Adios a los es­tor­nu­dos

TAO - Tomo I - - Alergias -

Con el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra la ener­gía del cie­lo y la tie­rra se com­por­tan de ma­ne­ra di­fe­ren­te por­que en es­ta épo­ca del año la po­ten­cia de la tie­rra sube al cie­lo, en otras pa­la­bras, Yin se di­ri­ge a Yang –ex­pli­ca el maestro Liú Ming. Por otra par­te to­do re­na­ce, bro­ta y cre­ce. To­da la ener­gía guar­da­da en el cen­tro de la tie­rra en los me­ses fríos ex­plo­ta ha­cia el ex­te­rior. Con nues­tro or­ga­nis­mo pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo, ya que so­mos par­te de la na­tu­ra­le­za. Nues­tra ener­gía flu­ye, pe­ro pa­ra que lo ha­ga con to­da la fuer­za, es ne­ce­sa­rio ha­ber des­can­sa­do muy bien (guar­da­do la ener­gía Yin) du­ran­te el oto­ño y el in­vierno. Si es­to no fue así, lo más pro­ba­ble es que nues­tra sa­lud no sea la ideal y sur­jan tras­tor­nos fí­si­cos, en­tre ellos el más co­mún es la aler­gia”.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes más co­mu­nes de es­ta afec­ción son los es­tor­nu­dos, la se­cre­ción na­sal, irri­ta­ción, pi­ca­zón e in­fla­ma­ción de los ojos, sar­pu­lli­do en la piel y po­drían sin­te­ti­zar­se co­mo una res­pues­ta exa­ge­ra­da a la in­tro­mi­sión de un ele­men­to ex­tra­ño (po­len, pol­vo, áca­ros) en el or­ga­nis­mo. La medicina tra­di­cio­nal chi­na cuen­ta con un ex­ten­so re­ce­ta­rio pa­ra pre­ve­nir­la, ade­más de re­co­men­da­cio­nes que ali­vian las mo­les­tias que pro­vo­ca.

Mas des­can­so noc­turno. Es im­pres­cin­di­ble dor­mir más ho­ras du­ran­te la no­che. Lo ideal es acos­tar­se en­tre las 8 y las 10, ya que en es­te ho­ra­rio la ener­gía ac­túa res­tau­ran­do es­te ti­po de pro­ble­mas. “No es lo mis­mo des­can­sar de día, por­que el Chí ac­túa de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Dor­mir­se tar­de pro­vo­ca y em­peo­ra el pro­ble­ma alér­gi­co”, ase­gu­ra Liú Ming.

Gim­na­sia ma­ti­nal. “Dar un pa­seo por el jar­dín o la pla­za a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na es muy fa­vo­ra­ble, ya que en ese mo­men­to del día la ener­gía es más lim­pia. Una vie­ja cos­tum­bre chi­na con­sis­te en pei­nar­se du­ran­te esos pa­seos pa­ra ac­ti­var la ener­gía Yang que se en­cuen­tra arri­ba (en la ca­be­za) y pa­ra es­ti­mu­lar la re­no­va­ción ca­pi­lar”.

Más agua. Co­mo en otros ca­sos, el agua ac­túa sa­nan­do, por eso hay que be­ber mu­cha du­ran­te el día (2 ó 3 li­tros). “Hay que her­vir­la y de­jar­la re­po­sar has­ta que su tem­pe­ra­tu­ra

Pa­ra la medicina tra­di­cio­nal chi­na las aler­gias son pro­vo­ca­das por las

al­te­ra­cio­nes del equi­li­brio ener­gé­ti­co que acom­pa­ñan los cam­bios de es­ta­ción. Secretos pa­ra pre­ve­nir­las y con­se­jos pa­ra ali­viar sus sín­to­mas.

se ni­ve­le con la cor­po­ral (37 gra­dos), no es lo mis­mo en­ti­biar­la y be­ber­la por­que cam­bia el efec­to. El pro­ce­so es idén­ti­co tan­to pa­ra el agua de red, de po­zo o mi­ne­ral”, acon­se­ja el maestro.

