CA­SAS CON BUE­NA ON­DA

TAO - Tomo I - - Feng Shui -

El feng shui, ar­te mi­le­na­rio que tie­ne co­mo ob­je­to lo­grar am­bien­tes ener­gé­ti­ca­men­te ar­mó­ni­cos pa­ra sus ha­bi­tan­tes, tie­ne al­gu­nas re­glas que no vie­ne mal ob­ser­var a la ho­ra de cons­truir o com­prar una vi­vien­da.

Siem­pre que sea po­si­ble, pres­tar aten­ción a sus con­se­jos pue­de me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos de nues­tra vi­da con só­lo cambiar al­gu­nos de­ta­lles.

Por ejem­plo, la puer­ta prin­ci­pal de la ca­sa tie­ne una es­pe­cial re­la­ción con lo bueno o ma­lo que ocu­rra en ella, de­bi­do a que es por allí por don­de in­gre­sa­rá la ener­gía (Chi). Por eso tie­ne que te­ner ma­yor ta­ma­ño que el res­to de las puer­tas de la ca­sa, si no, to­do lo bueno que en­tra por la prin­ci­pal, se irá por la otra de ma­yor ta­ma­ño. Y lo que se es­ca­bu­lle no es so­la­men­te la ener­gía po­si­ti­va, tam­bién la pla­ta y lo bueno que ha­ya­mos con­se­gui­do. Y en es­to tam­bién va­le la puer­ta bal­cón. Pa­ra sub­sa­nar es­te in­con­ve­nien­te bas­ta­rá con cu­brir la aber­tu­ra con una cor­ti­na. Y en el ca­so del ven­ta­nal, abrir na­da más que una par­te sin que su­pere el ta­ma­ño de la puer­ta prin­ci­pal.

El lu­gar que ocu­pa la puer­ta tam­bién es im­por­tan­te. No es bueno que la de en­tra­da a la ca­sa o edi­fi­cio o las in­ter­nas que­den di­rec­ta­men­te en­fren­ta­das, en es­pe­cial si tie­nen el mis­mo ta­ma­ño. Se­gu­ro ha­brá pe­leas en­tre sus ha­bi­tan­tes. Pa­ra sub­sa­nar es­te in­con­ve­nien­te pue­den co­lo­car­se cor­ti­nas en dos pa­ños que cu­bran has­ta la mi­tad de la puer­ta, rea­li­za­das en

Có­mo pue­de in­fluir la ubi­ca­ción o el ta­ma­ño de la puer­ta de la ca­sa en la sa­lud o la

for­tu­na de sus ha­bi­tan­tes. Có­mo ar­mo­ni­zar los am­bien­tes y con­se­jos prác­ti­cos

pa­ra equi­li­brar la ener­gía del ho­gar.

un gé­ne­ro que per­mi­ta un sua­ve mo­vi­mien­to, ca­paz de trans­for­mar la ma­la ener­gía que se

ge­ne­re en­tre los in­di­vi­duos en ar­mo­nía.

Cuan­do la en­tra­da prin­ci­pal se en­cuen­tra al fi­nal del pa­si­llo es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de un co­rre­dor de ener­gía ne­ga­ti­va que apun­ta di­rec­ta­men­te a la vi­vien­da (fle­chas en­ve­ne­na­das). Pue­den re­pe­tir­se en­fer­me­da­des y ma­les­ta­res.

¿La so­lu­ción? Co­lo­car en ese lu­gar una do­ble puer­ta.

Los co­lo­res uti­li­za­dos tam­bién in­flu­yen. Las puer­tas pin­ta­das de ne­gro atraen ener­gía ne­ga­ti­va. El blan­co y ver­de en ge­ne­ral son los co­lo­res que más ar­mo­ni­zan.

En Chi­na la ma­yo­ría de las ca­sas tie­nen puer­tas de co­lor ro­jo, por­que re­pre­sen­ta al ele­men­to fue­go que co­rres­pon­de a la ener­gía Yang , que es muy po­si­ti­va.

La im­por­tan­cia del fel­pu­do

Ade­más de man­te­ner más lim­pios los pi­sos de la ca­sa, el fel­pu­do es muy útil pa­ra re­pe­ler la ma­la on­da. Los más in­di­ca­dos son los que for­man un me­dio círcu­lo y con di­se­ños si­mi­la­res a ra­yos de sol o lí­neas apun­tan­do ha­cia fue­ra de la ca­sa.

Ade­más es­te ele­men­to obli­ga a dar en­tre dos y tres pa­sos an­tes de en­trar, lo cual ayu­da pa­ra de­jar to­do lo ne­ga­ti­vo del la­do de afue­ra.

La ubi­ca­ción de la ca­sa tam­bién es im­por­tan­te. Si está fren­te a una ca­lle se­rá di­fí­cil ar­mo­ni­zar­la y pue­den reite­ra­se las pe­leas fa­mi­lia­res y es­pe­cial­men­te pro­ble­mas de pa­re­ja. La so­lu­ción más efec­ti­va es plan­tar un sau­ce al cos­ta­do de la en­tra­da pe­ro que no ta­pe la puer­ta.

El feng shui no acon­se­ja po­ner la puer­ta en una ocha­va, pe­ro si no que­da más re­me­dio, po­ner plan­tas del ti­po de cre­ci­mien­to ver­ti­cal a ca­da la­do de la en­tra­da en cues­tión o en su de­fec­to un par de es­pe­jos, ayu­da­rá a re­fle­jar y evi­tar el in­gre­so de la ma­la ener­gía.

