Ca­lor­ci­to ma­gi­co

TAO - Tomo I - - Moxa -

La mo­xi­bus­tión es una téc­ni­ca de cu­ra­ción muy uti­li­za­da en la an­ti­gua Chi­na por la medicina tra­di­cio­nal– ex­pli­ca Liú Ming. Se­gún se cree na­ció an­tes que la acu­pun­tu­ra y al­gu­nos mé­di­cos chinos uti­li­zan es­tos dos tra­ta­mien­tos de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria. En la acu­pun­tu­ra se es­ti­mu­lan los pun­tos de los me­ri­dia­nos con agu­jas muy fi­nas y en la mo­xi­bus­tión con el ca­lor de los ci­ga­rros de mo­xa. Los me­ri­dia­nos son los ca­na­les por don­de flu­ye na­tu­ral­men­te la ener­gía, sin em­bar­go pue­de su­ce­der que el pa­so de la ener­gía se blo­quee en de­ter­mi­na­dos pun­tos y pro­duz­ca do­lor, ma­les­tar e in­clu­so en­fer­me­da­des un po­co más com­ple­jas”.

Qué es la mo­xa

“La mo­xa es la raíz deseca­da y pren­sa­da de una hier­ba lla­ma­da al­ta­mi­sa (o ar­te­mi­sa). En chino se lla­ma AI (amor), tie­ne un aro­ma muy es­pe­cial y se pa­re­ce a un ha­bano que en­cen­di­do des­pi­de un olor que in­du­ce tran­qui­li­dad y lim­pia ener­gé­ti­ca­men­te los am­bien­tes. Se ven­de en ne­go­cios de ar­tícu­los na­tu­ris­tas, en el ba­rrio chino y even­tual­men­te en al­gu­nas san­te­rías. Al ar­der, el ca­lor que ge­ne­ra po­see una lon­gi­tud de on­da muy ba­ja, por eso no lle­ga a que­mar la piel, pe­ro es per­sis­ten­te y den­so, lo que fa­ci­li­ta su pe­ne­tra­ción, ha­cien­do más fá­cil el tra­ta­mien­to de afec­cio­nes en áreas es­pe­cí­fi­cas lo­ca­li­za­das en múscu­los, ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos. El ca­lor es­ti­mu­la la zo­na del me­ri­diano afec­ta­da, li­be­ran­do el Chí y ha­cien­do que la ener­gía vuel­va a fluir”.

Exis­ten dos ti­pos de ha­ba­nos de mo­xa: de hier­ba pu­ra y de una mez­cla con otras hier­bas es­pe­cí­fi­cas pa­ra tra­tar di­fe­ren­tes ma­les, por ejem­plo, pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción.

Có­mo se apli­ca

Una vez en­cen­di­da la mo­xa y cuan­do co­mien­za a humear, de­be acer­car­se al pun­to a tra­tar a una dis­tan­cia tal que se sien­ta ca­lor en ese sec­tor de la piel, pe­ro sin sen­tir do­lor ni ar­dor, de lo con­tra­rio po­dría que­mar.

“Hay que man­te­ner­la cer­ca y fir­me en­tre quin­ce se­gun­dos y diez mi­nu­tos, de­pen­dien­do de la reac­ción que se ten­ga en la der­mis. Lo nor­mal es que se tor­ne al­go ro­sa­da, por­que sig­ni­fi­ca que el ca­lor pe­ne­tró en ella y la san­gre subió em­pu­ja­da por la ener­gía cir­cu­lan­te”.

Do­len­cias que ali­via

La cu­ra­ción con mo­xa es una téc­ni­ca mi­le­na­ria chi­na que, se cree, na­ció an­tes que la acu­pun­tu­ra. Con­sis­te en es­ti­mu­lar con ca­lor el fluir de la ener­gía blo­quea­da en los me­ri­dia­nos. Có­mo y cuán­do apli­car­la.

Exis­ten al­gu­nos ma­les­ta­res co­ti­dia­nos que po­de­mos tra­tar no­so­tros mis­mos con es­te mé­to­do.

Sin em­bar­go, cuan­do se su­fra de un pro­ble­ma más se­rio es ne­ce­sa­rio con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta. Vea­mos al­gu­nos ca­sos:

Do­lor de pan­za

Apli­car en la zo­na del pun­to he gu, en la par­te su­pe­rior de la mano, jus­to don­de el de­do pul­gar for­ma un plie­gue, y en la del pun­to zu san li, en cos­ta­do ex­terno de la pier­na, a la al­tu­ra del fi­nal de la ró­tu­la.

Do­lor de mue­las

Ma­xi­lar su­pe­rior: Apli­car el tra­ta­mien­to en la zo­na del pun­to nei ting, ubi­ca­do so­bre el pie, unos cen­tí­me­tros arri­ba de la unión en­tre el se­gun­do y el ter­cer de­do.

Ma­xi­lar in­fe­rior: apli­car en la zo­na del pun­to he gu (ex­pli­ca­do más arri­ba)

Mo­les­tias in­tes­ti­na­les

Apli­car en la zo­na del pun­to guan yuan. Se en­cuen­tra a 4 de­dos por de­ba­jo del om­bli­go, en lí­nea rec­ta a és­te.

Do­lor de es­tó­ma­go

Apli­car en la zo­na del pun­to zhong wan, ubi­ca­do jus­to en el me­dio en­tre el

om­bli­go y el es­ter­nón.

Do­lor de ca­be­za y ma­reos

Apli­car en la zo­na del pun­to tai chong, ubi­ca­do en la par­te de arri­ba del pie, unos 4 cm ha­cia arri­ba des­de la unión del de­do gordo con el se­gun­do, y en yong quan, en la plan­ta del pie, al me­dio y al fi­nal de las dos al­moha­di­llas que se for­man.

Con­ges­tión na­sal

Oler las he­bras du­ran­te unos mi­nu­tos ama­sán­do­la con las ma­nos y acer­cán­do­las a las fo­sas na­sa­les. La des­con­ges­tión es in­me­dia­ta.

Pa­ra pre­ve­nir las en­fer­me­da­des tí­pi­cas del in­vierno (gri­pe, res­frio, tos, etc.) se pue­de apli­car re­gu­lar­men­te el ca­lor de la mo­xa en la zo­nas del pun­to zu san li. Así se lo­gra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción de la ener­gía evi­tan­do que se blo­quee. Tam­bién, pa­ra re­for­zar el ri­ñón, el hí­ga­do y las de­fen­sas del or­ga­nis­mo se pue­de apli­car per­fec­ta­men­te en la zo­na del pun­to yong quan.

“Re­cor­dar que cuan­do se tra­ta de un do­lor que per­sis­te en el tiem­po, se de­be tra­tar el la­do de­re­cho. Cuan­do es mo­men­tá­neo, el iz­quier­do. Y te­ner en cuen­ta que no de­be apli­car­se en la ca­be­za, la ca­ra, cer­ca del co­ra­zón, de va­sos y ve­nas de gran ta­ma­ño. Tam­po­co a per­so­nas que ten­gan la piel muy fi­na o ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble y está prohi­bi­do su uso en be­bés, ni­ños y mu­je­res em­ba­ra­za­das”, re­co­mien­da Liú Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.