El via­je in­te­rior

TAO - Tomo I - - En El Próximo Número - Shi­fu Liú Ming

Co­mo les con­té en el nú­me­ro an­te­rior de Tao, mis va­ca­cio­nes se di­vi­die­ron en dos par­tes: pri­me­ro via­jé a Chi­na a vi­si­tar a mi ma­má, pa­rien­tes y ami­gos, lue­go me fui a me­di­tar al Hi­ma­la­ya. De­bo de­cir que es­te via­je lo vi­ví co­mo una en­se­ñan­za de Dios. Es­tu­ve en Lha­sa, cen­tro re­li­gio­so del Ti­bet, don­de se en­cuen­tran dos tem­plos bu­dis­tas muy im­por­tan­tes que re­pre­sen­tan ca­da uno a sus dos lí­de­res re­li­gio­sos, Pan Chen La­ma y Da­lai La­ma.

La ciu­dad de Lha­sa está en­cla­va­da de­lan­te del pi­co más al­to del Hi­ma­la­ya, el Eve­rest, y su tem­plo co­bi­jó al pri­mer Da­lai La­ma (aho­ra el dé­ci­mo­cuar­to vi­ve en In­dia, exi­lia­do des­de la in­va­sión del Ejer­ci­to Po­pu­lar Chino). El Da­lai re­co­rrió a pie el Ti­bet bus­can­do el me­jor lu­gar, des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co, pa­ra cons­truir es­te tem­plo. Las mon­ta­ñas que lo ro­dean pa­re­cen sa­lu­dar al va­lle don­de se em­pla­za aho­ra, des­car­gan­do to­da su ener­gía. Es­te tem­plo, ade­más, es el que está más cer­ca del sol.

Lue­go vi­si­té Ri Ge Ze, que está apro­xi­ma­da­men­te a unos 3800 me­tros de al­tu­ra, en el tem­plo don­de es­tu­dié, lla­ma­do Cha Lun Rong Pu, que re­pre­sen­ta a Pan Chen. El sím­bo­lo de es­te tem­plo del bu­dis­mo ti­be­tano es el Yin Yang, que tam­bién iden­ti­fi­ca a la cul­tu­ra del Tao. Allí es­tu­ve tres días me­di­tan­do jun­to a los mon­jes ti­be­ta­nos que si­guen la doc­tri­na de Pan Chen. Res­pe­te­tan­do sus cos­tum­bres me­di­té a su ma­ne­ra, que con­sis­te en apo­yar cin­co pun­tos del cuer­po en el sue­lo. Los mon­jes taoís­tas no lo ha­ce­mos así, no­so­tros mos­tra­mos res­pe­to a la na­tu­ra­le­za y a Tao in­cli­na­do la ca­be­za.

Lue­go se­guí es­ca­lan­do y cuan­do ob­ser­vé el tem­plo des­de las al­tu­ras y en el mis­mo pun­to que el pri­mer Da­lai lo hi­zo, sentí co­mo que ab­sor­bía su sa­bi­du­ría e in­cor­po­ra­ba la paz del tem­plo. Es una sen­sa­ción inex­pli­ca­ble, sentí y en­ten­dí có­mo es­tar en sin­to­nía con la na­tu­ra­le­za y acla­ré mi men­te.

La gen­te que vi­ve en es­te si­tio es muy sen­ci­lla, creo que se de­be a esa ener­gía es­pe­cial que po­see la tie­rra; es muy fá­cil ha­cer­se de ami­gos allí. Y me lla­mó mu­cho la aten­ción el co­lor y la tex­tu­ra de su piel, que es muy grue­sa y bas­tan­te os­cu­ra, de­bi­do a las ba­jí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras. Hay que te­ner en cuen­ta que las pie­les os­cu­ras ab­sor­ben ener­gía (en es­te ca­so la ne­ce­si­tan pa­ra so­por­tar el frío), y las más cla­ras la emi­ten. Es­te es un me­ca­nis­mo de ajus­te con la na­tu­ra­le­za.

Fue un via­je muy en­ri­que­ce­dor. Me­di­tar en es­te lu­gar me acla­ró la men­te, me lle­nó de ener­gía y vol­ví re­no­va­do y lis­to pa­ra trans­mi­tir mi ex­pe­rien­cia.

Has­ta la pró­xi­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.