La dan­za de la sa­lud

TAO - Tomo I - - Tai Chi -

Asis­ti­mos a una prác­ti­ca abier­ta de es­ta dis­ci­pli­na en una pla­za por­te­ña pa­ra re­co­ger las dis­tin­tas mi­ra­das de sus se­gui­do­res. Tes­ti­mo­nios de ini­cia­dos y prin­ci­pian­tes.

No im­por­ta el frio, el ca­lor o si la llu­via ame­na­za; to­dos los sá­ba­dos cer­ca del me­dio­día, un gru­po de en­tu­sias­tas per­so­nas de eda­des y con­di­cio­nes fí­si­cas di­sí­mi­les se reúne al­re­de­dor de la glo­rie­ta de las Ba­rran­cas de Bel­grano, don­de Liú Ming con­vo­ca a dis­cí­pu­los, alum­nos y pa­cien­tes que bus­can re­for­zar su tra­ta­mien­to a una suer­te de prác­ti­ca abier­ta de Tai Chi en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Si­guien­do al maestro, el gru­po co­mien­za a mo­ver­se al­zan-

do sus bra­zos, ex­pan­dien­do sus pe­chos y des­li­zan­do sus pier­nas en un mo­vi­mien­to acom­pa­sa­do con su rit­mo in­te­rior.

“Co­men­cé ha­ce cua­tro años co­mo pa­cien­te del maestro Liú Ming - cuen­ta Lui­sa Hel­man, de 75 años. Ve­nía pa­de­cien­do un pro­ble­ma cir­cu­la­to­rio que me re­per­cu­tía en la piel. Me tra­tó con acu­pun­tu­ra y to­do des­apa­re­ció. Me re­co­men­dó prac­ti­car Tai Chi pa­ra man­te­ner­me sa­na y em­pe­cé una vez por se­ma­na, pe­ro al po­co tiem­po, al ver que me sen­tía me­jor, co­men­cé to­dos los días. Re­co­bré la fle­xi­bi­li­dad, me sien­to bien y no me vol­ví a en­fer­mar. Aho­ra no fal­to nun­ca a las cla­ses, ade­más de los sá­ba­dos tam­bién prac­ti­ca­mos en­tre 2 y 4ho­ras en la se­ma­na”.

Cla­ro que no to­dos los que par­ti­ci­pan en es­ta prác­ti­ca abier­ta tie­nen la ex­pe­rien­cia de Lui­sa. Pa­ra Ire­ne Us­ta­rroz, 64 años, psi­có­lo­ga, por ejem­plo, es­ta es su pri­me­ra cla­se.“Por mi pro­fe­sión tra­ba­jé sen­ta­da 35 años – cuen­ta. Eso me pro­vo­có pro­ble­mas de mo­vi­li­dad, es­toy du­ra y con so­bre­pe­so. Liu Ming, quien me está tra­tan­do con acu­pun­tu­ra, me acon­se­jó prac­ti­car. Es­ta es mi pri­me­ra vez, por eso ha­go al­gu­nos mo­vi­mien­tos sen­ta­da”.

Juan Pa­tri­cio Magno tie­ne 35 años y des­de los 18 su­frió de có­li­cos re­na­les: “En julio tu­ve una cri­sis y me de­ci­dí a ha­cer­me acu­pun­tu­ra, lue­go de la se­sión pu­de sen­tir có­mo eli­mi­na­ba la are­ni­lla y los cálcu­los. Tam­bién me ayu­dó el Tai Chi, que prac­ti­co des­de mar­zo. Ha­ce unos días me hi­ce una nue­va eco­gra­fía y el ri­ñón está lim­pio”, re­ve­la.

Pe­ro no to­dos los que se acer­can lo ha­cen pa­ra com­ple­men­tar su tra­ta­mien­to.

Gui­ller­mo Rois­ler, 48 años, por ejem­plo, fue mi­gran­do des­de otras dis­ci­pli­nas “Yo ven­go del Shao­lín, que es una ra­ma del Kung Fu ex­terno, que im­pli­ca más fuer­za fí­si­ca y re­quie­re más en­tre­na­mien­to mus­cu­lar- re­ve­la. Des­de que co­men­cé con Tai Chi, es­pe­cial­men­te en la me­di­ta­ción de pie, com­pren­dí que con es­ta prác­ti­ca tam­bién se pue­den to­ni­fi­car los múscu­los y la fuer­za fí­si­ca, sin ne­ce­si­dad de ha­cer 500 ab­do­mi­na­les . Y ade­más lo­gré un cre­ci­mien­to in­te­rior muy im­por­tan­te.”

En las cla­ses tam­bién hay in­ter­va­los que dan lu­gar a las con­sul­tas. El maestro res­pon­de a to­das ama­ble­men­te, de prin­ci­pian­tes o de ini­cia­dos. Al­guien ex­pre­sa sus du­das so­bre si po­drá re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad a su avan­za­da edad; el maestro rá­pi­dam­ne­te lo tran­qui­li­za “Na­da tie­ne que ver con la edad, to­do de­pen­de de lo que ca­da uno quie­ra lo­grar. Hay que re­cu­pe­rar el Chi pa­ra ablan­dar el cuer­po, vol­ver a ar­mo­ni­zar el ai­re in­terno y ex­terno; nun­ca de­be cor­tar­se es­ta re­la­ción. El ar­ma pa­ra lle­gar a la ar­mo­ni­za­ción per­fec­ta es el Tai Chi”, con­clu­ye.

“TAO Los secretos de la medicina chi­na. Por Liú Ming, el mé­di­co orien­tal del Pa­pa Fran­cis­co” es una pu­bli­ca­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.