La ce­re­mo­nia del te

TAO - Tomo I - - Placeres -

Lu Yu vi­vió en­tre los años 733 y 804, épo­ca de la di­nas­tía Tang. Se­gún se sa­be, fue cria­do en un tem­plo bu­dis­ta des­de los 3 años. Allí los mon­jes lo edu­ca­ron y lle­gó a ser un gran sa­bio, es­pe­cial­men­te en el ar­te del té, al que con­si­de­ra­ba sím­bo­lo de la ar­mo­nía y la uni­dad del uni­ver­so, ra­zón por la cual le de­di­có su vi­da.

Es­cri­bió uno de los li­bros más im­por­tan­tes de­di­ca­dos al cul­ti­vo, in­ves­ti­ga­ción y la ma­ne­ra de be­ber la in­fu­sión, lla­ma­do Cha Jing o Clá­si­co del Té, tra­du­ci­do a ca­si to­dos los idio­mas.

El ar­te de be­ber té tie­ne un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la cul­tu­ra chi­na, con­vo­ca a reunio­nes con ami­gos y fa­mi­lia­res, don­de se ha­bla so­bre la poe­sía, la vi­da y el uni­ver­so mien­tras se dis­fru­tan in­nu­me­ra­bles ta­ci­tas de la de­li­cio­sa in­fu­sión.

Cuan­do un vi­si­tan­te lle­ga a la ca­sa se con­si­de­ra un gran ho­nor que el an­fi­trión lo ofrez­ca co­mo se­ñal de res­pe­to.

Mé­to­dos pa­ra ser­vir­lo El té chino no se be­be de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria, se tra­ta de oler, pro­bar, de­gus­tar y com­pa­rar los cam­bios en el sa­bor y aro­ma en­tre ta­za y ta­za, po­dría­mos de­cir que se tra­ta de ex­plo­rar ca­da va­rie­dad de ma­ne­ra vi­sual, ol­fa­ti­va y gus­ta­ti­va.

Hay dos ma­ne­ras de ser­vir­lo y se lla­man Gong Fu, la pri­me­ra es olien­do el per­fu­me del va­so (Weng Xiang Bei), pa­ra dis­frutr el aro­ma de las va­rie­da­des de té Wu Long de al­ta ca­li­dad, y la se­gun­da for­ma es pa­ra to­mar los otros ti­pos de té.

La im­por­tan­cia de los uten­si­lios

La te­te­ra: de­be ser pe­que­ña, pa­ra ga­ran­ti­zar que ca­da vuel­ta de té es­té a la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da. Lo ideal es uti­li­zar te­te­ras de barro de la pro­vin­cia de Jiang­su, rea­li­za­das a par­tir de una ar­ci­lla tí­pi­ca de la zo­na, aun­que por su al­to pre­cio pue­den uti­li­zar­se si­mi­la­res. Es im­pres­cin­di­ble que, pa­ra ca­da va­rie­dad de té que se con­su­ma, se uti­li­ce una te­te­ra, de­bi­do a que el ma­te­rial de las mis­mas es po­ro­so y ab­sor­be el aro­ma. Por es­ta mis­ma ra­zón se de­ben la­var so­la­men­te con agua. Se usa tan­to en Gong Fu co­mo en Cha No Yu.

Las ta­zas:

Pri­mer Mé­to­do Gong Fu : se uti­li­zan dos ti­pos di­fe­ren­tes. La in­fu­sión se sir­ve en las ta­ci­tas al­tas y, con las más ba­jas, se ta­pan. Se de­ja re­po­sar y al mo­men­to de be­ber­lo se to­man am­bas ta­zas jun­tas, apo­yan­do el pul­gar en aque­lla que ofi­cia de ta­pa y el ín­di­ce en la de aba­jo y se gi­ran de ma­ne­ra rá­pi­da y fir­me. Se le­van­ta la ta­za ci­lín­dri­ca (sin dar­la vuel­ta, ro­san­do el bor­de de la otra) y se lle­va ha­cia la na­riz, ha­cien­do una

Pa­ra la cul­tu­ra chi­na be­ber té es una ar­te que per­mi­te el dis­fru­te de los sen­ti­dos del gus­to y

del ol­fa­to. El maestro Liú Ming nos re­ve­la en es­ta no­ta los secretos de una téc­ni­ca mi­le­na­ria pa­ra dis­fru­tar a pleno to­das la va­rie­da­des.

ins­pi­ra­ción pro­fun­da pa­ra dis­fru­tar del aro­ma in­ten­so y re­vi­ta­li­za­dor. Lue­go se be­be el té (1,2,3,4).