El lu­gar de las plan­tas

Los ár­bo­les son ge­ne­ra­do­res de ener­gía pe­ro si es­tán mal ubi­ca­dos com­pe­ti­rán por ella con las per­so­nas. Pa­ra la cul­tu­ra chi­na tam­bién son men­sa­je­ros de sus due­ños y hay que sa­ber es­cu­char­los, no só­lo ador­nan son se­res vi­vos.

Si exis­tie­ra un ár­bol de gran por­te en el te­rreno don­de nos dis­po­ne­mos a cons­truir nues­tra ca­sa, es ne­ce­sa­rio di­se­ñar los pla­nos de ma­ne­ra tal que no sea ne­ce­sa­rio sa­car­lo ni po­dar­lo, por­que tie­nen una ener­gía bue­na y muy con­cen­tra­da en su ta­llo, qui­tar­lo so­la­men­te trae­rá su­fri­mien­to a nues­tra vi­da.

En los fren­tes de las ca­sas es fun­da­men­tal que ha­ya ár­bo­les, ya que son gran­des ar­mo­ni­za­do­res de la ener­gía que en­tra a la vi­vien­da. Si se co­lo­can de a dos, uno a ca­da la­do de la en­tra­da de la ca­lle a la ca­sa, pro­te­ge­rán do­ble­men­te.

Sin em­bar­go al plan­tar­los, se de­ben to­mar al­gu­nos im­por­tan­tes re­cau­dos pa­ra que el feng shui no fun­cio­ne de ma­ne­ra in­ver­sa a la que es­pe­ra­mos. Vea­mos:

-Nun­ca de­ben es­tar muy cer­ca de la en­tra­da, ya que sus raí­ces pue­den des­pla­zar­se por de­ba­jo de la ca­sa “chu­pan­do” la ener­gía de ese lu­gar.

-Nun­ca sus ra­mas de­ben cu­brir los te­chos.

-Las ho­jas se­cas no de­ben acu­mu­lar­se en la en­tra­da, ni en el pa­tio o la ve­re­da. Hay que eli­mi­nar­las rá­pi­da­men­te por­que atraen ma­la ener­gía.

Es­pe­cies re­co­men­da­das

Sau­ce: es muy bueno, hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do por­que es­ta es­pe­cie trans­mu­ta la ener­gía: si se está bien pa­sa a

mal y vi­ce­ver­sa.

Bam­bú: ideal co­mo ba­rre­ra de cho­que con­tra la ener­gía no­ci­va de un mal ve­cino o lu­gar, co­mo un hos­pi­tal o una fu­ne­ra­ria. Se pue­de co­lo­car en bal­co­nes, me­dia­ne­ras, fren­tes, etc. Es un gran pu­ri­fi­ca­dor de ener­gía. Tam­bién re­pre­sen­tan la lon­ge­vi­dad de las per­so­nas. En Chi­na el bam­bú es una plan­ta muy usa­da de cre­ci­mien­to rá­pi­do y es res­pe­ta­da por­que, cuan­do aún no so­bre­pa­só la su­per­fi­cie de la tie­rra, ya tie­ne una gran for­ta­le­za. Su cre­ci­mien­to (son muy al­tas) es cues­tión de días. A las per­so­nas fuer­tes se las com­pa­ra con es­ta plan­ta.

Las no re­co­men­da­bles

Pa­lo bo­rra­cho: pro­vo­ca va­rias en­fer­me­da­des. Pa­ra con­tra­rres­tar el efec­to se pue­de atar en la par­te su­pe­rior una cin­ta ro­ja.

Bon­sai: no son muy con­ve­nien­tes por­que re­pre­sen­tan el cre­ci­mien­to re­pri­mi­do de una es­pe­cie y de su su­fri­mien­to.

Cac­tus:so­la­men­te pue­de usar­se en el ex­te­rior de la ca­sa y le­jos de la mis­ma, pues se su­po­ne que las es­pi­nas ac­túan co­mo fle­chas en­ve­ne­na­das (ma­la ener­gía).

Ci­rue­lo: se­gún las mi­le­na­rias creen­cias chi­nas, es­ta plan­ta pro­pi­cia el li­ber­ti­na­je y el al­coho­lis­mo en­tre los hom­bres de la ca­sa.

No a la na­tu­ra­le­za muer­ta en la de­co­ra­ción

Es muy co­mún que en de­ter­mi­na­do ti­po de cons­truc­ción, co­mo en el es­ti­lo country o rús­ti­co, se uti­li­cen co­mo de­co­ra­ción las ca­ñas se­cas en ma­ce­tas o for­man­do un es­pa­cio de­ter­mi­na­do en el jar­dín.

Sin em­bar­go es­te ti­po de de­co­ra­ción no es lo me­jor pa­ra la co­rrec­ta cir­cu­la­ción de la ener­gía.

Pa­sa lo mis­mo con las plan­tas di­se­ca­das, las de te­la o de otro ma­te­rial del ti­po ar­ti­fi­cial. La ener­gía que se con­si­gue con es­tos ele­men­tos es real­mne­te ne­ga­ti­va por­que no es al­go ver­da­de­ro. Las plan­tas na­tu­ra­les son la me­jor op­ción, de lo con­tra­rio es me­jor no co­lo­car na­da, tan­to en in­te­rio­res co­mo en ex­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.