Ri­tual chino de año nue­vo

TAO - Tomo I - - Costumbres -

Cuen­ta la le­yen­da que la tra­di­ción de lan­zar fue­gos ar­ti­fi­cia­les na­ció en la an­ti­gua chi­na pa­ra ale­jar a Nian, un mons­truo que ca­da fin de año ata­ca­ba las al­deas. Usos del co­lor

ro­jo y la ce­na que trae suer­te.

Qui­zás por ser una de las más an­ti­guas y sis­te­ma­ti­za­das en su tra­di­ción oral, la cul­tu­ra chi­na de­jó su hue­lla en to­das las ci­vi­li­za­cio­nes de oc­ci­den­te. Más allá de los in­ven­tos que cam­bia­ron el cur­so de la his­to­ria – la pól­vo­ra y la brú­ju­la- y más acá de los re­la­tos de Mar­co Po­lo, es po­si­ble de­tec­tar en al­gu­nas de las cos­tum­bres más oc­ci­den­ta­les y cris­tia­nas re­sa­bios de ri­tua­les na­ci­dos del otro la­do de la Gran Mu­ra­lla. Por eso no de­be­ría sor­pren­der­nos sa­ber que mu­cho de lo que aquí ha­ce­mos ca­da 31 de di­ciem­bre, se ha­cía ha­ce mi­les de años en el Le­jano Orien­te pa­ra co­men­zar con ener­gía po­si­ti­va y bue­na suer­te el año nue­vo, aun­que lo ce­le­bren en fe­bre­ro, por­que el ca­len­da­rio chino co­mien­za el pri­mer día del pri­mer mes lu­nar.

Pa­ra la cul­tu­ra chi­na ca­da nue­vo año es un nue­vo ci­clo y en él to­do vuel­ve a co­men­zar, por eso nos pre­pa­ra­mos de la me­jor ma­ne­ra pa­ra re­ci­bir­lo. An­tes del úl­ti­mo día del año to­do de­be re­no­var­se, es pre­ci­so des­ha­cer­se de to­do lo vie­jo o ro­to que ha­ya en la ca­sa y lim­piar­se pro­fun­da­men­te. To­do de­be­rá es­tar im­pe­ca­ble; la fa­mi­lia tam­bién de­be usar ro­pa nue­va y si es de co­lo­res fuer­tes me­jor, co­mo el ro­jo o do­ra­do. Tam­bién hay quie­nes di­cen que la me­jor elec­ción de co­lor es aque­lla que se co­rres­pon­de con nues­tro ele­men­to o ani­mal del ho­rós­co­po chino. En reali­dad to­do va­le, lo im­por­tan­te es que el pri­mer día del nue­vo ci­clo nos en­cuen­tre fe­li­ces.

Fue­go y lu­ces pa­ra Nian

Se­gún una mi­le­na­ria le­yen­da chi­na, a las 12 de la no­che del úl­ti­mo día del año sa­le de su ca­ver­na del fon­do del mar Nian (año en chino), una bes­tia de cuer­nos afi­la­dos, mal­va­do y con un ape­ti­to vo­raz. Se ali­men­ta con to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so, in­clu­so per­so­nas. Por esa ra­zón los ha­bi­tan­tes de las al­deas es­con­dían sus re­ser­vas de ali­men­tos y ob­je­tos más que­ri­dos de­ba­jo de la tie­rra y se mu­da­ban a lo al­to de la mon­ta­ña pa­ra es­con­der­se y es­pe­rar que el mons­truo vuel­va al agua has­ta el pró­xi­mo año.

En una opor­tu­ni­dad, un an­ciano de ca­be­llo y bar­ba gris muy lar­ga, lle­gó a una de las al­deas y le pro­pu­so a la gen­te que­dar­se allí pa­ra pa­sar la no­che y cui­dar­la; le ex­pli­ca­ron que se­ría muy pe­li­gro­so, pe­ro el hom­bre con­tes­tó que en reali­dad no te­nía na­da que per­der por­que ya era muy vie­jo. Ca­si to­dos se mar­cha­ron, pe­ro al­gu­nos hom­bres jó­ve­nes de­ci­die­ron que­dar­se y ayu­dar­lo. Se ins­ta­la­ron to­dos jun­tos en una de las ca­sas, es­pe­ran­do a os­cu­ras a Nian.

To­do es­ta­ba muy si­len­cio­so y, de pron­to, se sin­tió un ru­gi­do y la res­pi­ra­ción de la bes­tia en la puer­ta de la ca­sa don­de es­ta­ban. Ate­rra­dos, te­mie­ron lo peor, pe­ro en ese mo­men­to el vie­jo hi­zo es­ta­llar una ba­te­ría de fue­gos ar­ti­fi­cia­les y ben­ga­las de co­lor ro­jo, que asus­ta­ron al mons­truo has­ta obli­gar­lo a huir a su gua­ri­da del fon­do del mar.

