Co­ci­na y co­med Or en ar­mo­nia

TAO - Tomo I - - Feng Shui -

La co­ci­na y el co­me­dor son los es­pa­cios de la ca­sa tal vez más fre­cuen­ta­dos por los miem­bros de la fa­mi­lia, por esa ra­zón es im­por­tan­te que su ener­gía se man­ten­ga equi­li­bra­da. Pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio que los cin­co ele­men­tos -Agua, Fue­go, Me­tal, Ai­re y Tie­rra- se en­cuen­tren en per­fec­ta ar­mo­nía y la ener­gía flu­ya li­bre­men­te. En al­gu­nas vi­vien­das am­bos es­pa­cios es­tán in­te­gra­dos, pe­ro in- de­pen­dien­te­men­te de eso, pa­ra el feng shui tie­nen es­ta­tus par­ti­cu­lar ya que son ám­bi­tos de fun­cio­na­li­dad di­fe­ren­te. Por ejem­plo, el Chi de la co­ci­na in­flu­ye di­rec­ta­men­te so­bre el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los ali­men­tos y, por lo tan­to, so­bre la sa­lud. Por­que su ener­gía está di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el hí­ga­do, im­pres­cin­di­ble pa­ra la di­ges­tión y otras fun­cio­nes or­gá­ni­cas esen­cia­les. En co­me­dor, en cam­bio, sue­le ser lu­gar de es­tar o es­par­ci­mien­to, que re­quie­ren otra ener­gía. Pe­ro veá­mos­los por par­tes.

La co­ci­na

Equi­li­brar el Chi de los es­pa­cios más uti­li­za­dos

de una ca­sa pue­de so­lu­cio­nar pro­ble­mas de con­vi­ven­cia, me­jo­rar la eco­no­mía fa­mi­liar y evi­tar da­ños en la sa­lud. Qué as­pec­tos te­ner en cuen­ta. Trucos de de­co­ra­ción que re­pe­len la ma­la on­da.

En es­te es­pa­cio los dos ele­men­tos más in­flu­yen­tes son el agua y el fue­go y es im­por­tan­te que es­tén se­pa­ra­dos pa­ra evi­tar un des­equi­li­brio que afec­ta­rá di­rec­ta­men­te al pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los ali­men­tos.

El agua está re­pre­sen­ta­da por las ca­ni­llas, las pi­le­tas,

la he­la­de­ra y el free­zer. La ca­ni­lla de la co­ci­na es la re­pre­sen­ta­ción del di­ne­ro, por lo cual de­be es­tar en per­fec­tas con­di­cio­nes. Es pre­ci­so con­tro­lar que no exis­tan pér­di­das de agua, ya que en ca­da go­ta se va el di­ne­ro de la ca­sa. Al abrir­la, el agua de­be fluir sin in­con­ve­nien­tes pa­ra ase­gu­rar de es­ta ma­ne­ra el flu­jo de la ri­que­za. La ba­cha no de­be es­tar ta­pa­da y no es con­ve­nien­te de­jar­la llena de va­ji­lla su­cia; la lim­pie­za de to­da la co­ci­na en ge­ne­ral es im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner la bue­na vi­bra. Tam­po­co es bueno que pi­le­ta y he­la­de­ra es­tén pe­ga­das a la co­ci­na (ar­te­fac­to); si no hay op­ción, se pue­de crear la se­pa­ra­ción con una tabla de ma­de­ra. Tam­po­co tie­nen que es­tar en­fren­ta­das; lo me­jor es te­ner­las en la mis­ma lí­nea pa­ra evi­tar que cho­que la ener­gía. Cuan­do es­to ocu­rre es pro­ba­ble que los ha­bi­tan­tes de la ca­sa su­fran hi­per­ten­sión, co­les­te­rol y pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios. El fue­go está re­pre­sen­ta­do por el horno y las hor­na­llas, que sim­bo­li­zan la abun­dan­cia y pros­pe­ri­dad del ho­gar; las más ade­cua­das son las de gas, no las eléc­tri­cas. Una vez por día (co­mo mí­ni­mo) se de­ben pren­der las cua­tro hor­na­llas, pa­ra que la ener­gía crea­ti­va se pon­ga en mo­vi­mien­to. No es re­co­men­da­ble co­ci­nar so­la­men­te en una de ellas por­que se de­tie­ne el flu­jo de la abun­dan­cia. Por su­pues­to, tam­bién es im­por­tan­te su buen fun­cio­na­mien­to y lim­pie­za.

Evi­tar que los fue­gos (hor­na­lla, horno) se en­cuen­tren di­rec­ta­men­te en­fren­ta­dos a una puer­ta por­que es­to ge­ne­ra una pér­di­da de la ener­gía que se trans­mi­te a los ali­men­tos.

