Adiós a los cal Ores

TAO - Tomo I - - Menopausia -

La medicina tra­di­cio­nal­chi­na es­truc­tu­ra la vi­da de la mu­jer en ci­clos de 7 años – ex­pli­ca el maestro Liú Ming. Ya di­ji­mos que en­tre el ter­ce­ro y el cuar­to ci­clo (de los 21 a los 28 años) es el me­jor mo­men­to pa­ra que la mu­jer sea ma­dre por­que está en la ple­ni­tud de su desa­rro­llo, pe­ro trans­cu­rri­dos los pri­me­ros cin­co ci­clos, es de­cir a los 35 años, el ba­zo em­pie­za a tra­ba­jar más len­to y en­ton­ces los vo­lú­me­nes de Chi y de san­gre em­pie­zan a dis­mi­nuir len­ta­men­te. Al­re­de­dor de los 49 años, es de­cir 7 ci­clos, el ri­ñón, en­car­ga­do de las re­ser­va de la ener­gía esen­cial (Yin) la re­gu­la y em­pie­zan a de­te­ner­se las pér­di­das de san­gre del úte­ro. De es­ta ma­ne­ra se con­ser­va la ener­gía Yin y se re­tra­sa el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Al cor­tar­se el san­gra­do pe­rió­di­co, se aho­rra vi­ta­li­dad y se evi­ta el des­gas­te or­gá­ni­co re­pen­tino”.

Es­te pe­río­do par­ti­cu­lar en la vi­da de to­da mu­jer lla­ma­do me­no­pau­sia pue­de du­rar me­ses o un año y es ne­ce­sa­rio que du­ran­te su trans­cur­so se ex­tre­men los cui­da­dos fí­si­cos; con ellos, pa­sa­do es­te mo­men­to in­có­mo­do, es po­si­ble re­car­gar­se de ener­gía y co­men­zar una nue­va eta­pa con mu­cha vi­ta­li­dad.

“Una de las pri­me­ras co­sas que de­be ha­cer­se es re­cu­pe­rar los ho­ra­rios pa­ra el des­can­so y que és­te sea ade­cua­do tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad. Es muy co­mún que apa­rez­can pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar el sue­ño, cam­bios de hu­mor re­pen­ti­nos, des­gano o an­gus­tia y es­to tie­ne que ver con el fue­go in­terno que ge­ne­ra el ex­ce­so de ener­gía Yang, cul­pa­ble tam­bién de los ca­lo­res o so­fo­co­nes tí­pi­cos del cli­ma­te­rio”.

Apa­gar el fue­go

Los so­fo­co­nes y cam­bios re­pen­ti­nos de hu­mor que acom­pa­ñan es­ta eta­pa par­ti­cu­lar

de la mu­jer tie­nen su ori­gen en el ex­ce­so de ener­gía Yang. Có­mo evi­tar­los y con­se­jos

pa­ra ali­viar las mo­les­tias.

Pa­ra ali­viar las mo­les­tias prin­ci­pa­les de la me­no­pau­sia lo me­jor es equi­li­brar el Yin Yang y la ali­men­ta­ción es uno de los ítems prin­ci­pa­les. De­ben ele­gir­se ali­men­tos que no con­ten­gan fue­go en su na­tu­ra­le­za, co­mo los pi­can­tes, la car­ne de va­ca, el pes­ca­do y las ver­du­ras de ho­ja. Es con­ve­nien­te co­mer car­ne de cer­do (cor­tes des­gra­sa­dos), co­ne­jo, pa­to, so­pa de ga­lli­na, y ver­du­ras que cre­cen más al ras de la tie­rra co­mo la pa­pa, za­naho­ria, na­bo (es­pe­cial­men­te en so­pas), pe­pino y tam­bién po­ro­tos y bro­tes de so­ja, que al ser de na­tu­ra­le­za fría con­tri­bu­yen a apa­gar el fue­go in­terno.

Si se eli­gen car­nes, lo me­jor es her­vir­las o co­ci­nar­las al wok, por­que asa­das su­ben el fue­go. Tam­po­co hay que in­ge­rir be­bi­das

frías, por­que el or­ga­nis­mo tien­de a su­bir el ca­lor pa­ra com­pen­sar el des­equi­li­brio que pro­du­cen al be­ber­las. El té tam­bién se­rá un buen alia­do en es­te ca­so, es­pe­cial­men­te los de na­tu­ra­le­za fría, co­mo las va­rie­da­des ver­de, Wu long y el de cri­san­te­mo, en par­ti­cu­lar es­te úl­ti­mo por­que es tran­qui­li­zan­te. In­clu­so se pue­de mez­clar con otra hier­bas, co­mo el dang gui (an­gé­li­ca si­nen­cis), pa­ra po­ten­ciar el efec­to (Ver re­cua­dro).

La ali­men­ta­ción ade­cua­da evi­ta tam­bién los do­lo­res de ca­be­za que sue­len pre­sen­tar­se en es­te pe­rio­do por el pre­do­mi­nio de la ener­gía Yang.

“Uno de los pro­ble­mas gra­ves aso­cia­dos a la me­no­pau­sia es la os­teo­po­ro­sis, es de­cir, el de­bi­li­ta­mien­to del te­ji­do óseo de­ri­va­do de la pér­di­da de cal­cio. Es­to se de­be a que al ge­ne­rar­se mu­cho ca­lor en el cuer­po, és­te bus­ca re­fres­car­se y le qui­ta la ener­gía al ri­ñón, que a su vez está re­la­cio­na­do con los hue­sos, que se de­bi­li­tan por fal­ta de ener­gía su­fi­cien­te. La fal­ta de cal­cio se ve­ri­fi­ca rá­pi­da­men­te en la piel, que es­ta­rá muy se­ca, y en la sa­lud de los dien­tes”, ad­vier­te Liú Ming y se­ña­la que pa­ra evi­tar­lo es ne­ce­sa­rio, ade­más de la bue­na ali­men­ta­ción, rea­li­zar re­gu­lar­men­te ejer­ci­cios que ayu­den a me­jo­rar la pos­tu­ra y con­se­guir una bue­na res­pi­ra­ción, de ma­ne­ra que la ener­gía pue­da lle­gar a to­dos los ór­ga­nos. De es­ta for­ma Yin y Yang vol­ve­rán a equi­li­brar­se, ade­más de to­ni­fi­car el ri­ñón, el hí­ga­do, el ba­zo y cal­mar el fue­go in­te­rior que tan­to in­co­mo­da.

Por úl­ti­mo, otro con­se­jo de la medicina chi­na tie­ne que ver con los pies:

“Los pies son la raíz de la vi­da. Si son mal­tra­ta­dos, se su­fri­rán las con­se­cuen­cias en cual­quie­ra de sus eta­pas. Si se en­frían, aun­que sea ve­rano, el cuer­po de­be­rá es­for­zar­se pa­ra ge­ne­rar más ca­lor y no en­fer­mar­se y en es­te pro­ce­so el fue­go se ha­ce pre­sen­te y en la eta­pa de la me­no­pau­sia, em­peo­ra­rá los sín­to­mas. Man­te­ner los pies ca­lien­tes en to­das las es­ta­cio­nes del año es fun­da­men­tal y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio el uso de me­dias, in­clu­so pa­ra dor­mir”, con­clu­ye Liú Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.