Ca­mi­nos de la Ener­gia vi­tal

TAO - Tomo I - - Meridianos -

La red de ca­na­les que en­la­zan los ór­ga­nos del cuer­po hu­mano cons­ti­tu­ye la pie­dra ba­sal de la

medicina tra­di­cio­nal chi­na. Cuá­les son los re­co­rri­dos por don­de cir­cu­la la ener­gía mo­to­ra de las prin­ci­pa­les fun­cio­nes bio­ló­gi­cas.

Los me­ri­dia­nos son ca­na­les por los cua­les pa­sa la ener­gía y re­la­cio­nan a los ór­ga­nos (Yin) con las vís­ce­ras (Yang), es el pun­to de con­tac­to en­tre am­bos y a su vez con el ex­te­rior. La ener­gía se des­pla­za des­de aden­tro ha­cia afue­ra y des­de afue­ra ha­cia aden­tro. Por ejem­plo, si el pul­món no está sano (aden­tro) se re­fle­ja­rá con pro­ble­mas de la piel (afue­ra), cual­quier pro­ble­ma in­terno siem­pre ten­drá su sín­to­ma a la vis­ta.

Los lla­ma­dos pun­tos de me­ri­dia­nos son ca­vi­da­des que se en­cuen­tran a lo lar­go de es­te ca­nal por el cual se rea­li­zan di­ver­sos tra­ta­mien­tos.

La na­tu­ra­le­za in­ter­na tie­ne con­tac­to con la na­tu­ra­le­za ex­ter­na. En la ex­ter­na, te­ne­mos un or­den cí­cli­co (un año) que se di­vi­de en do­ce me­ses; ese mis­mo or­den se tras­la­da a la na­tu­ra­le­za in­ter­na, en­ton­ces la di­vi­di­mos en do­ce me­ri­dia­nos.

Un día tie­ne 24 ho­ras, 1 ho­ra es mi­tad Yin y mi­tad Yang, en­ton­ces, un día es mi­tad Yin mi­tad Yang o sea que, ener­gé­ti­ca­men­te, un día tie­ne 12 ho­ras, de ma­ne­ra que el cuer­po tie­ne 12 me­ri­dia­nos.

Su fun­cio­na­mien­to

Los me­ri­dia­nos fun­cio­nan du­ran­te to­do el día pe­ro en un or­den de­ter­mi­na­do. Ca­da uno de ellos tra­ba­ja más o me­nos in­ten­sa­men­te en de­ter­mi­na­dos ho­ra­rios.

Cuan­do sen­ti­mos al­gún ti­po de ma­les­tar es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a qué ho­ra su­ce­de y qué zo­na del cuer­po afec­ta. Por ejem­plo, un do­lor de ca­be­za pue­de te­ner mu­chos mo­ti­vos, de­pen­dien­do de la ho­ra y del sec­tor afec­ta­do. Si co­no­ce­mos qué me­ri­diano es el que está en ac­ti­vi­dad en ese mo­men­to, en­ton­ces sa­bre­mos qué ór­gano es el que está mal y po­dre­mos con­sul­tar al mé­di­co por ese mo­ti­vo.

Ho­ra­rios de los me­ri­dia­nos

23-1 hs. ve­sí­cu­la

1-3 hs. hí­ga­do

3-5 hs. pul­món

5-7 hs. in­tes­tino grue­so 7-9 hs. es­tó­ma­go 9-11 hs. ba­zo

11-13 hs. co­ra­zón

13-15 hs. in­tes­tino del­ga­do 15-17 hs. ve­ji­ga

17-19 hs. ri­ñón

19-21 hs. pe­ri­car­dio

21-23 hs. tri­ple ca­len­ta­dor

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los 12 me­ri­dia­nos bá­si­cos son do­bles, es de­cir pa­san por am­bos la­dos del cuer­po en for­ma si­mé­tri­ca dis­tri­bu­yen­do y equi­li­bran­do la ener­gía. Seis me­ri­dia­nos son Yin y seis me­ri­dia­nos son Yang. Yin do­mi­na a Yang y Yang do­mi­na a Yin.

Re­co­rri­do de los me­ri­dia­nos

Ve­sí­cu­la Bi­liar: na­ce en la sien, ba­ja por el la­do ex­te­rior de la ore­ja lle­gan­do has­ta el la­te­ral del cue­llo; vuel­ve a su­bir has­ta la sien, y vuel­ve a ba­jar has­ta el cue­llo. Des­de allí pa­sa por de­lan­te del hom­bro, ba­ja por el la­te­ral del ab­do­men has­ta la ca­de­ra y des­de allí con­ti­núa por el la­do ex­te­rior de la pier­na has­ta el cuar­to de­do del pie.