Cuan­do la gen­te del pue­blo vol­vió y se en­te­ró de lo su­ce­di­do, no só­lo agra­de­ció al va­lien­te vie­jo sa­bio sino que to­ma­ron co­mo ri­tual lo que ha­bía he­cho y des­de aquel mo­men­to, el úl­ti­mo día del año se de­co­ra, tan­to el in­te­rior de la ca­sa co­mo el pa­tio, jar­dín, par­que y ve­re­da, con ador­nos, fa­ro­les, cin­tas ro­jas, lu­ces y car­te­les

ro­jos( del la­do de afue­ra de la puer­ta prin­ci­pal) con ins­crip­cio­nes de poe­mas y de­seos pa­ra el año que se co­mien­za.

Las fa­mi­lias y ami­gos se reúnen a co­mer y di­ver­tir­se y, a par­tir de las 12 de la no­che, ha­cen es­ta­llar fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Y pa­ra ase­gu­rar­se de que Nian es­té bien le­jos, se que­dan des­pier­tos has­ta la una o dos de la ma­dru­ga­da ha­cien­do rui­do y con to­das las lu­ces de la ca­sa en­cen­di­das.

Si bien es­ta es una in­tere­san­te le­yen­da, el mons­truo que se quie­re es­pan­tar es el de la ma­la ener­gía, des­gra­cia y ma­la suer­te.

So­bres ro­jos con­tra Cong

Otro de los ri­tua­les pa­ra re­ci­bir el año con­sis­te en co­lo­car de­ba­jo de la al­moha­da de be­bes y ni­ños ocho mo­ne­das en un so­bre ro­jo con di­bu­jos do­ra­dos. El ob­je­ti­vo es ale­jar al de­mo­nio lla­ma­do Cong, quien acu­de a chu­par­les la ener­gía mien­tras duer­men, pro­vo­cán­do­les en­fer­me­da­des.

Se­gún cuen­ta la le­yen­da, en una opor­tu­ni­dad los Ocho In­mor­ta­les (per­so­na­jes muy po­pu­la­res de la mi­to­lo­gía chi­na), vi­si­ta­ron un pue­blo y no­ta­ron la pre­sen­cia de Cong; pa­ra es­pan­tar­lo, pu­sie­ron ocho mo­ne­das do­ra­das -a las cua­les car­ga­ron de una ener­gía es­pe­cial- en la al­moha­da de un be­bé, pa­ra pro­te­ger­lo. Cuan­do el pa­dre vio lo ocu­rri­do se lo con­tó a sus ami­gos y así se di­fun­dió el se­cre­to del ta­lis­mán, que a tra­vés de los años fue agre­gan­do otras for­mas, co­mo co­lo­car las mo­ne­das den­tro de un so­bre o bol­si­ta ro­jo (co­lor que re­pe­le a Cong) pa­ra “po­ten­ciar” sus efec­tos. Es­te mé­to­do, se cree, ade­más de es­pan­tar al es­pí­ri­tu ma­ligno tam­bién atrae la bue­na suer­te pa­ra los pe­que­ños. Eso sí: ¡pa­ra que el ri­tual sea com­ple­to con esas mo­ne­das hay que com­prar dul­ces el pri­mer día del año!

La ce­na de la suer­te

La co­mi­da tam­bién tie­ne una gran im­por­tan­cia en es­tos fes­te­jos. En pri­mer lu­gar nun­ca se de­be re­ci­bir al año nue­vo con las ala­ce­nas va­cías o con po­cos ali­men­tos ya que es­to se­rá un mal au­gu­rio pa­ra el ci­clo que co­mien­za. Lle­nar la co­ci­na de pro­vi­sio­nes ase­gu­ra que no fal­te el res­to del año. Por otra par­te, es im­por­tan­te ele­gir los pla­tos que se ser­vi­rán esa no­che. Mu­chas de las co­mi­das que pre­pa­ran los chinos pa­ra la oca­sión son con­si­de­ra­dos sím­bo­los de bue­na suer­te. Por ejem­plo, el pes­ca­do (yu), re­pre­sen­ta la abun­dan­cia, el na­bo (tsai­tou), la suer­te, las al­bon­di­gas de pes­ca­do (yu-wan) y de car­ne (jou-wan), la unión fa­mi­liar. El bu­dín de arroz (nien-kao), sim­bo­li­za el pro­gre­so la­bo­ral o pro­fe­sio­nal, y en el nor­te de Chi­na pre­pa­ran unas em­pa­na­di­tas (shui-chiao) pa­ra ayu­dar a quie­nes las co­man, di­cen, a ob­te­ner ri­que­za ma­te­rial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.