El se­cre­to de la Vi­ta­li­dad del pa­pa

TAO - Tomo I - - Nota De Tapa -

Cuan­do uno in­gre­sa a la Pla­za San Pe­dro y se pa­ra mi­ran­do la Ba­sí­li­ca sien­te en el ai­re una ener­gía so­bre­co­ge­do­ra. Pe­ro a mí lo que más me im­pre­sio­nó, al mar­gen de la so­ber­bia ar­qui­tec­tu­ra, fue ad­ver­tir que des­de el pun­to de vis­ta del Feng Shui, el Va­ti­cano está ubi­ca­do co­mo los pa­la­cios im­pe­ria­les chinos”. Así co­mien­za Liú Ming el re­la­to de la vi­si­ta a la San­ta Se­de pa­ra su en­cuen­tro pri­va­do con el Pa­pa Fran­cis­co, el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre. Co­mo un via­je­ro cu­rio­so, aten­to a ca­da de­ta­lle, va sol­tan­do de a una sus im­pre­sio­nes de las ho­ras pre­vias a la ci­ta con el Pon­tí­fi­ce, co­mo si al evo­car­los dis­fru­ta­ra nue­va­men­te de aque­llos mo­men­tos.

“En Chi­na los pa­la­cios mi­ran al Sur, por­que de esa ma­ne­ra tie­nen siem­pre de fren­te la luz del sol – cuen­ta el maestro. La en­tra­da del Va­ti­cano está orien­ta­da al Es­te y la Ba­sí­li­ca le da la es­pal­da al Oes­te, eso ha­ce que el sol le dé to­do el día por­que lo cru­za des­de la en­tra­da has­ta el fon­do to­do por en­ci­ma. Eso es muy bueno, tie­ne mu­cha ener­gía”.

Se­gún cuen­ta, Liú tu­vo bas­tan­te tiem­po pa­ra ana­li­zar es­tas cues­tio­nes y re­co­rrer los otros pun­tos de in­te­rés del Va­ti­cano ya que lle­gó bas­tan­te tem­prano a la ci­ta. Sin em­bar­go, los dis­tin­tos con­tro­les por los que tu­vo que pa­sar pa­ra ver al Su­mo Pon­tí­fi­ce lo de­mo­ra­ron más de la cuen­ta. Es que él no iba a ser re­ci­bi­do en una au­dien­cia co­mún,. En su ca­so se tra­tó de un en­cuen­tro pri­va­do y la se­gu­ri­dad del Va­ti­cano pa­re­ce muy ri­gu­ro­sa.

“Ha­bía­mos que­da­do que lo iba a ver su ca­sa, que está en­tran­do por un cos­ta­do de la Ba­sí­li­ca. Pe­ro pa­ra lle­gar has­ta allí tu­ve que pa­sar cua­tro con­tro­les, to­dos muy ama­bles y edu­ca­dos, pe­ro en to­dos tu­ve que pre­sen­tar los do­cu­men­tos y ex­pli­car pa­ra qué iba. Fi­nal­men­te, cuan­do lle­gué al cuar­to con­trol, en la mis­ma puer­ta de la re­cá­ma­ra de Fran­cis­co, me in­vi­ta­ron a to­mar asien­to, y me di­je­ron que es­pe­ra­ra que te­nían que con­sul­tar. Yo es­ta­ba sen­ta­do y es­cu­cha­ba pa­sos ner­vio­sos que ve­nían del in­te­rior de la ha­bi­ta­ción. De re­pen­te sentí un ca­mi­nar dis­tin­to, más se­reno, que se di­ri­gía ha­cia la puer­ta; de pron­to se abrió y él apa­re­ció ahí”. Fran­cis­co sa­lu­dó con un

El maestro Liú Ming cuen­ta los

de­ta­lles de su en­cuen­tro pri­va­do con Fran­cis­co en el Va­ti­cano. Có­mo

está su sa­lud y las re­ve­la­cio­nes de un es­ti­lo de vi­da

sin­gu­lar.

abra­zo e in­vi­tó a Liú a pa­sar a su ha­bi­ta­ción. Fue una reunión breve, pe­ro el maestro pu­do in­terio­ri­zar­se de có­mo está la sa­lud del Pa­pa.

