Co­lo­res que cu­ran

TAO - Tomo I - - Terapias -

La te­ra­pia de los co­lo­res es una de las tan­tas téc­ni­cas que uti­li­za la medicina chi­na pa­ra di­na­mi­zar la ener­gía del or­ga­nis­mo y así ali­viar de­ter­mi­na­das do­len­cias y me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo ge­ne­ral. Bá­si­ca­men­te se tra­ta de apro­ve­char la vi­bra­ción de los co­lo­res o me­jor di­cho, po­ner­los en sin­to­nía pa­ra po­ten­ciar la ener­gía pro­pia de ca­da in­di­vi­duo. Pa­ra po­der apli­car­la es ne­ce­sa­rio co­no­cer al­gu­nos de­ta­lles con res­pec­to a la na­tu­ra­le­za de los co­lo­res y su re­la­ción con el or­ga­nis­mo.

En pri­mer lu­gar de­be­mos des­ta­car que el Feng Shui cla­si­fi­ca a los co­lo­res den­tro de al­gu­nas ca­te­go­rías bá­si­cas: se­gún los ele­men­tos, por el ti­po de ener­gía, por su re­la­ción con los ór­ga­nos y por su in­fluen­cia es­pi­ri­tual. Den­tro de es­tas ca­te­go­rías te­ne­mos:

Se­gún los cin­co ele­men­tos:

Fue­go: ro­jo.

Tie­rra: so­lo ama­ri­llo. Me­tal: so­lo blan­coy pla­tea­do. Agua: so­lo ne­gro y azul. Ma­de­ra: ver­de.

Por ti­po de ener­gía:

Yang: co­lo­res cla­ros, cá­li­dos.

Yin: co­lo­res os­cu­ros, fríos.

Por su re­la­ción con los ór­ga­nos:

Ca­da ór­gano del cuer­po hu­mano tie­ne re­la­ción con un co­lor de­ter­mi­na­do y en par­ti­cu­lar, de ma­ne­ra que usar pren­das o ac­ce­so­rios del tono que le co­rres­pon­da pue­de es­ti­mu­lar y des­blo­quear la ener­gía de aquel que tu­vie­ra di­fi­cul­ta­des y ali­viar de esa ma­ne­ra la do­len­cia. Vea­mos cuál es el co­lor que le co­rres­pon­de a ca­da uno:

Co­ra­zón y sis­te­ma cir­cu­la­to­rio: ro­jo

Pe­ri­car­dio: na­ran­ja Es­tó­ma­go y ba­zo: ama­ri­llo

Hí­ga­do y ve­sí­cu­la: ver­de Pul­món e in­tes­tino grue­so: blan­co

Ri­ño­nes y ve­ji­ga: azul y vio­le­ta Se­gún su in­fluen­cia es­pi­ri­tual

Las cues­tio­nes la­bo­ra­les, ma­te­ria­les y de desa­rro­llo in­te­lec­tual tam­bién in­flu­yen en la sa­lud. Al­gu­nas ve­ces un des­equi­li­brio pue­de pro­du­cir un de­bi­li­ta­mien­to ge­ne­ral de la ener­gía. Pa­ra es­tas co­sas, los co­lo­res tam­bién son de gran uti­li­dad.

Apro­ve­char la vi­bra­ción de los co­lo­res y po­ner­la en

sin­to­nía pa­ra po­ten­ciar la ener­gía pro­pia de ca­da uno me­jo­ra el áni­mo en ge­ne­ral y pue­de has­ta

ali­viar al­gu­nas do­len­cias. Có­mo sa­ber cuál es el tu­yo.

Ne­gro: atrae el di­ne­ro y el tra­ba­jo.

Azul: in­te­li­gen­cia y re­po­so.

Blan­co: sen­si­bi­li­dad y equi­li­brio.

Ro­jo: trans­for­ma­ción y for­tu­na.

Na­ran­ja: con­cen­tra­ción y or­ga­ni­za­ción.

Ama­ri­llo: ale­gría y for­tu­na.

Ma­rrón y bei­ge: cons­tan­cia.

Vio­le­ta: crea­ti­vi­dad. Ver­de: re­la­ja­ción, cre­ci­mien­to y desa­rro­llo

Los nú­me­ros y su ele­men­to:

1 Agua

2, 5, 8 Tie­rra 3 y 4 Ma­de­ra 6 y7 Me­tal. 9 Fue­go. La in­fluen­cia de las for­mas

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta pa­ra ob­te­ner un equi­li­brio ener­gé­ti­co to­tal son las for­mas, tan­to en los es­tam­pa­dos de las pren­das co­mo en ob­je­tos y ac­ce­so­rios (car­te­ra, bi­joute­rie, etc.). És­tas son tan im­por­tan­tes co­mo el co­lor, de­bi­do a que se co­rres­pon­den con los cin­co ele­men­tos, por lo cual con­tri­bui­rán a po­ten­ciar la ener­gía de ca­da uno.

Las lí­neas ver­ti­ca­les re­pre­sen­tan al ele­men­to Ma­de­ra.

Las for­mas trian­gu­la­res, al Fue­go. Las cua­dra­das, Tie­rra.

Los círcu­los, Me­tal.

Las on­das o lí­neas con mo­vi­mien­to, al Agua.

Las com­bi­na­cio­nes

Pa­ra atraer la ener­gía de ca­da ele­men­to de­be­mos ves­tir­nos con pren­das que coin­ci­dan tan­to en el co­lor co­mo en la for­ma. Por ejem­plo, si te­ne­mos un pro­ble­ma en el hí­ga­do, es ne­ce­sa­rio usar los ele­men­tos de Ma­de­ra pa­ra re­for­zar­lo, por lo cual el es­tam­pa­do tie­ne que com­po­ner­se por lí­neas ver­ti­ca­les en to­nos de ver­de.

Pa­ra man­te­ner la ener­gía equi­li­bra­da es ne­ce­sa­rio com­bi­nar for­mas y co­lo­res y no uti­li­zar siem­pre el mis­mo tono de ro­pa.

Por otra par­te, y si­guien­do en sin­to­nía con la na­tu­ra­le­za, a la ho­ra de com­prar o con­fec­cio­nar ro­pa, es me­jor op­tar por gé­ne­ros cá­li­dos y sua­ves co­mo, por ejem­plo, el al­go­dón o la se­da, o el lino, que aun­que a ve­ces se le in­clu­yen en el pro­ce­so de hi­la­do al­gu­nas fi­bras sin­té­ti­cas pa­ra me­jo­rar su tex­tu­ra y ha­cer­los más re­sis­ten­tes, pro­vie­nen de ele­men­tos or­gá­ni­cos que en­sam­blan me­jor con nues­tro es­ti­lo de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.