Cues­tion de piel

TAO - Tomo I - - Belleza -

La piel es el ór­gano más gran­de del cuer­po y aun­que es el que está más en con­tac­to con el ex­te­rior, re­pre­sen­ta al in­te­rior del or­ga­nis­mo, de ma­ne­ra que to­do lo que en ella se ma­ni­fies­te, ten­drá re­la­ción di­rec­ta con lo que ocu­rre den­tro nues­tro.

Cuan­do se pier­de el equi­li­brio en­tre Yin y Yang, in­me­dia­ta­men­te se re­fle­ja­rá en la piel, que por es­tar co­nec­ta­da con el pul­món de­pen­de en gran me­di­da de la res­pi­ra­ción pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­ble. Pe­ro tam­bién hay fac­to­res ex­ter­nos que la afec­tan y en es­to el me­dio am­bien­te jue­ga un pa­pel cla­ve. Por eso la medicina chi­na con­si­de­ra que es muy im­por­tan­te cu­brir­se la piel con pren­das tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano. ¿Por qué? Por­que nues­tro cuer­po está cons­ti­tui­do por un 75% de agua y la piel ne­ce­si­ta de ella pa­ra es­tar bien hi­dra­ta­da. Al cu­brir­la evi­ta­re­mos que el ai­re le qui­te la hu­me­dad

La piel es el fiel re­fle­jo de to­do lo

que ocu­rre en el or­ga­nis­mo. Lle­var una vi­da sa­lu­da­ble ha­rá que se vea fres­ca y lo­za­na. Pe­ro tam­bién hay fac­to­res ex­ter­nos que

la afec­tan. Có­mo re­co­no­cer­los

y evi­tar­los.

y la re­se­que en ex­ce­so. Bas­ta con ob­ser­var la piel lue­go del in­vierno, cuan­do no es­tu­vo ex­pues­ta al me­dio am­bien­te, có­mo se ve fle­xi­ble y con una tex­tu­ra mu­cho más de­li­ca­da.

Las mu­je­res en orien­te si­guen es­ta re­gla y, aún con al­tas tem­pe­ra­tu­ras, usan gé­ne­ros más li­via­nos en su ves­ti­men­ta. Si bien tie­nen la piel ter­sa y cla­ra por es­te mo­ti­vo, ade­más, exis­te otro fac­tor im­por­tan­tí­si­mo: el agua que con­su­men. Por ejem­plo en Chi­na, en las zo­nas don­de hay me­jor agua, las mu­je­res son más be­llas.

Allí a las mu­je­res her­mo­sas se las sue­le de­fi­nir co­mo “de piel co­lor de agua”.

Tips sal­va­do­res

Es ne­ce­sa­rio con­su­mir al­go con con­te­ni­do gra­so en las co­mi­das, es­pe­cial­men­te acei­te de oli­va, sé­sa­mo y ome­ga 3 (pre­sen­te en al­gu­nos pes­ca­dos), pa­ra evi­tar que la tex­tu­ra de la piel se vuel­va grue­sa y des­ca­ma­da. Tam­bién hay que in­cluir arroz y ce­rea­les a la die­ta.

El ba­ño diario es me­jor rea­li­zar­lo sin ja­bón y fro­tan­do sua­ve­men­te con un pa­ño de toa­lla. Los ja­bo­nes sue­len re­se­car y qui­tar la ca­pa pro­tec­to­ra na­tu­ral de la piel.

Des­can­sar ade­cua­da­men­te por las no­ches, de acuer­do a la es­ta­ción del año.

Be­ber de dos a tres li­tros de agua por día y mu­cho té de dis­tin­tas va­rie­da­des.

No to­mar sol di­rec­to y con el cuer­po al des­cu­bier­to. Cui­dar­se es­pe­cial­men­te de los ra­yos más fuer­tes y no­ci­vos (en­tre las 11 de la ma­ña­na y las 4 de la tar­de).

Re­me­dios na­tu­ra­les

Cre­ma pa­ra pies: los ta­lo­nes es­pe­cial­men­te y tam­bién los pies sue­len re­se­car­se en ve­rano, cuan­do es­tán fre­cuen­te­men­te más ex­pues­tos al sol, la are­na, el agua de mar, etc.

