Las ma­nos saN ADORAS

TAO - Tomo I - - Historia De Vida -

Me lla­mo Mi­guel Án­gel Ce­ra­vo­lo y co­no­cí al maestro Liú Ming por in­ter­me­dio del pro­fe­sor Hu­go Sil­ve­ro, uno de sus dis­cí­pu­los, con quien me ini­cié en la prác­ti­ca del Tai Chi ca­si de ca­sua­li­dad un día que me in­vi­tó a par­ti­ci­par en una cla­se abier­ta que es­ta­ba dan­do en un par­que de San Isi­dro, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Años an­tes ha­bía te­ni­do un in­far­to y me co­lo­ca­ron un stent y gra­cias al Tai Chi me­jo­ré mu­cho, me sien­to con más ener­gía, mis va­lo­res de co­les­te­rol se re­gu­la­ri­za­ron y la pre­sión ar­te­rial tam­bién. Y si bien al prin­ci­pio me cos­tó, con el tiem­po fui me­jo­ran­do y lue­go se­guí prac­ti­can­do tam­bien con Liú Ming en su es­cue­la del ba­rrio por­te­ño de Bel­grano.

“Con el tiem­po apren­dí a que­rer al maestro Liú Ming y a con­si­de­rar­lo un ami­go, ra­zón por la cual me ani­mé a pe­dir­le un gran fa­vor: que me acom­pa­ñe a vi­si­tar a mi ma­dre”.

“Mi ma­má, An­ge­la, tie­ne 88 años y es dia­bé­ti­ca in­su­li­no­de­pen­dien­te. Vi­vía so­la, ya que ha­bía en­viu­da­do y yo la vi­si­ta­ba to­das las no­ches lue­go del tra­ba­jo. Mu­chas ve­ces la en­con­tra­ba en el pi­so, to­tal­men­te des­com­pen­sa­da por su en­fer­me­dad. Por es­te mo­ti­vo, y con su con­sen­ti­mien­to, de­ci­dí in­ter­nar­la en un ge­riá­tri­co pa­ra que re­ci­ba la aten­ción per­ma­nen­te que ella ne­ce­si­ta y no co­rra pe­li­gro su vi­da”.

“To­do trans­cu­rrió bien, es­ta­ba con­te­ni­da y bien tra­ta­da en ese lu­gar pe­ro, en un mo­men­to da­do, co­men­zó a de­caer, ca­da vez le cos­ta­ba más ca­mi­nar y su sa­lud en ge­ne­ral se de­te­rio­ra­ba día a día. Co­men­cé a preo­cu­par­me mu­cho, ra­zón por la cual le pre­gun­té al maestro Liú Ming si po­día acom­pa­ñar­me al ge­riá­tri­co pa­ra eva­luar­la y, de ser po­si­ble, ayu­dar­la con sus tra­ta­mien­tos a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da”.

“Com­bi­na­mos los ho­ra­rios y un día sá­ba­do, lue­go de la prác­ti­ca de Tai Chi, par­ti­mos to­dos jun­tos en mi au­to ha­cia Don Tor­cua­to, lu­gar don­de está in­ter­na­da ma­má”.

“Cuan­do lle­ga­mos ha­bía una am­bu­lan­cia del Pa­mi en la puer­ta y me alar­mé, no sé por qué pe­ro pre­sen­tí que al­go le ocu­rría a mi ma­dre. En­tra­mos y, efec­ti­va­men­te, era ella la que es­ta­ba en pro­ble­mas, los mé­di­cos en­tra­ban y sa­lían de su ha­bi­ta­ción con ca­ra de preo­cu­pa­ción. Cuan­do pu­de acer­car­me no po­día creer el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba: se veía hin­cha­da, ba­ña­da en su­dor, in­cons­cien­te y con la mi­ra­da per­di­da. Mi­ré al maestro Liú Ming con ojos su­pli­can­tes, pe­ro él se que­dó al mar­gen, es­pe­ran­do el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra no me­ter­se en­tre el la­bor de los mé­di­cos, se acer­co y le to­mó el pul­so, me mi­ró e hi­zo un ges­to co­mo ha­cién­do­me en­ten­der que la es­ta­ba lu­chan­do. En es­te mo­men­to al maestro sa­lió al par­que y se sen­tó en una si­lla a des­can­sar”.

