El men­sa­je de los ár­bo­les

TAO - Tomo I - - Feng Shui -

Ar­bol con nu­dos muy no­to­rios: no so­la­men­te trae ma­la suer­te a los ha­bi­tan­tes de la ca­sa, sino tam­bién do­lo­res en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Au­sen­cia de ár­bo­les: el ver­de de las plan­tas re­pre­sen­ta la ener­gía po­si­ti­va que se ha­ce ex­ten­si­va a las per­so­nas, an­te la au­sen­cia de ellos la tris­te­za inun­da­rá el ho­gar.

Raí­ces en­fer­mas: es­te pro­ble­ma del ár­bol pro­vo­ca ma­reos, sor­de­ra o ce­gue­ra a su due­ño.

Ar­bo­les se­cos o en­fer­mos: hay que eli­mi­nar­los de in­me­dia­to, por­que que los ar­bo­les que mue­ren en las puer­tas de la ca­sa se­cán­do­se to­tal­men­te, coin­ci­den con la muer­te de al­guien que ha­bi­ta en ella. Ar­bo­les in­cli­na­dos:

-Si la co­pa se di­rec­cio­na ha­cia el sue­lo, se­ñal que la pa­re­ja tie­ne pro­ble­mas con­yu­ga­les y que lo eco­nó­mi­co se de­te­rio­ra­rá ve­loz­men­te.

-Si sus ra­mas cre­cen ha­cia la ca­lle, es pro­ba­ble que al­guien quie­ra da­ñar a esa fa­mi­lia (en­vi­dia).

Ar­bo­les que abra­zan: hay que co­rre­gir­lo con una po­da por­que pue­de pro­vo­car do­lo­res de hue­sos y mus­cu­la­res.

La ca­sa fren­te a un bos­que

Si la cons­truc­ción se ubi­ca fren­te a un bos­que o pla­za muy ar­bo­la­da, la ener­gía irá pre­ci­sa­men­te ha­cia ese es­pa­cio ver­de y los ha­bi­tan­tes de la ca­sa en­fer­ma­rán. La­men­ta­ble­men­te es un ca­so que el feng shui no pue­de co­rre­gir.

Dis­tin­to es el ca­so en que el bos­que es­ta de­trás de la vi­vien­da, por­que re­ci­be to­da la ener­gía que se di­ri­ge ha­cia él, fa­vo­re­cien­do enor­me­men­te a ese ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.