La le­yen­da de los Cua­tro dra­go­nes

TAO - Tomo I - - Mitología -

Una de las his­to­rias tal vez más cu­rio­sas de la mi­to­lo­gía chi­na cuen­ta que en tiem­pos re­mo­tos no ha­bía so­bre la tie­rra ríos ni la­gos, que el úni­co es­pe­jo de agua era el lla­ma­do Mar del Es­te, don­de vi­vían los cua­tro dra­go­nes: el Gran Dra­gón, el Dra­gón Ama­ri­llo, el Dra­gón Ne­gro y el Dra­gón Per­la­do. Cuen­ta la le­yen­da que un día, los dra­go­nes vo­la­ron ha­cia el cie­lo, se fun­die­ron con las nu­bes y se que­da­ron ob­ser­van­do la tie­rra des­de las al­tu­ras. En un mo­men­to da­do, uno de los dra­go­nes ex­cla­mó: “¡Ven­gan rá­pi­do a ver es­to!”

“¿Qué ocu­rre?” pre­gun­ta­ron al mis­mo tiem­po los otros tres, mi­ran­do ha­cia el lu­gar que se­ña­la­ba en la tie­rra el Dra­gón Per­la­do.

Aba­jo vie­ron una gran can­ti­dad de gen­te ha­cien­do ofren­das con pa­nes, fru­tas e in­cien­so. En­tre la mul­ti­tud di­vi­sa­ron a una mu­jer arro­di­lla­da en el sue­lo, que lle­va­ba a un ni­ño pe­que­ño ata­do en su es­pal­da, queo­ye­ron re­zar: “Dios de los Cie­los, por fa­vor, en­vía­nos pron­to la llu­via pa­ra que ten­ga­mos arroz pa­ra nues­tros ni­ños”.

No llo­vía des­de ha­cía mu­cho tiem­po y los cul­ti­vos se per­de­rían, la hier­ba es­ta­ba ama­ri­lla y la tie­rra se res­que­bra­ja­ba ba­jo el sol ar­dien­te.

“¡Cuán po­bre es es­ta gen­te! - di­jo el Dra­gón Ama­ri­llo. Mo­ri­rán si no llue­ve pron­to!”.

El Gran Dra­gón asin­tió y pro­pu­so: “Va­ya­mos a ro­gar­le al Em­pe­ra­dor de Ja­de pa­ra que ha­ga llo­ver”. Dio un sal­to y se per­dió en­tre las nu­bes. Los de­más lo si­guie­ron y to­dos jun­tos vo­la­ron ha­cia el Pa­la­cio del Cie­lo.

El Em­pe­ra­dor de Ja­de era muy po­de­ro­so, es­ta­ba a car­go de los asun­tos del cie­lo y de la tie­rra. Cuan­do vio lle­gar a los dra­go­nes, se dis­gus­tó y ex­cla­mó: “¿Qué ha­cen aquí? ¿Por qué no se com­por­tan co­mo es de­bi­do y se que­dan en el mar?”

El Gran Dra­gón se ade­lan­tó y di­jo: “Los cul­ti­vos de la Tie­rra se se­can y mue­ren, su ma­jes­tad; le rue­go que en­víe pron­to la llu­via”. An­te es­to el em­pe­ra­dor con­tes­tó: “Está bien, vuel­van al mar y ma­ña­na en­via­ré la llu­via”. Los cua­tro dra­go­nes le agra­de­cie­ron y re­gre­sa­ron ale­gres a su lu­gar.

Sin em­bar­go, pa­sa­ron diez días y no ca­yó del cie­lo ni una so­la go­ta. La gen­te se­guía su­frien­do ca­da vez más, al­gu­nos co­mían raí­ces y cuan­do se aca­ba­ron, co­mían ar­ci­lla. Vien­do es­to, los dra­go­nes se pu­sie­ron muy tris­tes, pues sa­bían que el Em­pe­ra­dor de Ja­de só­lo se preo­cu­pa­ba por su pro­pio bie­nes­tar y pla­cer y no le im­por­ta­ba el pa­de­ci­mien­to de la gen­te. Com­pren­die­ron en­ton­ces que só­lo ellos po­drían ayu­dar a los hu­mil­des cam­pe­si­nos, pe­ro no sa­bían có­mo ha­cer­lo.

El Gran Dra­gón mi­ró ha­cia el vas­to océano y di­jo te­ner la so­lu­ción: “¿De qué se tra­ta?”, pre­gun­ta­ron los otros tres y el Gran Dra­gón con­tes­tó: “Hay mu­cha agua en el mar en don­de vi­vi­mos,

po­dría­mos to­mar­la y arro­jar­la ha­cia el cie­lo; en­ton­ces cae­ría co­mo llu­via y la gen­te y sus cul­ti­vos se sal­va­rían”. “¡Bue­na idea!” di­je­ron los de­más. Pe­ro el Gran Dra­gón ad­vir­tió: “Si el Em­pe­ra­dor se en­te­ra nos cas­ti­ga­rá”.

“Ha­ría cual­quier co­sa con tal de ayu­dar a la gen­te”, di­jo el Dra­gón Ama­ri­llo.

“En­ton­ces co­men­ce­mos, no nos arre­pen­ti­re­mos”, di­jo el Gran Dra­gón.

El Dra­gón Ne­gro y el Per­la­do no se que­da­ron atrás y vo­la­ron ha­cia el mar pa­ra lle­nar sus bo­cas de agua, que lue­go sol­ta­ron so­bre la Tie­rra. Los cua­tro dra­go­nes iban y ve­nían y el cie­lo se os­cu­re­ció de tan­ta ac­ti­vi­dad.

“¡Llue­ve, llue­ve! ¡Los cul­ti­vos se sal­va­rán!”, la gen­te sal­ta­ba y gri­ta­ba de ale­gría.

Pe­ro re­ce­lo­so, el Dios del Mar des­cu­brió lo que es­ta­ba su­ce­dien­do e in­for­mó al Em­pe­ra­dor. “¿Có­mo se atre­ven los cua­tro dra­go­nes a dar llu­via sin mi per­mi­so?”, se pre­gun­tó fu­rio­so y or­de­nó a las tro­pas del cie­lo que apre­sa­ran a los dra­go­nes, quie­nes pron­to fue­ron arres­ta­dos y lle­va­dos en­ca­de­na­dos al Pa­la­cio del Cie­lo.

“Ve y pon cua­tro mon­ta­ñas so­bre los cua­tro dra­go­nes, pa­ra que nun­ca más pue­dan es­ca­par”, or­de­nó el Em­pe­ra­dor al Dios de las Mon­ta­ñas, quien con su ma­gia hi­zo que cua­tro enor­mes ma­sas de pie­dra apa­re­cie­ran vo­lan­do y ca­ye­ran so­bre los cua­tro dra­go­nes. Aún así, ellos nun­ca se arre­pin­tie­ron de lo he­cho y de­ci­di­dos a ayu­dar a la gen­te pa­ra siem­pre, se con­vir­tie­ron en cua­tro ríos, que co­rrie­ron atra­ve­san­do las mon­ta­ñas y los va­lles, cru­zan­do el te­rri­to­rio de Oes­te a Es­te pa­ra lle­gar fi­nal­men­te a su ho­gar, el Mar.

De es­ta ma­ne­ra se for­ma­ron los cua­tro gran­des ríos de Chi­na: el Hei­long­jian (Dra­gón Ne­gro) en el nor­te, el Huang­he (Río Ama­ri­llo) en el cen­tro, el Chang­jiang (Yangt­ze, o Gran Río) en el sur, y el Zhu­jiang (Per­la­do) al sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.