EL AR­TE DEL BON­SAI

TAO - Tomo I - - Plantas -

El ar­te del pen jing o pen zai na­ció en Chi­na ha­ce mi­les de años y los pri­me­ros re­gis­tros co­no­ci­dos de su prác­ti­ca da­tan de la épo­ca de la di­nas­tía Han, apro­xi­ma­da­men­te en el año 215 a. C. Sin em­bar­go, lue­go fue in­tro­du­ci­do en Ja­pón, don­de le die­ron el nom­bre de bon­sai, y ad­qui­rió cier­ta di­fu­sión en Oc­ci­den­te re­cién en la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do mer­ced a las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas de los co­rres­pon­sa­les que cu­brie­ron la re­cons­truc­ción de la is­la lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Pe­ro en sus orí­ge­nes en la le­ja­na Chi­na la crea­ción, di­se­ño y man­te­ni­mien­to de es­tos pe­que­ños jar­di­nes no es­ta­ba destinada a cual­quier per­so­na, ya que era ne­ce­sa­rio de­di­car­le mu­cho tiem­po pa­ra lo­grar un ejem­plar digno de con­tem­pla­ción. Por es­ta ra­zón era co­mún que es­tu­vie­ra li­mi­ta­do a aque­llas per­so­nas adi­ne­ra­das o de la no­ble­za. No se sa­be exac­ta­men­te có­mo, pe­ro la téc­ni­ca se per­fec­cio­nó y se trans­mi­tió de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y su ob­je­ti­vo ori­gi­nal era re­pre­sen­tar en pe­que­ña es­ca­la to­dos los as­pec­tos de la na­tu­ra­le­za. Tan­to es así que se po­dían en­con­trar fi­gu­ras de dra­go­nes, ser­pien­tes y otros ani­ma­les for­ma­das por las ra­mas que se dis­ci­pli­na­ban pa­ra que crez­can de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da. Tam­bién se ha­cían re­pli­cas de ár­bo­les afec­ta­dos por la ac­ción del vien­to y tor­men­tas, en­tre otras co­sas.

Los mon­jes apro­ve­cha­ban la gran va­rie­dad de plan­tas exis­ten­te en Chi­na y co­pia­ban el en­torno na­tu­ral que so­lían con­tem­plar. Una an­ti­gua le­yen­da cuen­ta que en reali­dad ellos te­nían ven­ta­ja por­que ex­traían sus ejem­pla­res de las la­de­ras de cier­ta mon­ta­ña que, pi­so­tea­dos una y otra vez por los re­ba­ños de ca­bras, y vuel­tos a cre­cer, ya traían en su ge­né­ti­ca la fuer­za in­te­rior ne­ce­sa­ria pa­ra adap­tar­se me­jor al pen jing.

Es­tas pe­que­ñas plan­tas son has­ta el día de hoy muy uti­li­za­das en Chi­na co­mo ob­je­tos de­co­ra­ti­vos de gran belleza e in­clu­so mu­chos creen que traen suer­te.

Elec­ción y cui­da­dos

Co­mo di­ji­mos, es­te ar­te re­quie­re de co­no­ci­mien­to y de­di­ca­ción, pe­ro si aún así se quie­re co­men­zar, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta al­gu­nos da­tos que fa­ci­li­ta­rán el desa­rro­llo exi­to­so.

Ubi­ca­ción

*Cuan­do se eli­ja un ejem­plar, bus­car una es­pe­cie que se adap­te a la zo­na don­de uno ha­bi­ta; sa­car una plan­ta abrup­ta­men­te de su há­bi­tat na­tu­ral com­pli­ca­rá las co­sas.

* Ubi­car­lo siem­pre en ex­te­rio­res, don­de re­ci­ba su­fi­cien­te luz so­lar y ai­re, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de la ré­pli­ca de un ár­bol.