“Le hi­ce un po­qui­to de ma­sa­je Tui na y to­qué al­gu­nos pun­tos pa­ra ha­cer cir­cu­lar me­jor la ener­gía, pe­ro él está muy bien de sa­lud, muy bien. Se lo ve muy en­te­ro, vi­tal, y está to­do el día en mo­vi­mien­to. ¡Tie­ne mu­cho tra­ba­jo! Po­bre­ci­to, él me di­jo que no tie­ne na­da de tiem­po; pe­ro se no­ta que tie­ne una ener­gía in­te­rior es­pe­cial. Fran­cis­co es un hom­bre muy sen­ci­llo que vi­ve sin lu­jos, si has­ta su ha­bi­ta­ción es al­go com­ple­ta­men­te des­po­ja­do, só­lo hay allí su ca­ma, un es­cri­to­rio y un an­ti­guo te­le­vi­sor”.

Y ha­blan­do de la vi­ta­li­dad del Pa­pa, Liú cuen­ta que tam­bién le pre­gun­tó so­bre ese ru­mor que de­cía que to­ma­ba unas pas­ti­llas ener­gi­zan­tes pre­pa­ra­das a ba­se de un al­ga ma­ri­na y Fran­cis­co le di­jo que es­ta­ba bas­tan­te enoja­do con esa no­ti­cia que ha­bía cir­cu­la­do en al­gu­nos me­dios.

“El Pa­pa es sen­ci­llo has­ta pa­ra co­mer. Su die­ta no tie­ne na­da de es­pe­cial, no co­me car­nes ro­jas, y lo úni­co que to­ma es al­go de vi­ta­mi­nas y un po­qui­to de gin­seng, na­da más.” Tam­bién en el en­cuen­tro hu­bo tiem­po pa­ra ha­blar de Tao. Liú le en­tre­gó el nú­me­ro 2 de la re­vis­ta y cuen­ta que Fran­cis­co se sen­tó a ver y ana­li­zar muy

“El Pa­pa es muy sen­ci­llo has­ta pa­ra co­mer. Su die­ta no tie­ne na­da de es­pe­cial, no co­me car­nes

ro­jas y lo uni­co que to­ma es al­go de vi­ta­mi­nas y un po­qui­to de gin­seng, na­da más.”

tran­qui­la­men­te ca­da una de las no­tas.

“Le pa­re­ció muy in­tere­san­te la no­ta de las mas­co­tas y lue­go, cuan­do vio la no­ta re­fe­ri­da a có­mo adel­ga­zar di­jo: ¡A las mu­je­res les va a in­tere­sar mu­cho es­ta re­vis­ta!’. Él está muy con­ten­to con lo que es­ta­mos ha­cien­do. Yo le di­je que la idea de es­ta re­vis­ta era ayu­dar a la gen­te co­mún a que en­tien­da có­mo vi­vir con me­nos pro­ble­mas de sa­lud y a él le gus­tó mu­cho eso. Le pre­gun­té a quien le gus­ta­ría que ayu­de con la pla­ta que gano de la re­vis­ta y me di­jo que ayu­de a los po­bres, por­que hay gen­te que no tie­ne pa­ra co­mer y ne­ce­si­ta ayu­da. Cuan­do me ha­bla­ba de es­to se emo­cio­na­ba mu­cho. Y ade­más me dio una idea, me di­jo que me ocu­pe yo de ayu­dar. Por eso quie­ro ha­cer un cen­tro de cul­tu­ra chi­na pa­ra la gen­te co­mún y con lo que ga­ne ahí ayu­dar a los po­bres. Ha­cer una fun­da­ción, al­go así co­mo La Fun­da­ción Tao. Pa­ra eso ten­go que traer a mis ami­gos de chi­na pa­ra que me ayu­den. En es­te via­je al Va­ti­cano en­ten­dí mu­chas co­sas. En Chi­na se sue­le pre­gun­tar quién es un ver­da­de­ro gran hé­roe. Yo creo que es el Pa­pa por­que él tie­ne el co­ra­je y la vo­lun­tad pa­ra cambiar mu­chas co­sas y es­tar al ser­vi­cio de los de­más”

“En chi­na se sue­le pre­gun­tar quien es un ver­da­de­ro gran he­roe. Yo creo que es el Pa­pa por­que el tie­ne el co­ra­je y la vo­lun­tad pa­ra cambiar mu­chas co­sas

y es­tar al ser­vi­cio de los

de­mas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.