“Se vol­vió a acer­car cuan­do los pro­fe­sio­na­les con­clu­ye­ron la aten­ción y sa­lie­ron de la ha­bi­ta­ción. En­ton­ces se pa­ró jun­to a la ca­ma y me pi­dió que lo ayu­da­ra a aco­mo­dar­la me­jor y, tran­qui­la­men­te, co­men­zó a rea­li­zar­le ma­sa­jes Tui na. Al prin­ci­pio

no ha­bía nin­gún ti­po de reac­ción: ma­má se­guía in­mó­vil y sin emi­tir pa­la­bra. Con el co­rrer de los mi­nu­tos, em­pe­zó a ex­pre­sar un que­ji­do le­ve, yo es­ta­ba a su la­do, ha­blán­do­le y ro­gan­do que se re­cu­pe­ra­ra. Mien­tras tan­to el maestro Liú Ming se­guía ca­da vez más con­cen­tra­do en su ta­rea y len­ta­men­te ma­má co­men­zó pri­me­ro a me­jo­rar su expresión, lue­go a ar­ti­cu­lar al­gu­nas pa­la­bras y, fi­nal­men­te, pu­do mo­ver­se y gol­pear con su pier­na al maestro, gri­tán­do­le “¡Bas­ta, bas­ta !”, por­que la ener­gía del ma­sa­je ya le es­ta­ba mo­les­tan­do! Por su­pues­to, es­tá­ba­mos muy ale­gres de es­ta reac­ción que de­no­ta­ba una me­jo­ría. Sin em­bar­go, el maestro Liú Ming con­ti­nuó tra­ba­jan­do con sus ma­nos sa­na­do­ras du­ran­te una ho­ra más. Evi­den­te­men­te el pro­ble­ma que te­nía mi ma­dre es­ta­ba re­la­cio­na­do con un blo­queo de su ener­gía”.

“Pe­ro él pre­fi­rió no ade­lan­tar nin­gún diag­nós­ti­co y cuan­do per­ci­bió que se es­ta­ba ha­cien­do tar­de me di­jo que te­nía­mos que vol­ver ur­gen­te al ba­rrio de Bel­grano. Me sor­pren­dió su ac­ti­tud, pe­ro lue­go en el via­je me ex­pli­có y com­pren­dí: que­ría lle­gar al Ba­rrio Chino an­tes de que ce­rra­ran los ne­go­cios. Cuan­do lle­ga­mos fui­mos a un su­per­mer­ca­do y él se­lec­cio­nó gran va­rie­dad de hier­bas. Lle­ga­mos a la ca­ja y le pi­dió a quién aten­día (en chino) que me hi­cie­ra un des­cuen­to, de­bi­do al vo­lu­men ad­qui­ri­do. Es­ta ac­ti­tud fue to­ma­da por mí co­mo un ges­to de so­li­da­ri­dad y bon­dad””.

Lue­go me in­vi­tó a ce­nar en un res­tau­rant y allí me ex­pli­có, y anotó en ca­da en­va­se, có­mo de­bía pre­pa­rar ca­da hier­ba y cuál de­bía to­mar ca­da día. Lle­ga­do el mo­men­to de des­pe­dir­nos, qui­se pa­gar­le la con­sul­ta y la ce­na, pe­ro el maestro no qui­so acep­tar­lo de nin­gu­na ma­ne­ra”.

“En es­te mo­men­to mi ma­dre pue­de ca­mi­nar, con al­gu­na ayu­da, pe­ro pue­de ca­mi­nar. Sa­le al par­que y su dia­be­tes está es­ta­bi­li­za­da. Y si bien es una per­so­na muy ma­yor, gra­cias a las in­di­ca­cio­nes de Liú, tie­ne una me­jor ca­li­dad de vi­da. Es­toy con­ven­ci­do de que ese día la arran­có de los bra­zos de la muer­te. Por eso le voy a es­tar eter­na­men­te agra­de­ci­do al maestro, quien ade­más de ser muy buen pro­fe­sio­nal es un ser hu­mano ex­ce­len­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.