* Si se tra­ta de una es­pe­cie que pue­de pros­pe­rar en in­te­rio­res, se de­be­rá co­lo­car­lo al la­do de una ven­ta­na don­de pue­da re­ci­bir co­mo mí­ni­mo 2 o 3 ho­ras de sol dia­rias. Ade­más, es ne­ce­sa­rio ale­jar­lo de to­do ti­po de fuen­tes de ca­lor (ra­dia­do­res, es­tu­fas, ho­gar a le­ña, etc.) que po­drían re­se­car la tie­rra y las raí­ces.

*Si es­tán en el ex­te­rior, es ne­ce­sa­rio pro­te­ger­los de las he­la­das. Se los pue­de ta­par con un plás­ti­co y ais­lar del sue­lo o di­rec­ta­men­te tras­la­dar­los a un si­tio te­cha­do, co­mo una ga­le­ría.

Aun­que se cree que pro­vie­ne de Ja­pón, don­de la bau­ti­za­ron con es­te nom­bre, la téc­ni­ca de cul­ti­var ár­bo­les enanos na­ció

en Chi­na y con el nom­bre de pen jing. Con­se­jos y secretos

pa­ra ini­ciar­se.

Po­da

La po­da es fun­da­men­tal pa­ra crear y man­te­ner un bon­sai con la for­ma y ta­ma­ño ele­gi­dos al mo­men­to de la crea­ción.

Las ra­mas se re­cor­tan

pa­ra dar­le un de­ter­mi­na­do di­se­ño. La po­da de las raí­ces, en cam­bio, re­quie­re de cier­to co­no­ci­mien­to por­que de ella de­pen­de­rá el desa­rro­llo del ejem­plar. Co­mo re­gla bá­si­ca hay que tra­tar de no cor­tar la raíz prin­ci­pal y ac­tuar siem­pre so­bre el sis­te­ma ra­di­cu­lar se­cun­da­rio pro­cu­ran­do li­mi­tar su desa­rro­llo. Re­cor­dar que lo que ár­bol tie­ne de fron­do­so se­rá siem­pre pro­por­cio­nal a lo que tie­ne ba­jo tie­rra. Por eso el re­ci­pien­te don­de se en­cuen­tre de­be ser pe­que­ño, pe­ro de ta­ma­ño in­su­fi­cien­te co­mo pa­ra ob­te­ner los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir. La ca­rac­te­rís­ti­ca de las ma­ce­tas es que tie­nen po­ca pro­fun­di­dad.

Alam­bra­do

La po­da mu­chas ve­ces no es su­fi­cien­te si lo que se pre­ten­de es dar una for­ma so­fis­ti­ca­da. En es­te ca­so se re­cu­rre al uso de alam­bres de ace­ro que se atan al­re­de­dor de las ra­mas y el tron­co, así los nue­vos bro­tes se ad­hie­ren a ellos y se mol­dean. En es­te ca­so se de­be te­ner es­pe­cial cui­da­do por­que si el tron­co se en­gro­sa de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da po­dría da­ñar­se.

Rie­go

An­tes de re­gar es ne­ce­sa­rio ins­pec­cio­nar la tie­rra pa­ra ase­gu­rar­se se pue­de cla­var al­gún ob­je­to con pun­ta en la mis­ma y ob­ser­var si sa­le se­co o hú­me­do; úni­ca­men­te hay que pro­por­cio­nar­le agua si el sus­tra­to está se­co, de lo con­tra­rio la plan­ta se en­fer­ma­rá y has­ta po­dría mar­chi­tar­se por aho­ga­mien­to.

Sus­tra­to

La ma­ce­ta de­be con­te­ner una par­te de tie­rra y una de are­na, pa­ra que el dre­na­je sea rá­pi­do y se evi­te la acu­mu­la­ción de hu­me­dad, que ge­ne­ra hon­gos que a la lar­ga en­fer­ma­rán al ejem­plar. A su vez, el sus­tra­to tie­ne que ser en­ri­que­ci­do con po­ta­sio, fós­fo­ro y ni­tró­geno, to­dos su­ple­men­tos que ayu­da­rán a la sa­lud y desa­rro­llo de su peng jing

“Re­cor­dar que

lo que el ár­bol mues­tra de fron­do­so se­rá siem­pre pro­por­cio­nal a lo que es­con­de ba­jo tie­rra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.