La sa­lud en l As ore­jas

TAO - Tomo I - - Auriculoterapia -

La au­ricu­lote­ra­pia o au­ricu­lopun­tu­ra es uno de los mé­to­dos de tra­ta­mien­to uti­li­za­dos des­de ha­ce mi­les de años por la medicina tra­di­cio­nal chi­na.Ya en el tra­ta­do de medicina que es­cri­bió Huang­di, el Em­pe­ra­dor Ama­ri­llo (2698- 2598 a. de C.), apa­re­cía co­mo mé­to­do de diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to.

“La téc­ni­ca se sus­ten­ta en el con­cep­to de que los plie­gues del te­ji­do car­ti­la­gi­no­so que for­man la ore­ja re­pre­sen­tan la ima­gen de un fe­to en po­si­ción in­ver­ti­da, don­de el ló­bu­lo es la ca­be­za, el in­te­rior es el ab­do­men y el bor­de ex­terno el res­to del cuer­po- ex­pli­ca Liú Ming. Par­tien­do de es­ta ba­se, se la con­si­de­ra un ma­pa que re­fle­ja to­das las re­gio­nes y ór­ga­nos del cuer­po, tan­to en el fren­te co­mo en el dor­so, por lo tan­to en el pa­be­llón de la ore­ja po­de­mos en­con­trar re­pre­sen­ta­dos to­dos los pun­tos de los me­ri­dia­nos del cuer­po hu­mano, que es­ti­mu­la­dos con­ve­nien­te­men­te, per­mi­ten re­ver­tir

Es­te mé­to­do de diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to, uno de los más an­ti­guos y di­fun­di­dos de la medicina tra­di­cio­nal chi­na, es ideal pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad co­mo las adicciones.

Los pun­tos pa­ra la au­to­cu­ra­ción.

el es­tan­ca­mien­to ener­gé­ti­co cau­san­te de en­fer­me­da­des, con­trac­tu­ras, y al­gu­nas adicciones”.

Es­tos pun­tos re­fle­jos (apro­xi­ma­da­men­te 120) pue­den ser es­ti­mu­la­dos con di­ver­sos mé­to­dos, des­de la apli­ca­ción de se­mi­llas de Wang Bu Liu Xing Zi, con di­gi­to­pun­tu­ra, mo­xa o me­dian­te la acu­pun­tu­ra. Si se uti­li­zan se­mi­llas se de­ben de­jar pues­tas apro­xi­ma­da­men­te una se­ma­na.

“He vis­to que en la Ar­gen­ti­na la au­ricu­lote­ra­pia está muy di­fun­di­da co­mo tra­ta­mien­to pa­ra adel­ga­zar. Y efec­ti­va­men­te es muy re­co­men­da­ble, pe­ro tam­bién pue­de ser uti­li­za­do pa­ra tra­tar to­do ti­po de en­fer­me­da­des y está es­pe­cial­men­te in­di­ca­do en los ca­sos de adicciones co­mo ta­ba­quis­mo y dro­gas, ya que se es­ti­mu­la un pun­to me­ri­diano re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con el cen­tro de la an­sie­dad. Tam­bién se ob­tie­nen muy bue­nos re­sul­ta­dos con los pro­ble­mas mus­cu­la­res y en las ar­ti­cu­la­cio­nes”.

El tra­ta­mien­to se re­co­mien­da pa­ra to­do ti­po de per­so­nas a ex­cep­ción de las mu­je­res en la eta­pa de ges­ta­ción, quie­nes de­ben con­sul­tar­lo pre­via­men­te con el obs­te­tra.

El au­to­ma­sa­je

La ven­ta­ja de la au­ricu­lote­ra­pia es que con al­gu­nos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos pue­de ser apli­ca­da por uno mis­mo en cual­quier mo­men­to en for­ma de ma­sa­jes. La téc­ni­ca con­sis­te en es­ti­mu­lar

La ore­ja iz­quier­da se re­la­cio­na con la cir­cu­la­ción de la ener­gía;

la de­re­cha con la san­gre y los ór­ga­nos.

me­dian­te ma­sa­jes y pre­sio­nes sua­ves, en for­ma uni­for­me, ca­da par­te de la ore­ja. De es­ta ma­ne­ra se equi­li­bra la ener­gía Yin y Yang y se con­si­gue el bie­nes­tar ge­ne­ral del or­ga­nis­mo y de la men­te.