Tam­bién de­be te­ner­se cui­da­do con las vi­gas o co-

lum­nas ubi­ca­das so­bre las hor­na­llas por­que cor­tan la bue­na ener­gía ge­ne­ran­do Chi ne­ga­ti­vo. Si es po­si­ble cambiar la ubi­ca­ción, de lo con­tra­rio, co­lo­car ob­je­tos re­don­dos en­tre am­bos. Es bueno te­ner cer­ca de las hor­na­llas (sin con­tac­to) una tabla de ma­de­ra, que a ni­vel ener­gé­ti­co re­pre­sen­ta el com­bus­ti­ble con el que ar­de el fue­go.

La ilu­mi­na­ción

La co­ci­na de­be es­tar siem­pre bien ilu­mi­na­da por­que, ade­más de fa­vo­re­cer la me­jor pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos, se es­ti­mu­lan los bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios ge­ne­ran­do ma­yor ener­gía. Sin em­bar­go de­ben evi­tar­se las lu­ces de­ma­sia­do bri­llan­tes, por­que pro­du­cen el efec­to con­tra­rio. Tam­bién es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar un equi­li­brio ener­gé­ti­co en­tre los lu­ga­res más som­bríos y aque­llos que tie­nen luz na­tu­ral di­rec­ta.

Co­lo­car fras­cos trans­pa­ren­tes con pas­tas, le­gum­bres, se­mi­llas, fru­tos se­cos, etc. a la vis­ta, pro­vee­rá pros­pe­ri­dad.

Co­lo­res y ubi­ca­ción

Co­mo es el ám­bi­to don­de está muy pre­sen­tes el Agua y el Fue­go, de­be evi­tar­se el ex­ce­so de es­tos ele­men­tos en la de­co­ra­ción de la co­ci­na. Por lo tan­to, el ro­jo (que co­rres­pon­de al Fue­go) de­be usar­se con mo­de­ra­ción, tam­bién el azul (que co­rres­pon­de al Agua), que por otra par­te no aso­cia­mos a na­da co­mes­ti­ble y que tien­de a dis­mi­nuir el ape­ti­to. Los co­lo­res más apro­pia­dos pa­ra las pa­re­des de la co­ci­na son el ama­ri­llo (Tie­rra) o los to­nos de ver­de (Ma­de­ra). Es­te con­se­jo tam­bién es vá­li­do pa­ra los ac­ce­so­rios.

La co­ci­na tie­ne mu­cha im­por­tan­cia en la distribución de la ca­sa. No es acon­se­ja­ble que se en­cuen­tre en el cen­tro. Sí pue­de es­tar cer­ca de la puer­ta prin­ci­pal de en­tra­da, pe­ro no ver­se al in­gre­sar, pa­ra evi­tar que la bue­na ener­gía se fil­tre. Tam­po­co es con­ve­nien­te co­ci­nar de es­pal­das a la puer­ta, por­que in­ter­fie­re la en­tra­da de la bue­na ener­gía. Si no que­da otra op­ción, co­lo­car un es­pe­jo pue­de equi­li­brar­la.

Si la co­ci­na y el co­me­dor com­par­ten el mis­mo es­pa­cio lo ideal es se­pa­rar­los, por­que el fue­go de la co­ci­na cho­ca con el fue­go del co­me­dor, que re­pre­sen­ta al co­ra­zón. Pue­de ser con un biom­bo, un mue­ble, una cor­ti­na o al­gún ele­men­to si­mi­lar. Si nin­gu­na de es­tas op­cio­nes es po­si­ble, en­ton­ces hay que lo­grar el equi­li­brio con las lu­ces. En el mo­men­to de co­ci­nar se ilu­mi­na la co­ci­na y se ba­jan las lu­ces del co­me­dor, y vi­ce­ver­sa a la ho­ra de co­mer. Es­to evi­ta­rá el cho­que ener­gé­ti­co en­tre am­bos es­pa­cios, que po­dría dar lu­gar a pe­leas y dis­cu­sio­nes en la pa­re­ja o en­tre los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia.

El co­me­dor

Pa­ra ele­gir el ta­ma­ño de la me­sa del co­me­dor se de­be te­ner en cuen­ta las di­men­sio­nes del am­bien­te. Si es pe­que­ño, es con­ve­nien­te que és­ta ten­ga un ta­ma­ño acor­de. Las me­sas ba­jas son idea­les ya que no dan la sen­sa­ción de amon­to­na­mien­to, sino que a la vis­ta dan am­pli­tud y la ener­gía se pue­de des­pla­zar li­bre­men­te. En cuan­to a la ubi­ca­ción, es bueno que el la­do más lar­go si­ga las vi­gas del te­cho o la lí­nea de los ta­blo­nes del pi­so de ma­de­ra si lo hu­bie­ra, pa­ra no cor­tar la ener­gía.

