Cua­li­da­des del mé­di­co Taoís­ta

TAO - Tomo I - - Medicina -

El tra­ba­jo que re­quie­re desa­rro­llar la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra leer to­da la in­for­ma­ción que con­tie­ne el pul­so de una per­so­na es pa­re­ci­do al que se re­quie­re pa­ra po­der sen­tir el rit­mo del la­ti­do de la na­tu­ra­le­za, del cos­mos.

Hay una breve his­to­ria que mues­tra de al­gún mo­do la sen­si­bi­li­dad y ha­bi­li­dad que se pue­de lle­gar a desa­rro­llar en es­te su­til ar­te de to­mar el pul­so. És­ta trans­cu­rre du­ran­te la Di­nas­tía Tang (599-648 D.C), pe­río­do en el cual la cul­tu­ra Chi­na lle­ga a to­do el mun­do. El pro­ta­go­nis­ta es Sun Si Miao, un mon­je Taoís­ta con­si­de­ra­do en Chi­na el Rey de la Medicina.

La his­to­ria cuen­ta que el Em­pe­ra­dor es­ta­ba es­pe­ran­do el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo. Cum­pli­do el tiem­po de ges­ta­ción, su

es­po­sa te­nía to­dos los sín­to­mas de es­tar por dar a luz pe­ro no po­día ha­cer­lo y na­die sa­bía có­mo ayu­dar­la. To­dos los mé­di­cos del Em­pe­ra­dor opi­na­ban pe­ro nin­guno acer­ta­ba el mo­do de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. An­te la gran in­quie­tud que se vi­vía, un ofi­cial cer­cano al Em­pe­ra­dor le co­men­ta co­no­cer a un gran mé­di­co que vi­ve en el cam­po y que se­gu­ra­men­te sa­bría có­mo re­sol­ver la si­tua­ción. En­se­gui­da el Em­pe­ra­dor man­dó bus­car a Sun Si Miao.

Las nor­mas y cos­tum­bres de la épo­ca prohi­bían que una per­so­na que no fue­se de la fa­mi­lia im­pe­rial ten­ga con­tac­to di­rec­to con la em­pe­ra­triz. Diag­nos­ti­car cuál era el pro­ble­ma que im­pe­día el na­ci­mien­to del ni­ño sin ver­la no pa­re­cía po­si­ble. Sin per­der la cal­ma Sun Si Miao sa­có un hi­lo de se­da de su bol­si­llo y le pi­dió a los ayu­dan­tes de la em­pe­ra­triz que le aten la pun­ta al de­do ma­yor de su mano, ex­pli­cán­do­les que de ese mo­do él po­día per­ci­bir su pul­so. Con ga­nas de ri­di­cu­li­zar­lo por el re­ce­lo que les da­ba la im­por­tan­cia que le ha­bía da­do el Em­pe­ra­dor a es­te vie­jo mé­di­co del cam­po, los ayu­dan­tes ata­ron la pun­ta del hi­lo a la pa­ta de una si­lla. Sun Si Miao se con­cen­tró, sien­te el hi­lo en sus de­dos y les di­ce: lo ata­ron a una si­lla. Los ayu­dan­tes, sor­pren­di­dos, no po­dían creer que se ha­ya da­do cuen­ta y sin ce­der en su in­ten­ción ata­ron el hi­lo a la pa­ta de un pá­ja­ro. Nue­va­men­te, con mu­cha cal­ma, del otro la­do de la puer­ta Sun Si Miao les di­jo: es un pá­ja­ro.

Sor­pren­di­dos an­te la evi­den­cia de tan­ta ha­bi­li­dad per­cep­ti­va, los ayu­dan­tes obe­de­cen atan­do el hi­lo al de­do de la Em­pe­ra­triz. Tras sen­tir la otra pun­ta del hi­lo, el gran mé­di­co le pi­de a la Em­pe­ra­triz que sa­que úni­ca­men­te su mano en­tre­abrien­do la puer­ta. Cuan­do la mano se aso­mó, Sun Si Miao le dio un so­lo pin­cha­zo en la pun­ta del de­do ma­yor, se dio me­dia vuel­ta y se re­ti­ró por don­de ha­bía ve­ni­do. En el mo­men­to que está cru­zan­do la sa­li­da del pa­la­cio lle­gan a sus oí­dos los so­ni­dos del llan­to del hi­jo del Em­pe­ra­dor re­cién na­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.