé­nix en­car­na la ca­li­dez del sol y ayu­da a pro­du­cir des­cen­dien­tes va­ro­nes. Cuan­do las imá­ge­nes de am­bos (dra­gón y fé­nix) es­tán ca­ra a ca­ra, trans­mi­ten el men­sa­je de una unión fe­liz y son un buen pre­sa­gio ob­se­quiar a los re­cién ca­sa­dos con la fra­se ‘Dra­gón y fé­nix trai­gan bue­nos aus­pi­cios’.

La ma­yo­ría de las ve­ces, el dra­gón apa­re­ce a la de­re­cha y el fé­nix a la iz­quier­da.

Es­tas imá­ge­nes se uti­li­zan en la de­co­ra­ción de la ar­qui­tec­tu­ra de los pa­la­cios, en el es­tam­pa­do de te­las pa­ra tra­jes, ro­pa de ca­ma, etc., en or­na­men­tos ce­re­mo­nia­les de ja­de, par­ques y jar­di­nes, pin­ta­das en flo­re­ros, ja­rro­nes y cu­bier­tas de li­bros, en­tre otros.Co­mo ca­si to­do en Chi­na, es­ta es una cos­tum­bre mi­le­na­ria trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción que fue mu­tan­do un po­co su as­pec­to a tra­vés de los si­glos, pe­ro sus va­lo­res per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles: el res­pe­to por los es­pí­ri­tus y los de­seos de bue­na for­tu­na, ar­mo­nía y sta­tus so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.