La in­ten­si­dad del wu long

TAO - Tomo I - - Secretos Del Té -

Una téc­ni­ca es­pe­cial de fer­men­ta­ción es lo que de­fi­ne el ca­rác­ter de es­ta va­rie­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas pe­cu­lia­res y con­tro­ver­sial ori­gen.

El Wu Long es una va­rie­dad de té que se ob­tie­ne a tra­vés de un pro­ce­so es­pe­cial de fer­men­ta­ción que abar­ca un ba­jo por­cen­ta­je (al­re­de­dor del 30 por cien­to) de las ho­jas, por eso se lo con­si­de­ra den­tro del gru­po de los se­mi fer­men­ta­dos. De co­lor ver­de fuer­te, sa­bor in­ten­so y aro­ma de­li­cio­so, lle­va ese nom­bre en ho­nor al sa­bio que desa­rro­lló su téc­ni­ca de fer­men­ta­ción que dio co­mo re­sul­ta­do una nue­va va­rian­te de la in­fu­sión fa­vo­ri­ta de la cul­tu­ra chi­na. Sin em­bar­go, una le­yen­da po­pu­lar se­ña­la que su ori­gen es pro­duc­to del azar más que de la cien­cia y cuen­ta que un co­se­che­ro in­te­rrum­pió su re­co­lec­ción pa­ra co­rrer y ca­zar a un cier­vo que irrum­pió en la plan­ta­ción de té. El hom­bre lo­gró atra­par­lo y vol­vió a su ca­sa con su tro­feo pa­ra co­ci­nar­lo y aga­sa­jar a pa­rien­tes y ve­ci­nos con un gran ban­que­te. La ce­le­bra­ción du­ró unos días al ca­bo de los cua­les el hom­bre re­to­mó la co­se­cha y al lle­gar al lu­gar don­de ha­bía de­ja­do el tra­ba­jo se dio cuen­ta de que las ho­jas cor­ta­das ha­bían co­men­za­do a fer­men­tar. Igual de­ci­dió se­guir ade­lan­te y lue­go, al pre­pa­rar y pro­bar la in­fu­sión, no­tó que su sa­bor y co­lor eran muy di­fe­ren­tes a los del que es­ta­ba acos­tum­bra­do a to­mar y lo bau­ti­zó Qing Chá, es de­cir té co­lor ver­de fuer­te, que es co­mo se lo de­no­mi­na po­pu­lar­men­te en Chi­na.

Ca­rac­te­rís­ti­cas

Por su fer­men­ta­ción pier­de su ca­rac­te­rís­ti­ca fria y se con­vier­te en un té de ca­rác­ter in­ter­me­dio. Po­see un aro­ma y un sa­bor flo­ral in­ten­so y con­tie­ne gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes que for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ne, y flúor, que con­tri­bu­ye en la pre­ven­ción de las ca­ries. Es des­in­to­xi­can­te en ge­ne­ral y ayu­da en el pro­ce­so de di­ges­tión. For­ta­le­ce los hue­sos y en con­se­cuen­cia pre­vie­ne la os­teo­po­ro­sis.

Es ex­ce­len­te pa­ra ba­jar los ni­ve­les de co­les­te­rol por­que me­ta­bo­li­za y eli­mi­na la gra­sa, pro­pie­dad ca­rac­te­rís­ti­ca que tam­bién lo ha­ce ade­cua­do pa­ra es­ta­bi­li­zar el pe­so y pre­ve­nir las enefer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Es­te ti­po de té se pre­pa­ra con agua a más de 90° cen­tí­gra­dos. Se de­be uti­li­zar agua po­ta­ble, la mi­ne­ral im­pi­de que se ob­ten­ga el sa­bor real del té.

Pa­ra con­ser­var­lo sin que se al­te­ren sus pro­pie­da­des hay que frez­zar­lo en un en­va­se her­mé­ti­co. Lue­go se pue­de usar di­rec­ta­men­te, sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar a que se des­con­ge­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.