Di­gi­to­pun­tu­ra ex­press

TAO - Tomo I - - Primeros Auxilios -

Al­gu­nos trucos de la medicina chi­na pue­den ayu­dar­nos sa­lir del pa­so y ali­viar do­len­cias mo­men­tá­neas. En to­dos los ca­sos, los que pre­sen­ta­mos aquí re­quie­ren de di­gi­to­pun­tu­ra, por lo tan­to es bueno re­cor­dar que hay dos co­sas im­por­tan­tes pa­ra que es­ta téc­ni­ca fun­cio­ne: re­co­no­cer la zo­na y res­pi­rar ade­cua­da­men­te. Aquí se in­di­ca el lu­gar don­de hay que apli­car­la, pe­ro an­tes de eso hay que tra­tar de lo­ca­li­zar el pun­to al tac­to. Ca­si siem­pre se re­co­no­ce por­que al to­car­lo due­le o está du­ro. De­ben rea­li­zar­se ins­pi­ra­cio­nes pro­fun­das al apre­tar fir­me­men­te y ex­ha­lar cuan­do se aflo­ja la pre­sión, siem­pre por la na­riz. Se pue­de re­pe­tir va­rias ve­ces al día.

Con só­lo pre­sio­nar el pun­to ade­cua­do po­de­mos cal­mar un do­lor de mue­las re­pen­tino, un ma­les­tar per­sis­ten­te de ca­be­za o la con­trac­tu­ra pro­vo­ca­da por una ma­la

pos­tu­ra. ¡De­dos a la obra!

Do­lor de dien­tes y mue­las

Cuan­do sen­ti­mos un ma­les­tar que no es con­ti­nuo, es de­cir que no está pro- vo­ca­do por ca­ries o por un gol­pe que afec­te las pie­zas den­ta­rias (en ese ca­so la úni­ca al­ter­na­ti­va es re­cu­rrir al den­tis­ta), po­de­mos re­cu­rrir a la di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra cal­mar­lo.

Dien­tes de aba­jo

Se pre­sio­na el pun­to Qu Chí, se en­cuen­tra en la par­te ex­ter­na de plie­gue que se for­ma cuan­do lle­va­mos el an­te­bra­zo ha­cia el bra­zo; allí de­be­mos pre­sio­nar con el pul­gar, en for­ma fir­me y con­ti­nua por unos mi­nu­tos. A la vez se de­be ejer­cer pre­sión con las man­dí­bu­las so­bre el dien­te afec­ta­do. Re­pe­tir va­rias ve­ces.

Otro pun­to a pre­sio­nar es el He Gu, que se en­cuen­tra en el dor­so de la mano en la zo­na que que­da en­tre el de­do ín­di­ce y el pul­gar.

Dien­tes de arri­ba

Pre­sio­nar el pun­to Zu San Li, ubi­ca­do en la pier­na, a la al­tu­ra de la ro­di­lla, jus­to en la ar­ti­cu­la­ción y en el la­do ex­terno.

Otro pun­to es el Nei Tieg, ubi­ca­do en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do del pie, jus­to en el me­dio de ellos.

Con­trac­tu­ra del cue­llo

Los mo­ti­vos de su apa­ri­ción son mu­chos, pue­de pro­vo­car­la una ma­la pos­tu­ra al dor­mir, al sen­tar­se en la compu­tado­ra o sim­ple­men­te el es­trés. En es­te ca­so la so­lu­ción está en es­ti­mu­lar un pun­to que se en­cuen­tra en la pal­ma de la mano, en el pe­que­ño mon­tícu­lo que se for­ma en el plie­gue más ex­terno cuan­do la ce­rra­mos con fuer­za. Abrir la mano y pre­sio­nar en ese lu­gar.

Do­lor de Ca­be­za

Es­te ti­po de do­lor es pro­vo­ca­do por un ex­ce­so de fue­go que sube. Con es­ta téc­ni­ca se lo­gra que ba­je y se equi­li­bre, pro­vo­can­do ali­vio ca­si in­me­dia­to.

Si la zo­na de la ca­be­za afec­ta­da con el do­lor es la la­te­ral, has­ta la par­te su­pe­rior del pa­be­llón de la ore­ja, el pun­to a es­ti­mu­lar es el ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca, exac­ta­men­te de­ba­jo de la unión de és­ta con la mano, ali­nea­do con el de­do me­ñi­que.

Si el do­lor es más arri­ba, el pun­to a pre­sio­nar es el Saan Li ubi­ca­do en el cos­ta­do ex­terno de la pier­na, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia el fi­nal de la ró­tu­la.

Cuan­do due­le la par­te fron­tal, es ade­cua­do apli­car­lo so­bre los mis­mos pun­tos uti­li­za­dos pa­ra el do­lor de dien­tes su­pe­rio­res.

Cuan­do el pro­ble­ma está en la par­te su­pe­rior de las ce­jas y lle­ga has­ta la cer­vi­cal, en­ton­ces lo in­di­ca­do es pre­sio­nar el pun­to don­de co­mien­za el de­do chi­co del pie.

Si due­le la par­te cen­tral de la ca­be­za, el pun­to es el ubi­ca­do en el me­dio del de­do gordo del pie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.