El grano sa­gra­do

TAO - Tomo I - - Alimentos -

El arroz es un ce­real de in­nu­me­ra­bles pro­pie­da­des, pe­ro qui­zás la más im­por­tan­te es su apor­te de ener­gía que re­fuer­za el Chí (ener­gía que flu­ye por nues­tro cuer­po) y al en­trar en el or­ga­nis­mo nos pro­vee de él. El arroz ayu­da a equi­li­brar el Yi­nYang, bá­si­ca pa­ra la vi­da. Por ejem­plo, las per­so­nas que fre­cuen­te­men­te sien­ten “he­la­dos” pies y ma­nos, de­ben in­cor­po­rar a su die­ta dia­ria tres por­cio­nes de arroz, por­que es­te ce­real lle­va la ener­gía a to­dos los pun­tos del cuer­po.

Es tan sus­tan­cio­so y ne­ce­sa­rio que en la an­ti­güe­dad, los sol­da­dos de las tro­pas im­pe­ria­les se ali­men­ta­ban ca­si ex­clu­si­va­men­te con arroz, ya que era lo más fá­cil de trans­por­tar y lo más nu­tri­ti­vo, y les da­ba la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra re­sis­tir en el cam­po de ba­ta­lla. Se­gún la medicina chi­na, es­tas pro­pie­da­des es­pe­cia­les del arroz tie­nen que ver con sus fa­ses de desa­rro­llo.

Alia­do im­pres­cin­di­ble de la co­ci­na chi­na, el arroz apor­ta al or­ga­nis­mo la ener­gía que equi­li­bra el Yin-Yang, bá­si­co pa­ra la vi­da. El se­cre­to de su ci­clo y sus pro­pie­da­des

te­ra­péu­ti­cas.

El ci­clo del arroz

En oto­ño se rea­li­za la co­se­cha y se ob­tie­ne el grano, que pa­sa­rá to­do el in­vierno re­ser­va­do con su cu­bier­ta in­tac­ta (pa­ra ali­men­ta­ción el arroz es “pu­li­do” con di­ver­sos mé­to­dos pa­ra sa­car­le la cu­bier­ta de sal­va­do). En ese mo­men­to es cuan­do con­cen­tra en su in­te­rior la ener­gía, es de­cir en el co­ra­zón de la se­mi­lla. En la pri­ma­ve­ra se siem­bra, en­ton­ces ese grano se abre, se ex­pan­de, to­ma to­da la ener­gía de la na­tu­ra­le­za. En ve­rano com­ple­ta su desa­rro­llo y es­ti­ra las es­pi­gas que ma­du­ra­rán en oto­ño.

Cuan­do el grano de arroz está cru­do tie­ne to­da la ener­gía re­ple­ga­da en su in­te­rior, es pe­que­ño (Yin). Una vez co­ci­do se ex­pan­de, do­bla su ta­ma­ño (Yang).

Có­mo co­ci­nar­lo

Exis­ten más de diez mil va­rie­da­des de arroz, pe­ro dos son las más di­fun­di­das: la ín­di­ca y la ja­pó­ni­ca. Lue­go se di­vi­den en dis­tin­tas ca­te­go­ría s se­gún el lar­go, el co­lor, el as­pec­to, e in­clu­so se­gún el pro­ce­so in­dus­trial que su­fre el grano. El ti­po de coc­ción tam­bién va­ría se­gún la cul­tu­ra. La chi­na con­si­de­ra im­por­tan­te al al­mi­dón que li­be­ra el grano en el agua de coc­ción; su­gie­re que está allí su esen­cia, por eso no la des­car­ta co­mo sue­len ha­cer­se en oc­ci­den­te. Su mé­to­do de coc­ción con­sis­te en ba­jar el fue­go al mí­ni­mo una vez que rom­pe el her­vor pa­ra que el grano vuel­va a ab­sor­ber el al­mi­dón en lo que res­ta de la coc­ción.

.

El agua de arroz co­mo medicina

En Chi­na es muy uti­li­za­da en los ca­sos de enure­sis noc­tur­na por­que re­fuer­za efec­ti­va­men­te la ener­gía in­ter­na.

Los ni­ños sue­len ju­gar de­ma­sia­do du­ran­te el día, no sien­ten can­san­cio, por lo cual sue­len per­der el equi­li­brio ener­gé­ti­co y, du­ran­te el sue­ño, no lo­gran con­tro­lar el es­fín­ter uri­na­rio.

Otro ca­so por el cual se re­cu­rre a es­te re­me­dio ca­se­ro, es an­te la pre­sen­cia de dia­rrea. Cuan­do el Chí in­terno (des­equi­li­bra­do) no pue­de sos­te­ner la co­mi­da y la ex­pul­sa, la ma­ne­ra de re­po­ner­lo es la esen­cia de arroz, que re­di­ri­ge el ai­re in­terno (Chí).

El arroz y los cin­co ele­men­tos

El arroz tie­ne re­la­ción con el ba­zo y el ele­men­to Tie­rra. Un pre­cep­to chino di­ce que hay que mas­ti­car­lo trein­ta ve­ces, has­ta per­ci­bir fi­nal­men­te un sa­bor dul­ce. Es­te dul­zor es el que cu­ra mu­chas de las en­fer­me­da­des, de ma­ne­ra que si nos sen­ti­mos mal de­be­mos co­mer el arroz de es­ta ma­ne­ra.

¿Por qué se mas­ti­ca trein­ta ve­ces? Si su­ma­mos to­dos los nú­me­ros im­pa­res (YANG)(1, 3, 5, 7, 9) su­man 25 (re­pre­sen­ta al su­per Yang); si su­ma­mos to­dos los nú­me­ros pa­res (YIN) (2,4,6,8,10), su­man 30 (su­per Yin), nú­me­ro con el que se lle­ga a la ma­yor pro­fun­di­dad in­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.