Co­mo com­ba­tir la ar­tro­sis

TAO - Tomo I - - Salud -

Des­de el pun­to de vis­ta de la medicina oc­ci­den­tal, la ar­tro­sis es una en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por el des­gas­te del car­tí­la­go que re­cu­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes, que amor­ti­gua el con­tac­to en­tre los hue­sos y fa­ci­li­ta la mo­vi­li­dad. Al des­gas­tar­se el car­tí­la­go los hue­sos cho­can y co­mien­zan a apa­re­cer cal­ci­fi­ca­cio­nes que lo de­for­man, di­fi­cul­tan­do el mo­vi­mien­to.

“Pa­ra la medicina tra­di­cio­nal chi­na, en cam­bio, la ar­tro­sis se pro­du­ce cuan­do la ener­gía que cir­cu­la por los me­ri­dia­nos (re­cor­de­mos que el Chi tra­ba­ja por den­tro y por fue­ra de los hue­sos), no se des­pla­za co­rrec­ta­men­te. Si sa­le y no pue­de vol­ver a en­trar, que­da es­tan­ca­do en la su­per­fi­cie, acu­mu­lán­do­se e in­fla­man­do los múscu­los y ten­do­nes de la zo­na afec­ta­da. Si even­tual­men­te no ad­ver­ti­mos los pri­me­ros sín­to­mas de ese pro­ble­ma y se de­mo­ra el tra­ta­mien­to pa­ra cu­rar­lo, en­ton­ces esa in­fla­ma­ción afec­ta­rá al hue­so”, ex­pli­ca Liú Ming.

Co­mo sa­be­mos, el Chi re­co­rre el cuer­po lle­van­do ener­gía a los lu­ga­res que más se ne­ce­si­ta y qui­tán­do­la de otros en don­de so­bra, lim­pian­do im­pu­re­zas y es­tan­ca­mien­tos. Cuan­do es­te me­ca­nis­mo fa­lla, en­ton­ces las ar­ti­cu­la­cio­nes se de­bi­li­tan. Y la­men­ta­ble­men­te, las más afec­ta­das son aque­llas que más mo­vi­li­dad re­quie­ren, co­mo las ro­di­llas y la ca­de­ra, so­me­ti­das siem­pre al ma­yor es­fuer­zo en ca­si to­dos nues­tros des­pla­za­mien­tos.

Có­mo tra­tar­la

“La me­jo­ría es no­ta­ble cuan­do es po­si­ble prac­ti- car dis­ci­pli­nas que res­ta­blez­can la ener­gía in­ter­na, co­mo el Tai chi por ejem­plo, ya que con sus ejer­ci­cios es po­si­ble al­can­zar la ar­mo­nía que per­mi­te me­jo­ras im­por­tan­tes en ca­sos de ar­tro­sis avan­za­da, cu­ra los le­ves y está es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad”.

Pa­ra aque­llos que por el mal ya les re­sul­ta di­fí­cil mo­ver­se, es po­si­ble prac­ti­car sen­ta­do, por­que en el Tai Chi to­do el mo­vi­mien­to es in­terno y la men­te es ca­paz de co­rre­gir el re­co­rri­do ener­gé­ti­co.

Otra de las po­si­bi­li­da­des te­ra­péu­ti­cas que ofre­ce la medicina orien­tal es la acu­pun­tu­ra, que li­be­ra los me­ri­dia­nos obs­trui­dos, per­mi­tien­do que flu­ya nue­va­men­te el Chi por los ca­na­les ener­gé­ti­cos. Por su­pues­to, es­te ti­po de tra­ta­mien­to tie­ne que ser rea­li­za­do por un pro­fe­sio­nal.

En cuan­to a la au­to­cu­ra­ción, la apli­ca­ción de mo­xa es una op­ción que sue­le arro­jar bue­nos re­sul­ta­dos y con­sis­te en apro­ve­char el ca­lor pa­ra li­be­rar la ener­gía blo­quea­da en la zo­na afec-

Pa­ra la medicina tra­di­cio­nal chi­na la ar­tro­sis es pro­vo­ca­da por la acu­mu­la­ción de Chi en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Có­mo pre­ve­nir­la con ejer­ci­cios y ali­men­ta­ción ade­cua­da. Re­me­dios ca­se­ros pa­ra ba­jar

la in­fla­ma­ción y cal­mar el do­lor.

ta­da (ver más de­ta­lles en Tao N° 3)

“Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que fren­te a una cua­dro de es­ta na­tu­ra­le­za nun­ca de­be apli­car­se hie­lo, ya que el frío em­peo­ra el pro­nós­ti­co; más allá de que en el mo­men­to se sien­ta ali­vio por­que se ador­me­ce la zo­na, lue­go pue­de em­peo­rar por­que el frío lle­va la en­fer­me­dad más pro­fun­do aún”.