No es ne­ce­sa­rio bus­car un lu­gar ni un mo­men­to, so­la­men­te se de­be to­mar co­mo un há­bi­to sa­lu­da­ble, y rea­li­zar­lo en el trans­cur­so de un via­je, es­pe­ran­do a ser aten­di­dos en al­gún lu­gar, mi­ran­do la te­le­vi­sión o sim­ple­men­te an­tes de dor­mir.

“Si en el mo­men­to que se ha­ce el re­co­rri­do por la ore­ja hay un si­tio que pro­vo­ca mu­cho do­lor, sig­ni­fi­ca que el ór­gano re­pre­sen­ta­do en ese pun­to no

está fun­cio­na­do de­bi­da­men­te y de­be con­ti­nuar­se con el ma­sa­je (aun­que au­men­te el do­lor) has­ta que des­apa­rez­ca la mo­les­tia. Una vez lo­gra­do, se ha­brá so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma pun­tual de esa par­te del or­ga­nis­mo. Otra for­ma de de­tec­tar si exis­te al­gún pro­ble­ma en un ór­gano, es me­dian­te la ob­ser­va­ción de la ore­ja, si apa­re­cen pun­tos ro­jos o al­gu­na in­fla­ma­ción es un sín­to­ma pre­ci­so de al­gún mal”.

Ca­da ore­ja cum­ple una fun­ción es­pe­cí­fi­ca en el cuer­po, la iz­quier­da se re­la­cio­na con la cir­cu­la­ción de la ener­gía; la de­re­cha con la san­gre y los ór­ga­nos.

Por ejem­plo, cuan­do uno está muy can­sa­do y sin fuer­zas pa­ra lle­gar al fi­nal del día, lo me­jor es apli­car un mi­nu­cio­so ma­sa­je del la­do iz­quier­do pa­ra reac­ti­var­se ener­gé­ti­ca­men­te.

Si bien la pre­sión se pue­de ejer­cer con cual­quie­ra de los cin­co de­dos, los más có­mo­dos sue­len ser el ín­di­ce o el ma­yor.

Tam­bién po­de­mos pe­dir­le a otra per­so­na que nos reali­ce el ma­sa­je; de es­ta for­ma se con­si­gue una re­la­ja­ción mu­cho más pro­fun­da, lo que re­dun­da­rá en un me­jor efec­to.

Los pun­tos y sus efec­tos

Pre­sio­nan­do el área cen­tral de la ore­ja de­re­cha se po­drá re­for­zar el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Ade­más, co­mo es­te ór­gano está re­la­cio­na­do con las emo- cio­nes, ayu­da a equi­li­brar el es­trés.

Los ma­sa­jes en la zo­na del ba­zo fa­ci­li­tan la di­ges- tión, me­jo­ran la gas­tri­tis y au­men­tan el to­rren­te san­guí­neo. Pa­ra im­pul­sar la cir­cu­la­ción de la san­gre hay que ha­cer pre­sión en la zo­na de los pul­mo­nes. Se es­ti­mu­la así el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co pre­vi­nien­do ma­les del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio y tam­bién con­tri­bu­ye a me­jo­rar las aler­gias.

Cuan­do exis­tan pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, dis­ten­ción ab­do­mi­nal o dia­rreas, se de­be ma­sa­jear sua­ve­men­te el bor­de su­pe­rior de la ore­ja de­re­cha. En los ca­sos de cis­ti­tis y/o in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, el pun­to está en el cen­tro de la ore­ja

Es­ta téc­ni­ca

es muy efi­caz pa­ra el tra­ta­mien­to de adicciones

por­que in­vo­lu­cra el cen­tro me­ri­diano de la an­sie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.