El ma­sa­je mag Ico

TAO - Tomo I - - Tui Na -

El Tui na es un ma­sa­je te­ra­péu­ti­co que uti­li­za la medicina chi­na des­de tiem­pos re­mo­tos. En un pri­mer mo­men­to se lo de­no­mi­na­ba An mo y se lo prac­ti­ca­ba co­mo com­ple­men­to de otras téc­ni­cas, pe­ro du­ran­te la di­nas­tía

Ming (1368 -1644) se le dio ma­yor im­por­tan­cia y co­men­za­ron a lla­mar­lo Tui na, ade­más se au­to­ri­zó apli­car­lo pa­ra cu­rar ni­ños, ya que has­ta ese mo­men­to só­lo po­día ser uti­li­za­do en los adul­tos. En la di­nas­tía Qing (1644-1911), el mé­to­do se po­pu­la­ri­zó aún más y, des­pués de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca, el Tui na seim­ple­men­tó co­mo es­pe­cia­li­dad en nu­me­ro­sos hos­pi­ta­les. Ac­tual­men­te per­te­ne­ce a una de las tre­ce es­pe­cia­li­da­des de la medicina orien­tal y está muy di­fun­di­da en el mun­do oc­ci­den­tal. Es­te ma­sa­je tra­ta a las per­so­nas en un plano tan­to fí­si­co co­mo men­tal. La pa­la­bra Tui na, quie­re de­cir “em­pu­jar y aga­rrar” y es pre­ci­sa­men­te és­te el mo­vi­mien­to que de­be ha­cer­se pa­ra apli­car­lo. En ese em­pu­jar se ajus­tan los me­ri­dia­nos, fa­ci­li­tan­do que la ener­gía flu­ya li­bre­men­te.

Apli­ca­do de ma­ne­ra co­rrec­ta pue­den pa­liar tan­to las en­fer­me­da­des su­per­fi­cia­les co­mo las más pro­fun­das; se lle­ga a los múscu­los, ten­do­nes, ór­ga­nos y has­ta los hue­sos e, in­clu­so, se pue­de co­rre­gir la pos­tu­ra pa­ra per­mi­tir que tan­to la ener­gía co­mo el to­rren­te san­guí­neo vuel­van a cir­cu­lar co­rrec­ta­men­te.

Cuan­do por el ex­ce­so del tra­ba­jo fí­si­co la san­gre y la ener­gía no flu­yen de la ma­ne­ra más ade­cua- da, se pro­du­cen en­ton­ces con­trac­tu­ras e in­fla­ma­cio­nes. ”De­be­mos te­ner en cuen­ta que es­te ma­sa­je no se apli­ca pa­ra lo­grar la re­la­ja­ción sino pa­ra cu­rar y co­rre­gir de­ter­mi­na­das de­fi­cien­cias fí­si­cas y pue­de, en al­gu­nos ca­sos, pro­du­cir al­go de do­lor. Si hay do­lor sig­ni­fi­ca que hay un blo­queo ener­gé­ti­co y de­be tra­ba­jar­se has­ta des­blo­quear­lo”.

Es tal vez una de las téc­ni­cas más an­ti­guas de la medicina tra­di­cio­nal chi­na y tam­bién la más di­fun­di­da en oc­ci­den­te. Se uti­li­za es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor, no

pa­ra re­la­ja­ción. Usos y be­ne­fi­cios.

Los ni­ve­les de fuer­za

Pa­ra que una per­so­na pue­da apli­car es­te ti­po de

ma­sa­je, de­be for­ta­le­cer va­rios as­pec­tos de­bi­do a que es­te tra­ta­mien­to se apli­ca ejer­cien­do fuer­za so­bre el pa­cien­te.

Por lo ge­ne­ral los que apli­can es­ta téc­ni­ca com­ple­men­tan su es­pe­cia­li­dad con la prác­ti­ca de dis­ci­pli­nas ta­les co­mo el Kung fu y el Tai chi, que en­tre­nan en el con­trol de la fuer­za fí­si­ca pa­ra po­der do­si­fi­car­la en­tre los cin­co ni­ve­les (sua­ve, fuer­te, equi­li­bra­do, pro­fun­do y con­ti­nuo), que re­quie­re la prác­ti­ca del Tui na.

Otro as­pec­to fun­da­men­tal es lo­grar ha­bi­li­dad y sen­si­bi­li­dad en las ma­nos pa­ra pri­me­ro lo­ca­li­zar el blo­queo que pro­du­ce el do­lor, y lue­go trans­mi­tir el ca­lor ne­ce­sa­rio pa­ra ali­viar­lo.

Las téc­ni­cas del Tui na

Exis­ten mu­chas ma­ne­ras de apli­car el ma­sa­je, de­pen­dien­do del lu­gar del cuer­po que quie­ra tra­tar­se. Al­gu­nas de ellas son:

Gun Fa : con­sis­te en ha­cer pre­sión con el dor­so de la mano, a la vez que la mu­ñe­ca y el an­te­bra­zo eje­cu­tan un mo­vi­mien­to on­du­lan­te.

Es una téc­ni­ca fuer­te que per­mi­te re­co­rrer to­do el cuer­po si­guien­do el tra­za­do de los me­ri­dia­nos. Se em­plea pa­ra la re­la­ja­ción de ten­do­nes, múscu­los y la recuperación de mo­vi­li­dad en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Tam­bién ali­via pa­to­lo­gías que afec­tan a la mo­tri­ci­dad y tie­ne efec­to anal­gé­si­co. Su efec­ti­vi­dad se de­be a la ac­ti­va­ción de la cir­cu­la­ción del Chi (ener­gía) y Xue (san­gre). Sue­le apli­car­se en las ex­tre­mi­da­des, la es­pal­da y glú­teos. No es re­co­men­da­ble pa­ra el tó­rax, la

ca­be­za y la ca­ra.

