El se­cre­to de los sue­ños

TAO - Tomo I - - Meridianos -

Co­mo en to­das las cul­tu­ras an­ti­guas, en Chi­na se le da gran im­por­tan­cia a los sue­ños – nos cuen­ta Liú Ming. Los chinos con­si­de­ran que es una ma­ne­ra de ex­pli­car la vi­da y lo so­ña­do sue­le ser una bue­na ex­cu­sa pa­ra me­di­tar. Hay una muy fa­mo­sa y apre­cia­da le­yen­da en chi­na pro­ta­go­ni­za­da por el fi­ló­so­fo Zhuang Tzé, dis­cí­pu­lo de Lao Tsé. Él so­ñó que era una ma­ri­po­sa que vo­la­ba li­bre­men­te en­tre las flo­res y se sen­tía fe­liz. Cuan­do des­per­tó, no po­día dar­se cuen­ta si era un hom­bre que ha­bía so­ña­do ser una ma­ri­po­sa o una ma­ri­po­sa que so­ña­ba ser un hom­bre. Es­te sue­ño es el dis­pa­ra­dor de to­da una teo­ría que ocu­pa va­rios tra­ta­dos y que bá­si­ca­men­te se­ña­la que nues­tro co­no­ci­mien­to del mun­do está con­di­cio­na­do por nues­tra pro­pia pers­pec­ti­va. Pe­ro más acá, y con­cre­ta­men­te re­la­cio­nán­do­lo con lo que a no­so­tros nos ocu­pa, pa­ra la medicina chi­na los sue­ños tam­bién son im­por­tan­tes por­que tie­nen Yin - Yang y pue­den ser un sín­to­ma de có­mo está fun­cio­nan­do nues­tro or­ga­nis­mo”.

Cuan­do en el sue­ño, por ejem­plo, no nos po­de­mos mo­ver, ni ca­mi­nar y sen­ti­mos el cuer­po muy pe­sa­do, quie­re de­cir que hay un ex­ce­so de Yin. Las en­fer­me­da­des que se re­la­cio­nan con es­to son aque­llas de la san­gre, es­pe­cial­men­te las re­fe­ri­das a la ma­la cir­cu­la­ción. Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de sue­ños tris­tes o an­gus­tian­tes.

En cam­bio cuan­do hay un ex­ce­so de Yang (fue­go) en el cuer­po, los sue­ños se­rán li­via­nos; vo­la­mos o co­rre­mos ve­loz­men­te y se ca­rac­te­ri­zan por ser ale­gres y po­si­ti­vos.

Si exis­te un gran des­equi­li­brio en­tre Yin y Yang, en­ton­ces los sue­ños es­ta­rán re­la­cio­na­dos con pe­leas y agre­sio­nes; sen­ti­re­mos un gran ma­les­tar al le­van­tar­nos.

En cam­bio, cuan­do nos le­van­ta­mos des­can­sa­dos y sin re­cor­dar qué so­ña­mos, es por­que Yin y Yang es­tán equi­li­bra­dos.

El se­cre­to taoís­ta

Cuan­do al des­can­sar du­ran­te la no­che tu­vi­mos un sue­ño pla­cen­te­ro no de­be­mos con­tár­se­lo a na­die al des­per­tar. Se tra­ta de un men­sa­je de Yang y al de­cir­lo po­dría es­cu­rrir­se la bue­na ener­gía.

“Si so­ña­mos al­go ma­lo, car­ga­do de Yin y lo con­ta­mos, esa ma­la ener­gía pue­de pa­sar a lo más pro­fun­do de nues­tro ser. Pa­ra li­be­rar­nos de es­ta pe­sa­di­lla po­de­mos pro­bar con un an­ti­guo ri­tual, que con­sis­te sim­ple­men­te en to­mar un va­so de agua ape­nas nos le­van­ta­mos. Lue­go nos ubi­ca­mos al es­te de nues­tra ca­sa, don­de ha­ya plan­tas. Mi­ran­do al sol de fren­te, ha­ce­mos tres res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das pa­ra in­cor­po­rar ese Chí del sol, be­be­mos otro sor­bo de agua y sin tra­gar­la re­pe­ti­mos men­tal­men­te ‘la ma­la suer­te se irá con las plan­tas y la bue­na suer­te la guar­da­ré en mi in­te­rior’. In­me­dia­ta­men­te es­cu­pi­mos el agua so­bre las plan­tas pa­ra trans­por­tar le­jos la ma­la suer­te. pa­re­ce ex­tra­ño, ¿no?¡Pe­ro pro­bar no cues­ta na­da!”.

Pa­ra la medicina chi­na cual­quier de­ta­lle es im­por­tan­te, in­clu­so lo que nos

pa­sa mien­tras dor­mi­mos.

Có­mo in­ter­pre­tar vi­sio­nes y pe­sa­di­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.