Secretos del tai chi

TAO - Tomo I - - En El Próximo Número - Shi­fu Liú Ming

El Tai Chi es una sa­bi­du­ría orien­tal de mi­les de años que ex­pli­ca la re­la­ción na­tu­ral que tie­nen las per­so­na, la tie­rra, el cie­lo y el uni­ver­so.. Lao Tse ex­pli­ca: an­tes de que to­do co­men­za­ra se lla­ma Tao, al ex­pan­dir­se a to­do el mun­do se lla­ma Tai Chi. El Tai Chi es la ar­mo­nía de Yin Yang (del cie­lo y la tie­rra, del sol y la lu­na, del día y la no­che, del hom­bre y la mu­jer, de lo ex­terno y lo in­terno, del es­pí­ri­tu y el cuer­po, etc.). A tra­vés de mi­les de años de apren­di­za­je y de la ob­ser­va­ción de la sa­bi­du­ría de la Na­tu­ra­le­za, del cam­bio de sus for­mas y del in­ter­cam­bio que mo­men­to a mo­men­to rea­li­za, se creó una for­ma de ex­pli­car­lo, una for­ma de en­ten­der esos ci­clos, así se lo lla­mó Tai Chi. Quie­nes lo es­tu­dian se ba­san en di­cha sa­bi­du­ría pa­ra que flu­ya me­jor la ener­gía, pa­ra ar­mo­ni­zar y me­jo­rar la re­la­ción del cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu. La prác­ti­ca del Tai Chi res­pe­ta los mo­vi­mien­tos na­tu­ra­les del cuer­po, no fuer­za nin­gu­na pos­tu­ra.

El fun­cio­na­mien­to de la vi­da se de­be a la exis­ten­cia del Chi, que es la sus­tan­cia co­mún a to­das las for­mas de vi­da. No­so­tros lo con­se­gui­mos a tra­vés del ai­re que in­ha­la­mos en ca­da res­pi­ra­ción. Es por me­dio de la res­pi­ra­ción que ac­ce­de­mos a lo más pro­fun­do de no­so­tros mis­mos. Si la res­pi­ra­ción no se rea­li­za de ma­ne­ra ade­cua­da, se pro­du­cen de­fi­cien­cias en la cir­cu­la­ción de la pro­pia ener­gía. Es­to pro­du­ce una di­so­cia­ción en­tre lo in­terno y lo ex­terno. La pér­di­da de ar­mo­nía en la re­la­ción con uno mis­mo es la raíz de las en­fer­me­da­des. La prác­ti­ca del Tai Chi se en­car­ga de ar­mo­ni­zar el Chi que en­tra y sa­le de nues­tro cuer­po. Lo más im­por­tan­te de la prác­ti­ca del Tai Chi es po­der en­ten­der con la men­te y el cuer­po en ar­mo­nía la re­la­ción na­tu­ral que te­ne­mos, de es­ta ma­ne­ra po­de­mos lle­var una me­jor ca­li­dad de vi­da usán­do­lo pa­ra cual­quier as­pec­to de la vi­da co­ti­dia­na y cu­rar mu­chí­si­mos pro­ble­mas.

Yin Yang en ar­mo­nía

La re­la­ción con el pro­pio cuer­po

A tra­vés del co­no­ci­mien­to del cuer­po po­de­mos dis­tin­guir qué es Yin Yang, y có­mo pa­ra que exis­ta una ar­mo­nía se ne­ce­si­ta de una per­fec­ta re­la­ción. Aquí te­ne­mos al­gu­nos ejem­plos:

Re­la­ción Ex­terno-In­terno

Si só­lo se rea­li­zan ejer­ci­cios de for­ma ex­ter­na mo­vien­do los bra­zos, pier­nas sin te­ner en cuen­ta to­da la re­la­ción in­ter­na (los ór­ga­nos, vís­ce­ras, etc.) se ter­mi­na rom­pien­do esa re­la­ción im­por­tan­tí­si­ma pa­ra man­te­ner un cuer­po fuer­te y sa­lu­da­ble des­de lo in­terno has­ta lo ex­terno.

Re­la­ción San­gre-Ener­gía

Ac­tual­men­te mu­chas de las en­fer­me­da­des (dia­be­tes, co­les­te­rol ele­va­do, hi­per­ten­sión, gan­glios), se de­ben a la pér­di­da de es­ta re­la­ción, por la rup­tu­ra del rit­mo en los ci­clos cir­cu­la­to­rios tan­to de san­gre co­mo de ener­gía. En el ca­so de la ener­gía, cuan­do és­ta no cum­ple su ci­clo com­ple­to, só­lo va de aden­tro ha­cia afue­ra sin vol­ver al cuer­po, la gen­te su­fre in­som­nio, vá­ri­ces, per­di­da de las ha­bi­li­da­des mo­to­ras en ma­nos y pies.

Re­la­ción Cuer­po-Men­te.

La men­te cons­tan­te­men­te se dis­trae en el afue­ra y po­cas ve­ces en­cuen­tra el ca­mino de re­torno al cuer­po. Es­to trae co­mo con­se­cuen­cia pro­ble­mas emo­cio­na­les (tris­te­za, an­gus­tia, irri­ta­bi­li­dad, etc.). Cuan­do men­te y cuer­po es­tán di­so­cia­dos, la men­te no en­cuen­tra un lí­mi­te pa­ra fre­nar las emo­cio­nes y el cuer­po pier­de la sen­si­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer has­ta dón­de se está ha­cien­do da­ño. Por es­to es muy im­por­tan­te la prác­ti­ca de Tai Chi en cual­quie­ra de sus for­mas ya que bus­can la unión, la ar­mo­nía de nues­tro cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu.

En el pró­xi­mo nú­me­ro les se­gui­ré ex­pli­can­do la re­la­ción en­tre la Na­tu­ra­le­za In­ter­na y la Na­tu­ra­le­za Ex­ter­na.

Has­ta pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.