El lla­ma­do de fran­cis­co

TAO - Tomo I - - En El Próximo Número -

Cuan­do lean es­tas lí­neas yo voy a es­tar se­gu­ra­men­te en un tem­plo taoís­ta, per­di­do en me­dio de las al­tu­ras del Hi­ma­la­ya, dis­fru­tan­do de unos de esos mo­men­tos que me re­ser­vo pa­ra mí, pa­ra me­di­tar, pa­ra re­en­con­trar­me con­mi­go, pa­ra co­nec­tar­me con el Uni­ver­so. Es una par­te de mis va­ca­cio­nes que apro­ve­cho pa­ra re­ali­men­tar­me y cre­cer. An­tes pa­sa­ré por mi pue­blo, Nan­jing, en Jiang­su, Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, pa­ra vi­si­tar a mi ma­má, sa­lu­dar a fa­mi­lia­res y ami­gos y des­can­sar unos días an­tes de em­pren­der el ca­mino a la mon­ta­ña, ex­pe­rien­cia que ya les con­ta­ré con to­dos los de­ta­lles en la pró­xi­ma edi­ción de Tao.

Pe­ro aho­ra quie­ro con­tar­les un acon­te­ci­mien­to que me emo­cio­nó pro­fun­da­men­te, ¡Me lla­mó el Pa­pa Fran­cis­co! Sí, ha­blé con él por te­lé­fono y aho­ra no al­can­zo a des­cri­bir con pa­la­bras lo que sentí al es­cu­char su voz. Ocu­rrió exac­ta­men­te el do­min­go 8 de se­tiem­bre. Yo es­ta­ba al­mor­zan­do con unos ami­gos en mi ca­sa y de re­pen­te so­nó el te­lé­fono. Cuan­do aten­dí, es­cu­ché que me de­cía ‘Doc­tor Liú Ming? Doc­tor Liú Ming? Ha­bla Jor­ge, el Pa­pa Fran­cis­co”. ¡No sa­ben la emo­ción que sentí en ese mo­men­to! No sa­bía qué ha­cer. ¡Pa­pa Fran­cis­co! ¡Pa­pa Fran­cis­co!, de­cía se­ña­lan­do el te­lé­fono pa­ra que en­ten­die­ran mis ami­gos con quién ha­bla­ba.

El Pa­pa me fe­li­ci­tó por la re­vis­ta (yo le ha­bía en­via­do al Va­ti­cano unos ejem­pla­res de Tao a tra­vés de un ami­go), me co­men­tó que le gus­ta­ba mu­cho lo que es­ta­ba ha­cien­do, y lue­go me di­jo que se ha­bía en­te­ra­do que en oc­tu­bre via­ja­ría a Chi­na a vi­si­tar a mi ma­má. En­ton­ces yo le di­je que sí, que lue­go me iría a me­di­tar al Hi­ma­la­ya y que te­nía pen­sa­do an­tes de mi re­gre­so a la Ar­gen­ti­na pa­sar si era po­si­ble por el Va­ti­cano pa­ra vi­si­tar­lo. Fran­cis­co me pre­gun­tó si po­día es­tar en oc­tu­bre, le di­je que sí y en­ton­ces él, con su ca­rac­te­rís­ti­co hu­mor me di­jo ‘Bueno, en­ton­ces en oc­tu­bre te­ne­mos tor­tu­ra chi­na. Te es­pe­ro’. Lue­go de eso nos des­pe­di­mos. ¿Qué les pa­re­ció la no­ti­cia?

En el pró­xi­mo nú­me­ro de Tao les cuen­to los de­ta­lles del en­cuen­tro.

Has­ta pron­to

Shi­fu Liú Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.