El yin yang ver­de

TAO - Tomo I - - Plantas -

Cuan­do de cui­dar las plan­tas se tra­ta tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta el Ba Gua, és­te se ri­ge por una com­bi­na­ción de nú­me­ros pa­res e im­pa­res y, de­pen­dien­do de ese va­lor es­ta­re­mos an­te la pre­sen­cia de ener­gía Yin o Yang. De es­te mo­do, los nú­me­ros im­pa­res re­pre­sen­tan a Yang y los pa­res a Yin. Es­to es im­por­tan­te pa­ra com­pren­der a la na­tu­ra­le­za en ge­ne­ral y a las plan­tas en par­ti­cu­lar.

Si ob­ser­va­mos de­te­ni­da­men­te dis­tin­tas es­pe­cies, no­ta­re­mos que no to­das las ho­jas es­tán dis­pues­tas de la mis­ma ma­ne­ra y en ese de­ta­lle ra­di­ca el cui­da­do que de­be­mos dis­pen­sar­le.

¿De in­te­rior o ex­te­rior?

Si las ho­jas sa­len a un la­do y otro de la ra­ma asi­mé­tri­ca­men­te (una más arri­ba y otra más aba­jo), re­pre­sen­tan un nú­me­ro im­par, ten­drá ener­gía Yang y ne­ce­si­ta del sol pa­ra po­der desa­rro­llar­se sa­na­men­te. En cam­bio, cuan­do las ho­jas na­cen en for­ma si­mé­tri­ca, re­pre­sen­tan a un nú­me­ro par y su ener­gía es Yin. En es­te ca­so, el lu­gar in­di­ca­do pa­ra su desa­rro­llo es la som­bra. Cuan­do bus­que una plan­ta pa­ra el li­ving y ten­ga du­das en la elec­ción, re­cuer­de: una ca­sa con ener­gía equi­li­bra­da se lo­gra te­nien­do de am­bas es­pe­cies.

La ener­gía de las flo­res

En la pri­ma­ve­ra es­ta­mos en pre­sen­cia de la ener­gía Yang (ca­lor), los co­lo­res que do­mi­nan en las flo­res son el ro­jo, los ama­ri­llos y los na­ran­jas.

Es­tos co­lo­res nos in­yec­tan de Yang y nos vuel­ven más ac­ti­vos y fe­li­ces, por esa ra­zón no pue­den fal­tar flo­res en par­ques, bal­co­nes y jar­di­nes. En Chi­na, por ejem­plo, ade­más de los co­lo­res hay al­gu­nas es­pe­cies con­si­de­ra­das “sa­gra­das” que nun­ca pue­den fal­tar en

Se­gún los pre­cep­tos de la bo­tá­ni­ca chi­na, la dis­po­si­ción de las ho­jas re­ve­la las ca­rac­te­rís­ti­cas y las ne­ce­si­da­des de ca­da plan­ta. La ener­gía de las flo­res y el va­lor de las ve­ne­ra­das.

los ho­ga­res.

Vea­mos cuá­les son:

Or­quí­dea: ad­mi­ra­ción mi­le­na­ria

Ade­más de ser muy her­mo­sa pa­ra los chinos re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu de Con­fu­cio quien, in­clu­so, le de­di­có un poe­ma. El sa­bio des­ta­ca­ba su apos­tu­ra y aro­ma tan sua­ve y per­sis­ten­te. Él so­lía de­cir que se sen­tía iden­ti­fi­ca­do con es­ta flor, de­bi­do a que ella se des­ta­ca­ba en­tre otras mu­chas que la ro­dea­ban. Con­si­de­ra­ba que su lu­gar en la so­cie­dad era pa­re­ci­do, por­que se des­ta­ca­ba del res­to, por su la­bo­rio­sa ta­rea de di­fun­dir su sa­ber a pe­sar de que quie­nes lo ro­dea­ban no po­dían apre­ciar­lo, por eso en Chi­na re­ga­lar una or­quí­dea es mues­tra de res­pe­to y ad­mi­ra­ción.

