Pa­ra ali­vi Ar al be­bé

TAO - Tomo I - - Masajes -

Los be­bés sue­len te­ner mu­chos pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les que, aun­que es­tán den­tro de la nor­ma­li­dad fí­si­ca de la edad, les pro­du­cen do­lor y mu­chas mo­les­tias. Ade­más es jus­ta­men­te en los pri­me­ros años de vi­da cuan­do ne­ce­si­tan for­ta­le­cer su sis­te­ma in­mu­ne y or­gá­ni­co.

“El ma­sa­je chino es muy re­co­men­da­do pa­ra cu­brir to­das es­tas ne­ce­si­da­des, ade­más ac­cio­na co­mo se­dan­te y per­mi­te que duer­man me­jor. Es fun­da­men­tal que los más chi­qui­tos des­can­sen ade­cua­da­men­te, po­si­bi­li­tán­do­le al Chi vi­tal tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te; de es­ta for­ma cre­ce­rán más sa­nos. La co­lum­na ver­te­bral está di­vi­di­da en cin­co par­tes: cer­vi­cal, com­pues­ta por sie­te vér­te­bras, dor­sal por 12, lum­bar por 5, zo­na sa­cra y co­xis. Los ma­sa­jes se rea­li­zan a par­tir de la zo­na del co­xis has­ta la co­lum­na dor­sal”, ex­pli­ca el maestro Liú Ming.

Des­de el pun­to de vis­ta de la medicina tra­di­cio­nal chi­na, en ca­da vér­te­bra se alo­ja un pun­to co­rres­pon­dien­te a ca­da me­ri­diano y es­ti­mu­lar­lo con ma­sa­jes per­mi­ti­rá tan­to pre­ve­nir co­mo ali­viar de­ter­mi­na­das do­len­cias.

Crear un am­bien­te ade­cua­do

El mo­men­to del ma­sa­je de­be apro­ve­char­se tam­bién co­mo un es­pa­cio de

Por­que es ino­cuo y con un po­co de cui­da­do pue­de apli­car­lo cual­quier per­so­na y en cual­quier mo­men­to, el ma­sa­je es la téc­ni­ca más ade­cua­da pa­ra ali­viar las mo­les­tias del

be­bé. Có­mo y dón­de apli­car­los.

co­ne­xión en­tre la ma­má (o el pa­pá) y el be­bé. Lo ideal es apli­car­lo siem­pre an­tes de dor­mir, ya sea la sies­ta o por la no­che, por­que le per­mi­ti­rá re­la­jar­se y lo­grar un sue­ño más re­pa­ra­dor.

Si bien es muy sen­ci­llo de ha­cer, se de­ben te­ner en cuen­ta al­gu­nas cues­tio­nes; en pri­mer lu­gar ele­gir un am­bien­te cá­li­do, ya que el be­bé de­be­rá es­tar sin ro­pa pa­ra que el ma­sa­je sea más efec­ti­vo; tam­bién es con­ve­nien­te ba­jar las lu­ces pa­ra con­tri­buir a la re­la­ja­ción.

Pue­de rea­li­zar­se so­bre la ca­ma o una me­sa, en es­te úl­ti­mo ca­so co­lo­car un toa­llón grue­so o sá­ba­na pa­ra ais­lar­lo de la su­per­fi­cie.

“Pro­cu­rar te­ner las ma­nos cá­li­das, pa­ra evi­tar el im­pac­to y pro­vo­car una reac­ción ne­ga­ti­va; tam­bién es re­co­men­da­ble uti­li­zar un acei­te o cre­ma pa­ra fa­ci­li­tar el des­pla­za­mien­to de las ma­nos con ma­yor sua­vi­dad.

Una vez que es­té to­do pre­pa­ra­do, qui­tar­le to­da la ro­pi­ta y acos­tar­lo bo­ca aba­jo, si es ne­ce­sa­rio ju­gar un mo­men­to pa­ra que sien­ta con­fian­za y co­mo­di­dad.

Cuan­do sea el mo­men­to ade­cua­do co­men­zar el ma­sa­je, siem­pre con am­bas ma­nos; pa­ra ello se pue­den usar los de­dos pul­ga­res o el ín­di­ce y el ma­yor jun­tos. La pre­sión de­be ser muy sua­ve, ca­si co­mo una ca­ri­cia. El mo­vi­mien­to de­be

ser pri­me­ro as­cen­den­te, to­can­do ca­da vér­te­bra por la par­te me­dia y, lue­go, des­cen­den­te a am­bos la­dos de las mis­mas. El ma­sa­je co­mien­za por la zo­na sa­cra, si­gue por la co­lum­na ha­cia arri­ba has­ta la ca­be­za, vuel­ve por los cos­ta­dos de la co­lum­na ha­cia aba­jo, pa­sa por ca­da nal­ga del be­bé, si­gue ba­jan­do por la par­te ex­ter­na de las pier­nas y de los pies. Sube por la par­te de aden­tro de los pies, la par­te in­ter­na de las pier­nas has­ta la co­lum­na, si­gue su­bien­do de la mis­ma ma­ne­ra que an­tes y el úl­ti­mo ma­sa­je ter­mi­na ba­jan­do has­ta la par­te ex­ter­na de los pies.El tiem­po de­pen­de­rá del hu­mor del ni­ño, ya que el ob­je­ti­vo es que sea pla­cen­te­ro pa­ra lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos. Lo ideal es de en­tre 10 y 15 mi­nu­tos”.

Pun­tos me­ri­dia­nos y re­la­ción or­gá­ni­ca

Co­mo di­ji­mos, en ca­da una de las vér­te­bras se alo­ja un pun­to de es­ti­mu­la­ción que a su vez co­rres­pon­de a un ór­gano o a una fun­ción es­pe­cí­fi­ca. Ca­da uno de ellos tie­ne un nom­bre:

Co­lum­na Dor­sal:

1- Da shu - unión de hue­so, muy gran­de ave­ni­da prin­ci­pal.

2- Feng men - puer­ta de vien­to. con­tac­to con la res­pi­ra­ción.

3-Fei Shu- Pul­món

4-Jue Yin Shu – Pe­ri­car­dio 5-Xin Shu – Co­ra­zón

6-Du Shu – Guar­dián 7-Ge Shu – Dia­frag­ma 8-Wei Guan Shu – Esó­fa­go

9-Gan Shu – Hí­ga­do. 10-Dan Shu – Ve­sí­cu­la. 11-Pi Shu – Va­so.

12-Wei Shu – Es­tó­ma­go.

Co­lum­na Lum­bar:

1-San Jiao Shu – Tri­ple ca­len­ta­dor.

2-Shen Shu – Ri­ñón.

3 - Chi hai shu - pun­to mar de chi.

4-Da Chang Shu – In­tes­tino grue­so.

5-Guan Yuan Shu – Por­tón de ori­gen.

Los nú­me­ros co­rres­pon­den a ca­da vér­te­bra, con­tan­do des­de arri­ba ha­cia aba­jo.

Sa­cro:

Arri­ba: Xiao Chang - in­tes­tino del­ga­do

Aba­jo: Pang Guang - ve­ji­ga

Co­xis:

Chang Qiang - pun­to lar­ga y fuer­te.

Si bien en el co­xis exis­ten ocho pun­tos, es un po­co di­fí­cil de es­ti­mu­lar, a me­nos que se tra­te de un pro­fe­sio­nal con ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, só­lo bas­ta­rá con ha­cer un ma­sa­je ge­ne­ral en ese lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.