Ai­re pa­ra ba­jar el co­les­te­rol

TAO - Tomo I - - Nota De Tapa -

El co­les­te­rol, co­mo la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des pa­ra la medicina chi­na, se ori­gi­na por un es­tan­ca­mien­to ener­gé­ti­co en la san­gre. Y si bien la acu­pun­tu­ra ayu­da a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, la cues­tión pa­sa por otro la­do, es de­cir, por un cam­bio de ac­ti­tud fren­te a la vi­da.

“Re­cor­de­mos que con­ta­mos con un do­ble pla­to de co­mi­da: un pla­to de Yin, que vie­ne de la Tie­rra (co­mi­da) y lle­ga di­rec­ta­men­te a la san­gre, y un pla­to de Yang (res­pi­ra­ción), que vie­ne del Cie­lo y se con­vier­te en ener­gía vi­tal”, ex­pli­ca Liú Ming.

Ac­tual­men­te con­ta­mos con mu­chí­si­ma co­mi­da, que con­su­mi­mos sin con­trol,

El co­les­te­rol ele­va­do es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de los ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res, pri­me­ra cau­sa

de muer­te en la Ar­gen­ti­na y en el mun­do. La medicina chi­na pro­po­ne una téc­ni­ca re­vo­lu­cio­nar­la de res­pi­ra­ción co­mo com­ple­men­to de una die­ta sa­na

pa­ra ni­ve­lar­lo.

ocu­pán­do­nos po­co de la res­pi­ra­ción, que ac­ti­va el in­ter­cam­bio de la ener­gía in­ter­na y ex­ter­na. En con­clu­sión: mu­cha co­mi­da (Yin) y po­ca res­pi­ra­ción (Yang) pro­vo­ca que los ni­ve­les de co­les­te­rol “ma­lo” o LDL se ele­ven por de­más.

Si los ni­ve­les lle­ga­ran a ser muy al­tos va­mos a te­ner que to­mar medicamentos pa­ra ba­jar­lo de por vi­da. Por eso es im­por­tan­tí­si­mo un cam­bio de cos­tum­bres. Siem­pre de­be­mos te­ner en men­te que pa­ra cu­rar­se de cual­quier en­fer­me­dad, es ne­ce­sa­rio co­mer un ri­co pla­to de Cie­lo, es de­cir, res­pi­rar co­rrec­ta­men­te. Aun­que pa­rez­ca una ta­rea sen­ci­lla, res­pi­rar bien no es fá­cil. Mu­chas ve­ces ob-

ser­vo a las per­so­nas có­mo lo ha­cen y no­to un error bas­tan­te re­cu­rren­te: ins­pi­ran por la na­riz y ex­ha­lan por la bo­ca. La ma­ne­ra de ha­cer­lo es que el ai­re en­tre y sal­ga por la na­riz; sue­lo de­cir que así co­mo el pla­to de la Tie­rra se co­me con la bo­ca, el pla­to del Cie­lo en­tra úni­ca­men­te por la na­riz. To­do tie­ne un or­den y hay que res­pe­tar­lo”.

Pe­ro ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra res­pi­rar bien? En pri­mer lu­gar se de­be con­se­guir una bue­na pos­tu­ra, pa­ra que el ai­re (Chi) pa­se li­bre­men­te por el cuer­po y dis­tri­bu­ya la ener­gía a ca­da si­tio y ca­da ór­gano es­ta­rá en la po­si­ción que co­rres­pon­de. Re­cor­de­mos que al pa­rar­nos o sen­tar­nos mal pre­sio­na­mos a al­gún ór­gano en par­ti­cu­lar por de­más que, con el tiem­po, ter­mi­na­rá acu­san­do el gol­pe.

Pa­ra la medicina tra­di­cio­nal chi­na el pro­ble­ma del co­les­te­rol ele­va­do se so­lu­cio­na ali­men­tán­do­se y res­pi­ran­do de ma­ne­ra ade­cua­da. En cuan­to a la ali­men­ta­ción, se sa­be que una die­ta ba­ja en gra­sas ani­ma­les y ri­ca en fi­bras pue­de me­jo­rar los va­lo­res, pe­ro pa­ra ser efec­ti­va de­be com­ple­men­tar­se. Y pre­ci­sa­men­te los ejer­ci­cios don­de se ar­mo­ni­za la res­pi­ra­ción que a con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos son el com­ple­men­to ideal pa­ra, siem­pre sin desoír el con­se­jo de su mé­di­co, ayu­dar a equi­li­brar el co­les­te­rol.

