Las ma­xi­mas de qian long

TAO - Tomo I - - Prevención -

Des­de la an­ti­güe­dad en Chi­na se con­si­de­ra

a la pre­ven­ción co­mo la par­te más

im­por­tan­te de la medicina. Aquí las téc­ni­cas y los bue­nos há­bi­tos que re­co­men­da­ba el em­pe­ra­dor más lon­ge­vo de la his­to­ria pa­ra te­ner una

vi­da más sa­lu­da­ble.

Ha­cer pre­sión con los dien­tes, ta­par­se los oí­dos con las palmas de las ma­nos o ma­sa­jear­se el rostro to­das las ma­ña­nas pue­de ser, se­gún la medicina chi­na, tan sa­lu­da­ble co­mo ha­cer ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te o qui­tar las ha­ri­nas y las gra­sas sa­tu­ra­das de nues­tra die­ta. Y es que téc­ni­cas sen­ci­llas co­mo esas, su­ma­das a cier­tos há­bi­tos, son las que enu­me­ra Qian Long en su suer­te de de­cá­lo­go pa­ra una vi­da más sa­lu­da­ble. Qian Long ( 25 de sep­tiem­bre de 1711 – 7 de fe­bre­ro de 1799) fue el quin­to em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qing, la úl­ti­ma di­nas­tía im­pe­rial chi­na de ori­gen, y el cuar­to que reinó so­bre to­da Chi­na, su­ce­dien­do a su pa­dre Yongz­heng. Su rei­na­do de 60 años fue el se­gun­do más lar­go de la his­to­ria de Chi­na, des­pués del de su abue­lo el Em­pe­ra­dor Kang­xi. De no ha­ber si­do por­que de­ci­dió ab­di­car en 1796, su go­bierno ha­bría si­do el más lar­go de to­da la his­to­ria im­pe­rial chi­na. Pe­ro ade­más, Qian Long vi­vió has­ta los 89, co­sa bas­tan­te par­ti­cu­lar si te­ne­mos en cuen­ta que la es­pe­ran­za de vi­da de esa épo­ca era mu­cho me­nor, la ma­yo­ría de los emperadores mo­rían en­tre los 30 y 40 años, apro­xi­ma­da­men­te. Y se­gún se cree, el se­cre­to de su lon­ge­vi­dad está en la im­por­tan­cia que le dio en vi­da a la pre­ven­ción. Su téc­ni­ca se ba­sa­ba en dos pi­la­res: la res­pi­ra­ción y el mo­vi­mien­to. La pri­me­ra por­que con­si­de­ra­ba que el oxí­geno lim­pia las to­xi­nas del or­ga­nis­mo; y el mo­vi­mien­to por­que se­gún su teo­ría, for­ta­le­cer ten­do­nes y hue­sos es in­dis­pen­sa­ble pa­ra lle­gar en bue­na for­ma a edad avan­za­da. Sus pre­cep­tos for­man par­te de un tra­ta­do que es­cri­bió enu­me­ran­do diez co­sas que hay que ha­cer y cua­tro que de­ben evi­tar­se pa­ra te­ner una vi­da más sa­lu­da­ble.

Los Diez “SI”

Ejer­cer pre­sión con las man­dí­bu­las: de ma­ne­ra que los dien­tes sue­nen, pa­ra for­ta­le­cer las raí­ces. Una den­ta­du­ra sa­na es fun­da­men­tal pa­ra mas­ti­car co­rrec­ta­men­te y fa­ci­li­tar la di­ges­tión.

Tra­gar sa­li­va: la sa­li­va es la fuen­te de la vi­da, por eso es ne­ce­sa­ria. Ade­más, po­de­mos va­ler­nos de ella y rea­li­zar un rá­pi­do au­to­exa­men. Si sen­ti­mos la bo­ca muy se­ca y un gus­to amar­go al des­per­tar, se­gu­ra­men­te al­go no está fun­cio­nan­do bien; en cam­bio, si la bo­ca está hú­me­da y la sa­li­va dul­ce, es por­que el or­ga­nis­mo fun­cio­na a la per­fec­ción.

Es­ti­mu­lar los pun­tos de la na­riz. Se tra­ta de una téc­ni­ca muy sen­ci­lla que con­sis­te en ma­sa­jear con los de­dos anu­la­res los pun­tos que se en­cuen­tran a am­bos la­dos de la na­riz, ape­nas un cen­tí­me­tro ha­cia arri­ba de las fo­sas na­sa­les. Al es­ti­mu­lar­los se des­pe­jan las fo­sas na­sa­les per­mi­tien­do una me­jor en­tra­da de ai­re.

To­car el tam­bor de cie­lo. Con­sis­te en ta­par los oí­dos con las palmas de las ma­nos; los de­dos es­ti­ra­dos ha­cia atrás que­dan apo­ya­dos en el oc­ci­pi­tal, la par­te pos­te­rior de la ca­be­za,, mien­tras con el de­do ma­yor se rea­li­za un sua­ve gol­pe­teo. Es­te ejer­ci­cio me­jo­ra­rá au­di­ción.