Pa­ra evi­tar­lo, na­da me­jor que es­ta cre­ma a ba­se de gra­sa de cer­do y miel que pue­de apli­car­se dos a tres ve­ces por día.

In­gre­dien­tes: Agua, gra­sa de cer­do y miel en par­tes igua­les.

Pre­pa­ra­ción: En un wok co­lo­car el agua y ha­cer­la her­vir, en ese mo­men­to

agre­gar la gra­sa y de­jar que si­ga hir­vien­do has­ta que se eva­po­re el agua y la gra­sa se re­duz­ca, tor­nán­do­se una pas­ta sua­ve. Re­ti­rar­la del re­ci­pien­te y lle­var­la a otro, de­jar­la en­friar, agre­gar­le pos­te­rior­men­te la miel y mez­clar enér­gi­ca­men­te. En­va­sar­la en un re­ci­pien­te lim­pio y guar­dar­lo pa­ra su con­ser­va­ción en la he­la­de­ra.

An­ti­mi­có­ti­co: Es­ta re­ce­ta pue­de apli­car­se tan­to pa­ra los hon­gos de la piel co­mo de las uñas; tam­bién co­mo pre­ven­ción cuan­do se tie­ne pi­ca­zón en­tre los de­dos, plan­ta del pie, et­cé­te­ra.

In­gre­dien­tes: gra­sa de cer­do, miel y ajo en par­tes igua­les.

Pre­pa­ra­ción: igual a la cre­ma pa­ra los pies con el agre­ga­do, al fi­nal, del ajo bien pi­ca­do. En­va­sar­lo y guar­dar­lo en la he­la­de­ra. Apli­car­la al me­nos dos ve­ces por día.

Pi­ca­du­ras de in­sec­tos:

cuan­do se des­co­no­ce qué ti­po de in­sec­to pu­do ha­ber pro­vo­ca­do una le­sión con in­fla­ma­ción y do­lor, tam­bién se pue­de re­cu­rrir a las bon­da­des del ajo.

Pa­ra uti­li­zar­lo, pi­car­lo has­ta con­ver­tir­lo en una pas­ta muy ju­go­sa, co­lo­car­lo lue­go en la he­ri­da, en­vol­ver­lo con un nai­lon y ce­rrar­lo bien con cin­ta ad­he­si­va. En só­lo cues­tión de ho­ras el pro­ble­ma que­da­rá so­lu­cio­na­do.

Man­chas en la piel: Es­te pro­ble­ma tie­ne que ver con el mal fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to cir­cu­la­to­rio y sue­le apa­re­cer es­pe­cial­men­te en las per­so­nas ma­yo­res. Las man­chas es­tán ex­pre­san­do que al­go fun­cio­na de­fi­cien­te­men­te en nues­tro cuer­po. En la me­di­da que se equi­li­bre la cir­cu­la­ción san­guí­nea, las man­chas des­apa­re­ce­rán sin de­jar ras­tro al­guno.

Uñas que­bra­di­zas: Son la ter­mi­na­ción de los ten­do­nes, sin ellas se nos di­fi­cul­ta­ría pre­sio­nar y aga­rrar los ob­je­tos. Es­tán re­la­cio­na­das con el hí­ga­do, y si se no­tan que­bra­di­zas y dé­bi­les, pue­de ser un sín­to­ma de al­gu­na de­fi­cien­cia he­pá­ti­ca. Lo me­jor en es­tos ca­sos se­rá con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta.

Ca­be­llo da­ña­do: co­mo está re­la­cio­na­do con el ri­ñón, cuan­do el pe­lo se cae o está muy se­co, es por­que es­te ór­gano no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te. Tam­bién pue­den afec­tar­lo cier­tos ma­les re­la­cio­na­das con la san­gre, co­mo el co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión y la dia­be­tes. Pa­ra re­cu­pe­rar­lo, lue­go de tra­tar es­tas en­fer­me­da­des de ba­se, con­vie­ne no la­var­lo to­do los días pa­ra evi­tar que pier­da su pro­tec­ción na­tu­ral, y ce­pi­llar­lo 20 a 30 mi­nu­tos to­das la ma­ña­nas con un ce­pi­llo de cer­da con man­go de ma­de­ra. No usar los de plás­ti­co por­que no tie­nen na­da que ver con la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.