Flor de lo­to: pu­re­za y sa­bi­du­ría

La flor de lo­to cre­ce en aguas po­co pro­fun­das (no más de 90 cm). Mien­tras su raíz se en­tie­rra en el barro, su tron­co per­ma­ne­ce en el agua y su her­mo­sa flor en la su­per­fi­cie. Su co­lor va­ría en­tre el blan­co, ro­jo, ro­sa y me­nos fre­cuen­te­men­te ama­ri­llo, y flo­re­ce en ve­rano.

Sus ho­jas son muy gran­des y cón­ca­vas y tam­bién son em­plea­das en gas­tro­no­mía, pa­ra ha­cer el po­llo en­vuel­to y lue­go cu­bier­to con barro, pos­te­rior­men­te se lo co­lo­ca di­rec­ta­men­te al fue­go(car­bón) pa­ra co­ci­nar.

Se­gún se sa­be, an­ti­gua­men­te es­ta re­ce­ta era ela­bo­ra­da por la gen­te muy po­bre que vi­vía en la ca­lle; en­tre ellos se crió un ni­ño que lle­gó a ser em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Ming y fue jus­ta­men­te él quién lo­gró que lue­go el po­llo al lo­to sea con­si­de­ra­da una co­mi­da de la no­ble­za.

Es­ta flor es de gran sim­bo­lis­mo pa­ra los orien­ta­les, ya que se tra­ta de una plan­ta que na­ce y cre­ce en el barro, to­man­do su ener­gía y, sin em­bar­go, ob­tie­ne una her­mo­sa y per­fu­ma­da flor. De es­ta ma­ne­ra re­pre-

sen­ta a la gen­te que ha­bien­do na­ci­do en lu­ga­res po­co ade­cua­dos lo­gran ser per­so­nas cul­tas y de bien.

La flor de lo­to es re­fe­ren­te de va­rios cre­dos, co­mo el bu­dis­mo, taoís­mo, con­fu­cio­nis­mo y un sím­bo­lo muy res­pe­ta­do. Sus se­mi­llas pue­den ger­mi­nar aún des­pués de 1.000 años, por eso se lo re­la­cio­na con la sa­bi­du­ría.

Mu Dan:

La rei­na de las flo­res

Tam­bién lla­ma­da peo­nia, es una her­mo­sa flor ori­gi­na­ria de Asia, Europa y Amé­ri­ca del Nor­te y, se­gún di­ce la le­yen­da, muy desafian­te. La his­to­ria cuen­ta que un día la em­pe­ra­triz Wu Ze­tian pre­pa­ra­ba una fies­ta en el pa­la­cio y or­de­nó a to­das las flo­res del jar­dín que de­bían flo­re­cer du­ran­te la no­che pa­ra te­ner un her­mo­so jar­dín a la ma­ña­na si­guien­te.

Te­me­ro­sas por es­te de­cre­to to­das flo­re­cie­ron. Mu Dan sin em­bar­go, muy or­gu­llo­sa des­obe­de­ció a la em­pe­ra­triz y no mos­tró su es­plen­dor.

Cuan­do Wu Ze­tian sa­lió al jar­dín y vio que no ha­bía flo­re­ci­do, se en­fu­re­ció y or­de­nó des­te­rrar­la pa­ra siem­pre de los jar­di­nes de Chang’An, man­dán­do­la pa­ra siem­pre a las in­hós­pi­tas tie­rras de Luo­yang. Pe­ro pa­ra sor­pre­sa de to­dos, la flor se adap­tó con­vir­tién­do­se en la más ad­mi­ra­da. A par­tir de ese mo­men­to Mu Dan ha ta­pi­za­do el sue­lo de Luo­yang con su belleza y aro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.