Au­to­ma­sa­je de rostro: la ma­ne­ra de rea­li­zar­lo es con mo­vi­mien­tos as­cen­den­tes y ha­cia atrás. La esen­cia de los ór­ga­nos lle­ga a la ca­ra, de ma­ne­ra que, al ma­sa­jear­la sua­ve­men­te la ener­gía cir­cu­la­rá me­jor por ella y flui­rá por to­do el cuer­po.Es bas­tan­te co­mún que las per­so­nas (es­pe­cial­men­te las mu­je­res) ten­gan pro­ble­mas en la glán­du­la ti­roi­des; des­de el pun­to de vis­ta de la medicina tra­di­cio­nal chi­na, es­to ocu­rre por­que la ener­gía sube “su­cia” ha­cia el rostro y que­da “es­tan­ca­da” al ni­vel de la ti­roi­des (cue­llo).

Mo­vi­mien­to ocu­lar: no es sano mi­rar mu­cho tiem­po ha­cia el mis­mo la­do. Rea­li­zar mo­vi­mien­tos ha­cia arri­ba, aba­jo, a la de­re­cha y a la iz­quier­da es una ma­ne­ra de man­te­ner la vis­ta en bue­nas con­di­cio­nes.

Ma­sa­jear los pies: es im­por­tan­te man­te­ner fle­xi­bles los pies me­dian­te el au­to ma­sa­je, por­que cuan­do se vuel­ven “du­ros” el cuer-

po pier­de el equi­li­brio.

Es muy sa­lu­da­ble mo­ver los de­dos de los pies mien­tras es­ta­mos sen­ta­dos o pa­ra­dos, pa­ra que la ener­gía flu­ya co­rrec­ta­men­te.

For­ta­le­cer el pe­ri­neo: en él exis­te un pun­to muy im­por­tan­te lla­ma­do Unión de Yin y den­tro de él se ori­gi­nan otros 3: Mar de Yang, ubi­ca­do en la par­te de atrás, en el me­dio de la co­lum­na lum­bar; Mar de Yin, ade­lan­te, de­ba­jo del om­bli­go, y el Mar de los Do­ce Me­ri­dia­nos a la iz­quier­da y a la de­re­cha del cuer­po. El ejer­ci­cio pa­ra to­ni­fi­car el pe­ri­neo con­sis­te en ce­rrar y ele­var el múscu­lo es­fín­ter anal ex­terno y re­la­jar, re­pi­tien­do va­rias ve­ces por día. De es­ta ma­ne­ra la ener­gía cir­cu­la­rá me­jor por to­do el cuer­po.

Es­ti­rar los bra­zos al cie­lo: Es­ti­rar los bra­zos al cie­lo: man­te­nien­do los bra­zos en una po­si­ción na­tu­ral- men­te es­ti­ra­da al cos­ta­do del cuer­po se le­van­tan por el per­fil de es­te has­ta que las ma­nos que­den ha­cia arri­ba y lue­go se ba­ja has­ta la po­si­ción ini­cial, es­to se ha­ce al mis­mo tiem­po con los pies, las pier­nas, la co­lum­na, se rea­li­za unien­do to­do el cuer­po con la res­pi­ra­ción.

Ma­sa­jear el ab­do­men: rea­li­zar con las ma­nos mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res y as­cen­den­tes so­bre el hí­ga­do, ve­sí­cu­la, ba­zo, es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos, pa­ra otor­gar­le mo­vi­li­dad a los ór­ga­nos.

Los Cua­tro “NO”

Ha­blar cuan­do se co­me: el ac­to de co­mer re­pre­sen­ta un tra­ba­jo muy im­por­tan­te pa­ra nues­tra vi­da. Si uno ha­bla, el co­ra­zón de­be ayu­dar en ese ac­to y no pue­de asis­tir al es­tó­ma­go en lo su­yo. Si se in­ter­cam­bian al­gu­nas pa­la­bras con el com­pa­ñe­ro de me­sa, hay que tra­tar de no per­der la con­cen­tra­ción en la co­mi­da.

Ha­blar acos­ta­do: nues­tro cuer­po es com­pa­ra­ble con una cam­pa­na: cuan­do ha­bla­mos, el tó­rax fun­cio­na co­mo am­pli­fi­ca­dor. Pe­ro al es­tar acos­ta­dos eso no ocu­rre. En­ton­ces es ne­ce­sa­rio un ma­yor es­fuer­zo, que rom­pe el equi­li­brio en­tre los ór­ga­nos y pro­du­ce fal­ta de ai­re, do­lor, an­gus­tia y tris­te­za.

Be­ber de­ma­sia­do al­cohol: to­mar en la jus­ta me­di­da be­bi­das al­cohó­li­cas no da­ña la sa­lud, pe­ro em­bria­gar­se pro­du­ce da­ños or­gá­ni­cos muy se­rios.

Te­ner se­xo en ex­ce­so: en ca­da en­cuen­tro se­xual se pier­de par­te de la esen­cia y la ener­gía se de­bi­li­ta, por eso no hay que ex­ce­der­se. Fí­jen­se si no: en Chi­na los emperadores so­lían te­ner 3000 mu­je­res y la ma­yo­ría de ellos mu­rie­ron muy jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.