Se­gun­do Mé­to­do Gong Fu: se usan ta­zas pe­que­ñas, re­don­das y ba­jas. Ge­ne­ral­men­te de por­ce­la­na blan­ca, pa­ra apre­ciar el co­lor del té (5).

Ban­de­ja: se tra­ta de una ban­de­ja de ma­de­ra con per­fo­ra­cio­nes y ta­lla­dos ar­te­sa­na­les en la par­te su­pe­rior, que sir­ve pa­ra es­cu­rrir el agua que se vier­te so­bre la te­te­ra y las ta­ci­tas pa­ra ca­len­tar­las. El lí­qui­do se acu­mu­la en la par­te in­fe­rior, en una fuen­te re­mo­vi­ble. Al­gu­nas po­seen una pe­que­ña man­gue­ra de des­car­ga co­nec­ta­da a un re­ci­pien­te.

Aros y cu­cha­ras de bam­bú: es­tos ele­men­tos re­sul­tan fun­da­men­ta­les pa­ra co­lo­car apro­pia­da­men­te las he­bras de té en la te­te­ra. Nun­ca de­be uti­li­zar­se ele­men­tos de me­tal, ya que al­te­ran la na­tu­ra­le­za de las ho­jas.

Pa­so a pa­so

1- Se en­jua­gan to­dos los re­ci­pien­tes con agua ca­lien­te. Las ta­zas de­ben que­dar unos mi­nu­tos su­mer­gi­das, la te­te­ra ade­más de ba­ñar­se por fue­ra de­be lle­nar­se. Es­te pro­ce­so es pa­ra que to­do lo que use­mos pa­ra ser­vir y to­mar el té ten­ga la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da. (6)

2- Co­lo­car las ho­jas de té den­tro de la te­te­ra, ayu­dán­do­se con un aro que se co­lo­ca en la bo­ca de la mis­ma, y una cu­cha­ra di­se­ña­da es­pe­cial­men­te, am­bos de bam­bú, evi­tan­do así que las he­bras cai­gan fue­ra. (7)

3- Ver­ter el agua en la te­te­ra, de­jar unos se­gun­dos y des­car­tar­la; in­me­dia­ta­men­te vol­ver a lle­nar­la, ta­par­la y cu­brir­la con un cho­rro de agua. De­jar re­po­sar du­ran­te 1 mi­nu­to. (8)

4- La in­fu­sión tam­bién pue­de pre­pa­rar­se en otro re­ci­pien­te de por­ce­la­na, si­mi­lar a una ta­za sin asa, con ta­pa (per­fo­ra­da pa­ra fil­trar las he­bras) y pla­to. Se pue­de uti­li­zar co­mo te­te­ra. (9)

5- Ser­vir el té se­gún el mé­to­do que ha­ya ele­gi­do.

De­pen­dien­do del ti­po y la ca­li­dad del té se po­drán ha­cer des­de tres has­ta cin­co in­fu­sio­nes su­ce­si­vas.

Nin­gu­na de es­tas va­rie­da­des de­be en­dul­zar­se.

Tem­pe­ra­tu­ra y ti­po del agua

Es me­jor evi­tar usar agua con clo­ro o mi­ne­ral, por­que de­te­rio­ran el gus­to y aro­ma del té. El agua de red de­be de­jar­se re­po­sar al­gu­nos mi­nu­tos pa­ra que se eva­po­re el clo­ro. La tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma está en­tre los 75 y 85º C, ya que pre­pa­ra­dos con el agua a pun­to de her­vir son más per­fu­ma­dos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.