“Mu­cha co­mi­da (Yin) y po­ca res­pi­ra­ción (Yang) pro­vo­can que los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo se ele­ven

por de­más”.

An­tes de em­pe­zar

“Es muy im­por­tan­te que ten­ga­mos pre­sen­te que ca­da cual es su pro­pio mé­di­co; na­die me­jor que uno pa­ra sa­ber qué ne­ce­si­ta nues­tro tem­plo sa­gra­do, qué co­sas nos ha­cen bien y cuá­les nos per­ju­di­can. Si el cuer­po está ener­gé­ti­ca­men­te equi­li­bra­do la men­te tam­bién lo es­ta­rá -co­mien­za re­fle­xio­nan­do el maestro Liú Ming y re­cuer­da que se de­be ins­pi­rar y ex­ha­lar al­ter­na­ti­va­men­te, siem­pre por la na­riz.

“A me­di­da que se avan­ce en la prác­ti­ca se irá lo­gran­do ca­da vez más ar­mo­ni­za­ción en­tre el cuer­po y la

res­pi­ra­ción, de es­ta ma­ne­ra lo­gra­re­mos equi­li­brar el fun­cio­na­mien­to del cuer­po pa­ra so­lu­cio­nar mu­chos pro­ble­mas de des­equi­li­brio co­mo lo es el del co­les­te­rol. Pe­ro al prin­ci­pio se­rá con­ve­nien­te con­tar la can­ti­dad de ins­pi­ra­cio­nes y ex­ha­la­cio­nes. Hay que lle­gar a 36 en ca­da pos­tu­ra. Es­ta ci­fra no es ar­bi­tra­ria: con es­ta se­rie de ins­pi­ra­cio­nes y ex­ha­la­cio­nes es­ta­re­mos re­for­zan­do al ri­ñón, que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el agua y és­ta a su vez con la san­gre. Por lo tan­to, es­ta­re­mos op­ti­mi­zan­do al sis­te­ma cir­cu­la­to­rio.

“El pla­to de la Tie­rra se co­me con la bo­ca, el pla­to del Cie­lo en­tra úni­ca­men­te por la na­riz”.

Se pue­de prac­ti­car con 36 res­pi­ra­cio­nes por pos­tu­ra o se pue­de man­te­ner la pos­tu­ra tan­to co­mo se pue­da; cuan­to más tiem­po, me­jor re­sul­ta­rá el ejer­ci­cio. To­do el cuer­po tra­ba­ja pa­ra una bue­na res­pi­ra­ción, la re­la­ción in­ter­na, la ubi­ca­ción de los ór­ga­nos en nues­tro cuer­po tie­nen una cla­ra in­ci­den­cia en la bue­na ar­mo­ni­za­ción de la res­pi­ra­ción. Los di­fe­ren­tes ejer­ci­cios son pa­ra en­ten­der la unión de la res­pi­ra­ción y el cuer­po en fun­cio­nes di­fe­ren­tes. Las pos­tu­ras que se rea­li­zan con un pie ade­lan­te y otro atrás se ha­cen de am­bos la­dos, pri­me­ro con la pier­na iz­quier­da ade­lan­te y lue­go se cam­bia po­nien­do la pier­na de­re­cha en esa po­si­ción. En to­das las pos­tu­ras hay que res­pe­tar le­yes bá­si­cas del fun­cio­na­mien­to del cuer­po, cen­tro cla­ro, ex­pan­dien­do to­do

el cuer­po (no es ten­so, no es suel­to co­mo un tra­po). Se se­gui­rán de­ta­llan­do otras le­yes den­tro de las di­fe­ren­tes pos­tu­ras. En­ton­ces, si bien hay pos­tu­ras di­fe­ren­tes las le­yes son las mis­mas. Si al­gu­na par­te del cuer­po se ten­sa o se sien­te pe­sa­da, sig­ni­fi­ca que hay que co­rre­gir la pos­tu­ra, por­que se­gu­ra­men­te se está ha­cien­do una fuer­za in­ne­ce­sa­ria que blo­quea el fluir de la ener­gía por el cuer­po”.