Las hier­bas son tam­bién un buen re­cur­so pa­ra ali­viar los do­lo­res pro­pios de la ar­tro­sis. En lí­neas ge­ne­ra­les, se de­be te­ner en cuen­ta que aque­llas

es­pe­cies (ver re­cua­dros) que po­seen un per­fu­me fuer­te y agra­da­ble son las in­di­ca­das pa­ra es­ti­mu­lar el mo­vi­mien­to in­terno del Chi.

La ma­ne­ra de apli­car­las es muy sen­ci­lla: se hi­dra­tan en agua ca­lien­te, se re­ti­ran y se aplas­tan un po­co pa­ra que que­de una es­pe­cie de ma­sa, que lue­go se co­lo­ca en la zo­na afec­ta­da y se en­vuel­ve con un film (im­pro­vi­san­do una es­pe­cie de par­che) pa­ra que la esen­cia pe­ne­tre en la piel.

Otra op­ción es mez­clar las hier­bas con miel de ma­ne­ra tal que que­de una cre­ma y apli­car­la so­bre la ar­ti­cu­la­ción, lue­go se co­lo­ca el pa­pel film y en­ci­ma una toa­lla ca­lien­te.

La ali­men­ta­ción in­di­ca­da

“Los hue­sos y las ar­ti­cu­la­cio­nes tie­nen re­la­ción di­rec­ta con el ri­ñón, en­ton­ces los ali­men­tos in­di­ca­dos pa­ra me­jo­rar su fun­ción se­rán aque­llos que re­fuer­cen es­te ór­gano. En­tre ellos se en­cuen­tran los bro­tes y po­ro­tos de so­ja. En cuan­to a las car­nes, la me­jor elec­ción es la de cer­do y co­mo se­gun­da op­ción el po­llo. Pe­ro las per­so­nas ma­yo­res no de­ben abu­sar y es con­ve­nien­te que lo re­em­pla­cen in­cre­men­tan­do el con­su­mo de hor­ta­li­zas, es­pe­cial­men­te aque­llas de raíz co­mo za­naho­ria, na­bo y re­mo­la­cha”.

Es im­por­tan­te tam­bién no ex­ce­der­se con los dul­ces por­que ge­ne­ran vis­co­si­dad den­tro del or­ga­nis­mo y es­to im­pli­ca que el in­ter­cam­bio in­ter­noex­terno de la ener­gía no se reali­ce en for­ma flui­da.

La hu­me­dad es otro fac­tor ne­ga­ti­vo pa­ra la ar­tro­sis, pe­ro usar al­go de pi­can­te en las co­mi­das (sin abu­sar) per­mi­te eli­mi­nar­la. Es que es­te sa­bor tie­ne la ener­gía del ele­men­to Me­tal, que re­fuer­za el ri­ñón.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

En in­vierno hay que pro­te­ger las ar­ti­cu­la­cio­nes, ya que con el frío pier­den el Chí rá­pi­da­men­te.

Va­le re­cor­dar que las en­fer­me­da­des se aso­cian tam­bién con las emo­cio­nes. En es­te ca­so, el ri­ñón se re­la­cio­na di­rec­tam­ne­te con el mie­do. Hay que tra­tar de su­pe­rar­lo pa­ra que no se de­bi­li­ten los hue­sos.

Be­ber agua tam­bién ayu­da a ha­cer cir­cu­lar el Chi. Siem­pre se de­be in­cor­po­rar de a pe­que­ños sor­bos du­ran­te to­do el día.

El té tam­po­co de­be fal­tar, ya que es un po­de­ro­so des­in­to­xi­can­te y re­gu­la­dor de la ener­gía.

Ata­ca la ar­ti­cu­la­ción y ter­mi­na da­ñan­do los hue­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.