Té de cri­san­te­mo. Se tra­ta de una re­ce­ta mi­le­na­ria y ver­da­de­ra­men­te muy efec­ti­va. Be­ber­la me­jo­ra mu­chí­si­mo la aler­gia. Pa­ra pre­pa­rar­la, co­lo­car un pu­ña­do de flo­res se­cas en un re­ci­pien­te y agre­gar agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar has­ta que el agua ba­je a la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral (36° ó 37° apro­xi­ma­da­men­te), y be­ber­la. “Se le pue­de agre­gar miel, ya que su dul­zor ac­túa lle­gan­do a nues­tro cen­tro, que es pre­ci­sa­men­te el que se pier­de cuan­do apa­re­ce la aler­gia”. In­fu­sión pri­ma­ve­ral. “Si bien hay que ani­mar­se a pro­bar­la , es­ta an­ti­gua fór­mu­la chi­na pro­du­ce sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos. Su in­gre­dien­te prin­ci­pal es el ca­pu­llo de chi­cha­rra y pa­ra pre­pa­rar­la, se de­ben su­mer­gir en un re­ci­pien­te con agua fría 5 dá­ti­les, un pu­ña­do de flo­res se­cas de ma­dre­sel­va y va­rios ca­pu­llos de chi­cha­rras. Her­vir lue­go a fue­go len­to, de­jar re­po­sar has­ta que to­me una tem­pe­ra­tu­ra de 37-40 gra­dos, co­lar y be­ber tres ve­ces por día. Los ca­pu­llos de la chi­cha­rra es co­mún en­con­trar­los al pie de los ár­bo­les en las pla­zas, par­que y jar­di­nes. En mi tie­rra na­tal los lla­ma­mos “ro­pa de chi­cha­rra”.

Té an­ti­alér­gi­co. Se pre­pa­ra un té ne­gro y se le agre­ga una cu­cha­ra­da de vi­na­gre de man­za­na y otra de miel. Su efec­ti­vi­dad se de­be a que el vi­na­gre tie­ne sa­bor áci­do y co­rres­pon­de al ele­men­to Ma­de­ra, que se aso­cia con la pri­ma­ve­ra, por lo cual el áci­do re­fuer­za la ener­gía en es­ta épo­ca. Ya ex­pli­ca­mos la fun­ción de la miel y el té ne­gro es re­con­for­tan­te y el con­duc­tor ideal pa­ra es­tos dos ele­men­tos.

Té de men­ta. Ac­túa abrien­do las vías res­pi­ra­to­rias y es un po­de­ro­so cal­man­te. Tam­bién se con­si­gue en sa­qui­tos.

Acei­te de dra­gón. “Re­di­ri­ge la ener­gía y ali­via el ma­les­tar cuan­do se su­fre de sar­pu­lli­dos en la piel y de con­ges­tión na­sal. Se apli­can unas go­tas de­ba­jo de las fo­sas na­sa­les y tam­bien de­trás de las ore­jas. El ali­vio es prác­ti­ca­men­te in­me­dia­to”.

Acu­pun­tu­ra. “Es­ta téc­ni­ca equi­li­bra la ener­gía, prin­ci­pal cau­sa de una afec­ción don­de el des­equi­li­brio ener­gé­ti­co in­ter­noex­terno es su real des­en­ca­de­nan­te”.

Más Yin en in­vierno. “Pa­ra evi­tar la aler­gia en pri­ma­ve­ra hay que in­cor­po­rar más Yin du­ran­te el oto­ño y el in­vierno, es­to sig­ni­fi­ca co­mer más tu­bércu­los y raí­ces, co­mo por ejem­plo, pa­pa, na­bo (en so­pa), rá­bano, etc. . Tam­bién po­ro­tos de so­ja, pa­ra re­for­zar el ri­ñón”, con­clu­ye Liú Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.