San cai zhuang

Es­ta pos­tu­ra lla­ma­da de los tres ele­men­tos (Cie­lo, Tie­rra y Per­so­na), se ba­sa en po­der con­se­guir la ar­mo­nía en­tre ellos. Pa­ra lo­grar­lo, en pri­mer lu­gar se de­be ob­te­ner la unión in­ter­na co­ra­zón-men­te, men­te-ener­gía y ener­gía­fuer­za.

Una vez lo­gra­das, se lle­ga a la pos­tu­ra ex­ter­na, pa­ra la cual es ne­ce­sa­rio el equi­li­brio en­tre otras tres unio­nes:

1- La ca­de­ra y los hom­bros de­ben que­dar en la mis­ma lí­nea, en­tre sí de­ben for­mar una fi­gu­ra de cua­tro pun­tos (hom­bros arri­ba de ca­de­ra, hom­bros pa­ra­le­los a ca­de­ra); de es­ta ma­ne­ra se ali­nea y ex­pan­de la co­lum­na.

2- Los co­dos y las ro­di-

llas, en la mis­ma lí­nea, “es de­cir si uno avan­za, la otra tam­bién”.

3- Ma­nos y pies ali­nea­dos tam­bién en la mis­ma di­rec­ción, los pies man­tie­nen hue­co aba­jo (pro­nun­cian­do el ar­co del pie) le­van­tan­do el pun­to yong quan del me­ri­diano ri­ñón. Es­te nun­ca aplas­ta con­tra el pi­so, se le­van­ta co­mo chu­pan­do la ener­gía Yin.

De es­ta ma­ne­ra se lo­gra el equi­li­brio in­terno y ex­terno.

Ti cha zhuang

Aquí se tra­ta de lle­var la ener­gía ha­cia lo más al­to, el Cie­lo (Yang) y re­gre­sar­la pa­ra man­te­ner un con­tac­to pro­fun­do con la Tie­rra, (Yin). Los pies pa­ra­le­los en­tre sí, en es­te zhuang el pe­so está en el me­dio, bra­zos al cos­ta­do del cuer­po, to­do uni­do, des­de la raíz has­ta la pun­ta de los de­dos, se pin­cha ha­cia tie­rra y se ti­ra ha­cia cie­lo al mis­mo tiem­po. Con es­te mo­vi­mien­to in­terno el cuer­po se ex­pan­de, los ór­ga­nos to­man su lu­gar y to­do el or­ga­nis­mo fun­cio­na co­rrec­ta­men­te.

Es­ta pos­tu­ra es una de las más in­di­ca­das pa­ra in­cor­po­rar en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, por ejem­plo, cuan­do es­ta­mos pa­ra­dos

es­pe­ran­do en al­gún lu­gar.

Fu hu zhuang (do­mi­nar al ti­gre)

En la prác­ti­ca ti­gre im­pli­ca ba­jar (co­mo un ti­gre aga­za­pa­do), re­pre­sen­ta a la Tie­rra, ener­gía Yin. Con es­te ejer­ci­cio se tra­ta de apro­ve­char la ener­gía Yin de ca­da uno, de apren­der a ma­ne­jar­la.

Co­mo en ca­si to­dos los Zhuang don­de un pie está ade­lan­te y otro atrás, el pe­so del cuer­po se en­cuen­tra siem­pre ha­cia atrás, nun­ca en el me­dio. En es­ta pos­tu­ra se su­po­ne

co­mo si la mano de atrás sos­tie­ne al ca­de­ra de un ti­gre y la mano de ade­lan­te su ca­be­za. Se sos­tie­ne al ti­gre con to­do el cuer­po uni­do man­te­nien­do la cir­cu­la­ción in­ter­na y la po­si­ción en ar­mo­nía con la res­pi­ra­ción.

Cuan­do una per­so­na tie­ne pro­ble­mas en la san­gre, co­mo es el ca­so del co­les­te­rol, esa ener­gía con la Tie­rra se de­bi­li­ta y has­ta se pue­de per­der.

A tra­vés del buen con­tac­to de las plan­tas de los pies con la Tie­rra, se ab­sor­be la ener­gía Yin, sube por ellos, lle­ga has­ta la ca­be­za, cir­cu­lan­do por el res­to del cuer­po.

Con es­ta pos­tu­ra se lo­gra es­ti­mu­lar el cen­tro del Chi, pun­to ubi­ca­do en el cen­tro del pe­cho a la al­tu­ra de la cuar­ta cos­ti­lla, por un la­do, y el cen­tro de pro­duc­ción de la san­gre, dos pun­tos ubi­ca­dos a 2 de­dos al cos­ta­do de la co­lum­na a la al­tu­ra de don­de ter­mi­na el omo­pla­to.