Hí­ga­do: va des­de la par­te su­pe­rior del de­do gordo del pie, sube por la par­te in­te­rior de la pan-

to­rri­lla, mus­lo e in­gle, si­guien­do por la par­te la­te­ral del ab­do­men has­ta un pun­to si­tua­do en la ba­se del tó­rax (de­ba­jo del hí­ga­do), des­de allí si­gue has­ta un pun­to si­tua­do en la par­te su­pe­rior de las cos­ti­llas, di­rec­ta­men­te ba­jo la te­ti­lla.

Pul­món: se des­pla­za por el la­do in­terno del bra­zo, a par­tir de un pun­to si­tua­do en el pe­cho, en­ci­ma de la cla­ví­cu­la, has­ta el pul­gar.

In­tes­tino Grue­so: par­te de la pun­ta del de­do ín­di­ce, con­ti­núa por el hom­bro, gar­gan­ta, pa­sa por el la­do ex­terno de la bo­ca y lle­ga has­ta el plie­gue de la na­riz.

Es­tó­ma­go: par­te de la ca­ra, ba­ja por el pe­cho (pe­zón), in­gle (vía de Chí), mus­lo, ro­di­lla y par­te de­lan­te­ra de la pier­na has­ta un pun­to si­tua­do so­bre el se­gun­do de­do del pie.

Ba­zo: na­ce en el la­do ex­te­rior del de­do gordo del pie, si­gue por el in­te­rior del pie, sube has­ta la ro­di­lla con­ti­nua por el in­te­rior del mus­lo has­ta la zo­na del vien­tre y des­pués sube en án­gu­lo has­ta un la­do de la axi­la.

Co­ra­zón: por el in­te­rior del bra­zo, des­de la axi­la has­ta el la­do in­te­rior de la mu­ñe­ca y con­ti­núa has­ta un pun­to si­tua­do en el in­te­rior del de­do me­ñi­que por en­ci­ma de la uña. Es­te me­ri­diano lle­va Chi al co­ra­zón y ayu­da en la cir­cu­la­ción.

In­tes­tino Del­ga­do: na­ce en el dor­so del de­do me­ñi­que, por en­ci­ma de la uña, sube por el la­do ex­te­rior del bra­zo, con­ti­núa a lo lar­go del dia­frag­ma y de allí sube por el cue­llo has­ta un pun­to si­tua­do di­rec­ta­men­te de­lan­te del con­duc­to la­gri­mal.

Ve­ji­ga: sube por la fren­te des­de el án­gu­lo in­te­rior del ojo, con­ti­nua por la par­te su­pe­rior de la ca­be­za y ba­ja has­ta el cen­tro de la cer­vi­cal. Ba­ja por la es­pal­da, nal­ga y la par­te pos­te­rior de la pier­na, ba­jan­do has­ta la par­te pos­te­rior del to­bi­llo, des­de allí con­ti­núa por el la­do ex­te­rior del pie has­ta el in­te­rior del de­do chi­co, lle­gan­do has­ta la plan­ta del pie.

Ri­ñón: na­ce en la plan­ta del pie, si­gue ha­cia el ta­lón y sube por el in­te­rior de la pier­na, pa­san­do por los ór­ga­nos se­xua­les, el cen­tro del vien­tre has­ta lle­gar al pun­to don­de la cla­ví­cu­la se une al es­ter­nón.

Pe­ri­car­dio: na­ce en la par­te in­te­rior del bra­zo, des­de la axi­la, pa­san­do por el cen­tro de la pal­ma de la mano has­ta lle­gar a la pun­ta del de­do me­dio.

Ayu­da a la irri­ga­ción san­guí­nea del pe­ri­car­dio y tam­bien co­la­bo­ra en el fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón.

Tri­ple Ca­len­ta­dor: na­ce en el dor­so del de­do anu­lar, sube por el bra­zo has­ta el hom­bro, si­gue por el cue­llo y da la vuel­ta por la par­te su­pe­rior de la ore­ja has­ta lle­gar a la sien.

El tri­ple ca­len­ta­dor coor­di­na los tres sis­te­mas ca­len­ta­do­res que man­tie­nen la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Uno está si­tua­do en­ci­ma del ple­xo so­lar, el se­gun­do en­tre el ple­xo so­lar y el om­bli­go, y el ter­ce­ro de­ba­jo del om­bli­go.

“Cuan­do sen­ti­mos al­gún ti­po de ma­les­tar es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a qué ho­ra su­ce­de y qué

zo­na del cuer­po afec­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.