BAS­TA DE MACHETES

TAO - Tomo I - - Auriculoterapia -

Es épo­ca de exá­me­nes y los es­tu­dian­tes se pre­pa­ran pa­ra ren­dir ma­te­rias, lo que exi­ge un es­fuer­zo in­te­lec­tual ex­tra pa­ra apro­bar­las. Si­guien­do el cri­te­rio de la medicina tra­di­cio­nal chi­na, es ne­ce­sa­rio equi­li­brar la ener­gía pa­ra al­can­zar un ma­yor ren­di­mien­to y, bá­si­ca­men­te, es­to se lo­gra a tra­vés de la ali­men­ta­ción y el ejer­ci­cio.

Vea­mos al­gu­nos con­se­jos del maestro

Liu Ming pa­ra que men­te y cuer­po jue­guen a fa­vor de los es­tu­dian­tes.

“En pri­mer lu­gar es im­por­tan­te la ar­mo­ni­za­ción de las co­mi­das - afir­ma el maestro Liú Min.

En el me­nú de los es­tu­dian­tes no pue­de fal­tar la cla­ra de hue­vo, que tie­ne una ener­gía muy bue­na pa­ra es­ti­mu­lar el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral, y el pes­ca­do, que pro­te­ge la me­mo­ria y re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to neu­ro­nal. Las es­pe­cies re­co­men­da­das son las de agua fría, co­mo el sal­món y la tru­cha, los azu­les co­mo la sar­di­na y la ca­ba­lla, y los ma­ris­cos”.

Las ver­du­ras ver­des tam­po­co pue­den fal­tar pa­ra es­ti­mu­lar la me­mo­ria: “Las plan­tas tie­nen una gran ca­pa­ci­dad de me­mo­ria. Por ejem­plo, ha­cen un mo­vi­mien­to de ale­gría cuan­do ven acer­car­se a la per­so­na que siem­pre las rie­ga”.Las nue­ces son otro in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble, ideal pa­ra el desa­yuno. Es im­por­tan­te pa- sar­las por agua hir­vien­do pa­ra que se des­pren­da la mem­bra­na que las re­cu­bre, ya que es al­go tó­xi­ca. Tres nue­ces por día es­ti­mu­lan la me­mo­ria por su apor­te de vi­ta­mi­nas y áci­do fó­li­co. Los dá­ti­les tam­bién son con­si­de­ra­dos un alia­do pa­ra los es­fuer­zos in­te­lec­tua­les.

“Cuan­do una per­so­na lee y es­tu­dia de­ma­sia­do, la san­gre y la ener­gía Yang se con­cen­tran en el ce­re­bro, di­fi­cul­tan­do la re­ten­ción de los con­te­ni­dos. Pa­ra equi­li­brar­lo y re­fres­car­lo es muy bueno co­mer una so­pa de po­ro­tos Mung”.

El té de cri­san­te­mo es tam­bién un acom­pa­ñan­te in­fal­ta­ble en es­ta eta­pa, es­pe­cial­men­te si se lo en­dul­za con unas cu­cha­ra­das de miel, que es­ti­mu­la el ba­zo –re­la­cio­na­do con el ce­re­bro- y lo ayu­da a tra­ba­jar me­jor.

“Es­ta in­fu­sión es ex­ce­len­te pa­ra ba­jar el fue­go de Yang de la ca­be­za; el ex­ce­so de es­ta ener­gía no per­mi­te el de­sen­vol­vi­mien­to in­te­lec­tual óp­ti­mo. Tam­bién es muy útil cuan­do por tan­ta lec­tu­ra los ojos es­tán en­ro­je­ci­dos y los pár­pa­dos con­ges­tio­na­dos, que di­fi­cul­tan la con­cen­tra­ción. Pa­ra des­con­ges­tio­nar­los, en el mo­men­to que se pre­pa­ra es­te té, hay que acer­car cui­da­do­sa­men­te la ta­za ha­cia los ojos de ma­ne­ra que el va­por to­me con­tac­to con ellos. El ali­vio es ca­si in­me­dia­to”.

Las go­lo­si­nas y las be­bi­das ga­seo­sas en ex­ce­so tam­po­co son con­ve­nien­tes, por­que a lar­go pla­zo de­te­rio­ran la fun­ción de las neu­ro­nas; me­jor be­ber ju­gos na­tu­ra­les de na­ran­ja o po­me­lo, ex­pri­mi­dos.

Otro as­pec­to im­por­tan­tí­si­mo pa­ra po­der es­tu­diar me­jor, es co­mer en can­ti­da­des mo­de­ra­das, de es­ta ma­ne­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo fun­cio­na me­jor, la men­te está más des­pe­ja­da y los pen­sa­mien­tos son más cla­ros.

“Las ho­ras de sue­ño tam­bién tie­nen que res­pe­tar­se, si el cuer­po lo­gra re­po­ner la ener­gía du­ran­te la no­che el ren­di­mien­to se­rá mu­cho ma­yor du­ran­te el día. Tam­po­co se de­be ol­vi­dar adop­tar una bue­na pos­tu­ra a la ho­ra de leer o es­cri­bir; si el cuer­po está de­re­cho, la san­gre y el Chi flui­rán co­rrec­ta­men­te oxi­ge­nan­do al or­ga­nis­mo en su to­ta­li­dad, lo que in­clu­ye al ce­re­bro”.

Los ejer­ci­cios sen­ci­llos tam­bién de­ben acom­pa­ñar la eta­pa de los exá­me­nes, por ejem­plo, las ca­mi­na­tas con mo­vi­mien­tos de bra­zos y ejer­ci­cios de pier­nas son fun­da­men­ta­les pa­ra equi­li­brar y reac­ti­var tan­to la ener­gía co­mo la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

To­dos los ejer­ci­cios que ayu­den a te­ner una me­jor ar­mo­nía en nues­tro cuer­po se­rán muy úti­les pa­ra pre­dis­po­ner­nos a es­tu­diar

Si­guien­do al­gu­nas pau­tas de ali­men­ta­ción y los con­se­jos de la medicina chi­na, se pue­de lo­grar ma­yor con­cen­tra­ción en el es­tu­dio y me­jo­rar la me­mo­ria. Trucos e in­fu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.