Si­guien­do las le­yes del Yin y el Yang, el te­cho re­pre­sen­ta al Cie­lo y el pi­so a la Tie­rra, de ma­ne­ra que lo más con­ve­nien­te es pin­tar el cie­lo ra­so con co­lo­res cla­ros (el me­jor es el blan­co). El pi­so de ma­de­ra co­lor os­cu­ro es el que se con­si­de­ra más afín al ele­men­to que re­pre­sen­ta. Un pun­to muy im­por­tan­te es que los mue­bles no obs­tru­yan el pa­so, lo me­jor es que las per­so­nas pue­dan cir­cu­lar y la ener­gía fluir. El aca­ba­do de los mis­mos no de­be ser ex­tre­ma­da­men­te bri­llan­te, por­que sen­si­bi­li­zan por de­más a los in­te­gran­tes de la ca­sa, pro­du­cien­do ro­ces en­tre sí.

La ma­de­ra siem­pre da una sen­sa­ción más cá­li­da, ya que se re­la­cio­na con la na­tu­ra­le­za del ser hu­ma-

no; el me­tal en cam­bio es más frío y des­agra­da­ble al tac­to; sin em­bar­go, ca­da per­so­na pue­de ele­gir el que más le agra­de, ya que uno u otro no in­ter­fie­ren con la ener­gía. En cuan­to a los bor­des de me­sas y mue­bles en ge­ne­ral, las pun­tas afi­la­das ac­túan co­mo fle­chas de ener­gía ne­ga­ti­va; siem­pre es me­jor que sean re­don­dea­das. Si no fue­se po­si­ble cambiar los mue­bles ya exis­ten­tes, com­pen­sar ese des­equi­li­brio con ob­je­tos re­don­dea­dos so­bre ellos, por ejem­plo flo­re­ros, fuen­tes, ador­nos, etc.

La de­co­ra­ción

Si va­mos a co­lo­car cua­dros la elec­ción tie­ne que ser mi­nu­cio­sa. No tie­ne sen­ti­do co­lo­car cual­quier ima­gen. Es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que es lo que se ve en un ho­gar e iden­ti­fi­ca a esa per­so­na o fa­mi­lia. Ade­más, los ha­bi­tan­tes se de­ben sen­tir en ar­mo­nía con ca­da ob­je­to que de­co­re el lu­gar, de­be trans­mi­tir un men­sa­je po­si­ti­vo. Tam­bién es re­co­men­da­ble col­gar fo­tos

fa­mi­lia­res, es­pe­cial­men­te las que re­pre­sen­ten mo­men­tos fe­li­ces, por­que sim­bo­li­zan la bue­na ener­gía. Los pai­sa­jes de ríos, mon­ta­ñas o bos­ques que sean agra­da­bles pa­ra to­da la fa­mi­lia, tam­bién ge­ne­ran un buen cli­ma.

Los cua­dros de ar­te abs­trac­to,

don­de no se re­pre­sen­ta una fi­gu­ra con­cre­ta no es con­ve­nien­te te­ner­los en la ca­sa, por­que su ener­gía no es bue­na.

Las lu­ces

No es bueno pa­sar mu­chas ho­ras en lu­ga­res ilu­mi­na­dos úni­ca­men­te con luz ar­ti­fi­cial, en par­ti­cu­lar si es muy fuer­te, por­que el or­ga­nis­mo no pue­de di­fe­ren­ciar el ci­clo na­tu­ral del día-no­che y no ba­ja el ni­vel ener­gé­ti­co pa­ra pre­pa­rar al cuer­po pa­ra el des­can­so. A par­tir del atar­de­cer ilu­mi­nar sec­to­res es­pe­cí­fi­cos de tra­ba­jo con luz más fuer­te y el res­to con una luz más sua­ve. Tam­po­co es bueno te­ner las lu­ces en­cen­di­das en aque­llos am­bien­tes que no se uti­li­zan. Un buen re­cur­so pa­ra ar­mo­ni­zar los am­bien­tes es col­gar una bo­la de cris­tal fa­ce­ta­da, ya que al re­ci­bir la luz la trans­for­ma e irra­dia en to­das las di­rec­cio­nes.

Cui­da­dos con los es­pe­jos

Los es­pe­jos son un ca­so es­pe­cial, por­que de­pen­de có­mo se usen pue­den emi­tir ener­gía po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Si co­lo­ca­mos un es­pe­jo fren­te al sol, su ener­gía es Yang; en cam­bio, si se ubi­ca en la som­bra es Yin, re­pre­sen­ta al frío, a la au­sen­cia de ale­gría. Ló­gi­ca­men­te, un es­pe­jo siem­pre se co­lo­ca en el in­te­rior de la ca­sa, es de­cir a la som­bra, por lo cual la ener­gía que emi­ta se­rá Yin, que aca­rrea­rá pa­ra quie­nes ha­bi­tan ese lu­gar fal­ta de vo­lun­tad, ex­ce­so de sen­si­bi­li­dad y po­co em­pe­ño. Sin em­bar­go, es ca­si im­po­si­ble no con­tar con ellos, por eso si se quie­re dar sen­sa­ción de am­pli­tud a un am­bien­te, la so­lu­ción se­rá col­gar so­bre ellos un adorno de un co­lor que re­pre­sen­te la ener­gía Yang, es de­cir ro­jo, ama­ri­llo, na­ran­ja etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.