Yi Zhi Chan Tui Fa : se rea­li­za con el pu­ño se­mi ce­rra­do, ba­lan­cean­do úni­ca­men­te la mu­ñe­ca y ha­cien­do pre­sión con la pri­me­ra fa­lan­ge del pul­gar que se apo­ya en la zo­na a tra­tar.

Es­ta es una téc­ni­ca fuer­te con gran po­der de pe­ne­tra­ción, se rea­li­za de a pe­que­ñas áreas. Se sue­le usar pa­ra la ca­be­za, ca­ra, pe­cho, ex­tre­mi­da­des y hom­bros.

Ar­mo­ni­za el Chi, ac­ti­va la cir­cu­la­ción del Xue (san­gre) y re­gu­la los ór-

ga­nos. Ac­ti­va la cir­cu­la­ción de los ca­na­les me­ri­dia­nos, eli­mi­na la acu­mu­la­ción de to­xi­nas y re­fuer­za el ba­zo y el es­tó­ma­go.

Se apli­ca en los ca­sos de do­lor ar­ti­cu­lar, de ca­be­za, de ab­do­men y de es­tó­ma­go.

Nie Fa : se rea­li­za con am­bas ma­nos y el pe­lliz­co se apli­ca con los de­dos ín­di­ce, ma­yor y pul­gar, es­ti­ran­do la piel y re­co­rrien­do la su­per­fi­cie en el sen­ti­do de los me­ri­dia­nos. De­be ha­cer­se de ma­ne­ra uni­for­me, con­ti­nua y rít­mi­ca.

Es ideal pa­ra tra­ba­jar una zo­na am­plia de for­ma fuer­te y cons­tan­te, por lo cual tie­ne un gran po­der de es­ti­mu­la­ción.

In­di­ca­do pa­ra: es­ti­mu­lar los ten­do­nes y la cir­cu­la­ción de la san­gre; ac­ti­var el Chi y equi­li­brar el Yin y Yang de to­do el cuer­po, en los ca­sos de in­di­ges­tión o mens­trua­ción irre­gu­lar.

Se apli­ca des­de el sa­cro has­ta el tra­pe­cio, en la ca­be­za, cue­llo y en las ex­tre­mi­da­des.

Na Fa : si­mi­lar a Nie Fa, se pe­lliz­ca el lu­gar afec­ta­do, es­ti­ran­do pro­gre­si­va­men­te y con sua­vi­dad, apli­can­do fuer­za en for­ma len­ta y cons­tan­te. Es­te mo­vi­mien­to ac­ti­va la cir­cu­la­ción de la san­gre, per­mi­te des­blo­quear los me­ri­dia­nos, es­ti­mu­la y re­la­ja los múscu­los, por lo cual tie­ne un gran po­der anal­gé­si­co.

Se apli­ca en el tra­pe­cio, hom­bros, ex­tre­mi­da­des y

en la co­lum­na ver­te­bral.

Dou Fa : con­sis­te en sos­te­ner la ex­tre­mi­dad a tra­tar con am­bas ma­nos y sa­cu­dir­la enér­gi­ca­men­te des­de arri­ba has­ta aba­jo, dán­do­le con­ti­nui­dad al mo­vi­mien­to pa­ra ob­te­ner ma­yor es­ti­mu­la­ción. Es­ta téc­ni­ca dre­na los me­ri­dia­nos de la zo­na tra­ta­da. Tam­bién ar­mo­ni­za el Chi y el Xue y ac­ti­va su cir­cu­la­ción.

Se uti­li­za pa­ra tra­tar zo­nas in­mo­vi­li­za­das, do­lo­res mus­cu­la­res o ar­ti­cu­la­res en bra­zos y pier­nas.

An Fa : es una téc­ni­ca fuer­te don­de se ejer­ce bas­tan­te pre­sión con la pun­ta o ye­ma de los de­dos in­cre­men­tan­do gra­dual­men­te la in­ten­si­dad de la fuer­za.

Tie­ne un gran po­der anal­gé­si­co, dre­na los me­ri­dia­nos y ac­ti­va el Chi. Se apli­ca en ca­sos de es­tre­ñi­mien­tos, do­lo­res de ca­be­za, de es­tó­ma­go, lum­ba­res y en ex­tre­mi­da­des. Es muy efec­ti­vo con­tra el en­tu­me­ci­mien­to de los miem­bros.

Be­ne­fi­cios ge­ne­ra­les del Tui na:

Me­jo­ra los pro­ble­mas: di­ges­ti­vos, car­dio­vas­cu­la­res, res­pi­ra­to­rios, va­ri­ces, ar­tro­sis, ce­fa­leas, de­fi­cien­cias del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, dis­me­no­rrea, es­guin­ces, es­tre­ñi­mien­to, es­trés, hi­per­ten­sión, lum­bal­gias, pro­ble­mas del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, en ge­ne­ral, reuma, ten­di­ni­tis, tor­tí­co­lis, tras­tor­nos múscu­loes­que­lé­ti­cos, in­som­nio y an­sie­dad, en­tre otros pa­de­ci­mien­tos.

“No de­be uti­li­zar­se cuan­do ha­ya fi­su­ras, fle­bi­tis, he­ri­das abier­tas, que­ma­du­ras o irri­ta­cio­nes de la piel”, con­clu­ye Liú Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.