Gou gua zhuang

En es­ta pos­tu­ra las ma­nos se en­cuen­tran mi­ran­do ha­cia aba­jo gi­ra­das en es­pi­ral jun­to a to­do el cuer­po. To­do uni­do en la mis­ma di­rec­ción co­mo si se es­tu­vie­se en­gan­chan­do al­go pa­ra traer­lo con las ma­nos y sos­te­nien­do al mis­mo tiem­po. Co­mo en to­das es­tas pos­tu­ras el mo­vi­mien­to es in­terno, afue­ra el cuer­po que­da en el lu­gar, pe­ro aden­tro es don­de se pro­du­ce el mo­vi­mien­to. Se tra­ta de dis­tri­buir ade­cua­da­men­te la fuer­za pa­ra pre­ser­var a to­dos los ór­ga­nos que, mu­chas ve­ces, se da­ñan por los ma­los mo­vi­mien­tos y, en se­gun­do lu­gar, lo­grar la óp­ti­ma flui­dez de la san­gre a tra­vés del cuer­po.

Hun yuan zhuang

Las palmas mi­ran ha­cia nues­tro cuer­po, co­mo si es­tu­vie­se abra­zan­do. La ener­gía sube des­de la raíz por aden­tro ha­cia el cie­lo, has­ta la par­te más al­ta de la ca­be­za y vuel­ve por afue­ra a la tie­rra. Hay que man­te­ner en equi­li­brio las fuer­zas de arri­ba-aba­jo; de­re­chaiz­quier­da; ade­lan­te-atrás; aden­tro-afue­ra. Así es po­si­ble abrir las ocho puer­tas pa­ra que to­do el cuer­po se ex­pan­da, pa­ra que el Chi y la san­gre lle­guen a los hue­sos, múscu­los, ór­ga­nos, vís­ce­ras y a to­da la piel

San cai zhuang

“Man­te­ner el cen­tro bien

de­re­cho y la ca­de­ra ali­nea­da con los hom­bros.

La ro­di­lla y el co­do que­dan en la mis­ma lí­nea. La pier­na y el bra­zo de­re­cho ade­lan­te. Ma­nos y pies

si­guen la mis­ma di­rec­ción. Cuan­do se ins­pi­ra la ener­gía en­tra a

ca­da par­te del cuer­po, oxi­ge­nán­do­lo; al ex­ha­lar

se qui­ta to­do el ai­re in­ne­ce­sa­rio y vi­cia­do”.

Ti cha zhuang

“Las pier­nas se se­pa­ran al an­cho de los hom­bros, fir­mes y ape­nas fle­xio­na­das con los pies bien plan­ta­dos en la tie­rra, la ca­be­za y la co­lum­na for­man una lí­nea rec­ta, sin ar­quear la zo­na lum­bar ha­cia atrás, los bra­zos a los

cos­ta­dos se ar­quean le­ve­men­te”.

fu hu zhuang

Las ro­di­llas fle­xio­na­das, la pier­na iz­quier­da ade­lan­te, los pies man­tie­nen hue­co aba­jo (pro­nun­cian­do el ar­co del pie) pa­ra que to­me la ener­gía Yin. Los bra­zos ali­nea­dos con las pier­nas man­te­nien­do una cla­ra re­la­ción en­tre co­dos y

ro­di­llas. Ex­ha­lar”.

gou gua zhuang

Fle­xio­nar las ro­di­llas, am­bos pies en la mis­ma di­rec­ción, en con­tac­to con el sue­lo, siem­pre apo­yan los de­dos gor­dos, la par­te ex­ter­na de la plan­ta del pie y el ta­lón. Al gi­rar los pies y to­do el cuer­po en es­pi­ral cuan­do se lle­ga a las di­fe­ren­tes po­si­cio­nes, mu­chas ve­ces, se le­van­ta la pun­ta del cal­za­do pe­ro el de­do gordo no está en ese lu­gar, el

de­do gordo siem­pre to­ca el pi­so.

hun yuan zhuang

La es­pal­da co­mo un ar­co, el cen­tro de­re­cho res­pen­tan­do to­das las unio­nes. Un pie ade­lan­te y otro atrás siem­pre

fle­xio­na­dos. La mi­ra­da, co­mo to­do el cuer­po, ali­nea­dos en la mis­ma di­rec­ción. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.