Có­mo cal­mar la lum­bal­gia

TAO - Tomo I - - Masajes -

Se de­fi­ne co­mo lum­bal­gia al do­lor que afec­ta a la zo­na ba­ja (lum­bar) de la co­lum­na ver­te­bral y pue­de ser cau­sa­do por el des­gas­te de los dis­cos in­ter­ver­te­bra­les, una in­fla­ción de los múscu­los, o de la mem­bra­na que re­cu­bre la in­ser­ción del ner­vio ciá­ti­co, que na­ce en esa zo­na y re­co­rre la pier­na has­ta la plan­ta del pie. Aun­que es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar pun­tual­men­te qué es lo que cau­sa la afec­ción, en la ma­yo­ría de los ca­sos le­ves el tra­ta­mien­to es si­mi­lar.

“Si el do­lor se de­be a un gol­pe, a un mal mo­vi­mien­to ge­ne­ral­men­te pro­vo­ca­do co­mo con­se­cuen­cia de ha­ber le­van­ta­do un ob­je­to muy pe­sa­do, es fac­ti­ble que exis­ta un in­terno de san­gre (de­bi­do a que se rom­pen al­gu­nos ca­pi­la­res san­gui­neos) que lue­go se con­ver­ti­rá en un he­ma­to­ma- e in­fla­ma­ción del múscu­lo - ex­pli­ca el maestro Liú Ming. En es­tos ca­sos lo re­co­men­da­ble es apli­car frío (hie­lo) pa­ra des­in­fla­mar la zo­na afec­ta­da, pe­ro so­la­men­te por 24 ho­ras. Pa­sa­do es­te tiem­po es ne­ce­sa­rio co­men­zar a apli­car ca­lor, pue­de ser con una bol­sa de agua ca­lien­te, pa­ños o al­moha­di­llas tér­mi­cas. El ca­lor per­mi­te que la cir­cu­la­ción de la san­gre y la ener­gía vuel­van a nor­ma­li­zar­se y se re­pa­re la zo­na da­ña­da. Siem­pre que se pre­sen­te un do­lor de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es ne­ce­sa­rio pri­me­ro apli­car hie­lo, pe­ro su uti­li­za­ción no pue­de ser con­ti­nua, de lo con­tra­rio se pue­de afec­tar los te­ji­dos ya que la san­gre de­ja de cir­cu­lar por allí”.

Pa­ra ayu­dar a que la san­gre vuel­va a cir­cu­lar ade­cua­da­men­te, tam­bién

El clá­si­co do­lor de cin­tu­ra es ge­ne­ral­men­te pro­vo­ca­do por pro­ble­mas pos­tu­ra­les o por so­bre­es­fuer­zos que afec­tan la zo­na ba­ja de la co­lum­na ver­te­bral. Có­mo ali­viar el do­lor

con di­gi­to­pun­tu­ra y re­me­dios na­tu­ra­les.

se pue­de re­cu­rrir a los ba­ños de in­mer­sión con agua ti­bia, pe­ro no de­ben su­pe­rar los 15 o 20 mi­nu­tos por­que ba­ja de­ma­sia­do la ener­gía y pro­vo­ca un gran can­san­cio.

Otro pun­to fun­da­men­tal pa­ra la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to, es man­te­ner el pe­so cor­po­ral ade­cua­do de acuer­do a la ta­lla, de es­ta for­ma no se so­bre­car­ga la co­lum­na en la zo­na lum­bar.

El ejer­ci­cio sua­ve, de ba­jo im­pac­to, que ayu­de a ar­mo­ni­zar el cuer­po en una co­rrec­ta po­si­ción, ayu­dan a me­jo­rar la pos­tu­ra por un la­do, y el so­bre­pe­so por el otro, que tan­to tie­nen que ver en los pro­ble­mas de es­ta na­tu­ra­le­za. Tam­bién cuan­do pa­sa­mos mu­chas ho­ras mal pa­ra­dos tra­ba­jan­do o in­co­rrec­ta­men­te sen­ta­dos fren­te a un es­cri­to­rio, los múscu­los se re­sien­ten. Es­tar en mo­vi­mien­to for­ta­le­ce y fle­xi­bi­li­za to­da la es­pal­da con­tri­bu­yen­do a la pre­ven­ción de mu­chos pro­ble­mas fí­si­cos.

Di­gi­to­pun­tu­ra y mo­vi­mien­to

La es­ti­mu­la­ción de pun­tos re­fle­jos es fun­da­men­tal en los ca­sos de to­do ti­po de do­lo­res ar­ti­cu­la­res y mus­cu­la­res.

An­te la apa­ri­ción de los pri­me­ros sín­to­mas de es­ta do­len­cia, es­ta téc­ni­ca ayu­da a que aque­llo que cau­sa la mo­les­tia no si­ga avan­zan­do, mu­chas ve­ces se tra­ta de ma­les­ta­res pa­sa­je­ros, co­mo por ejem­plo, in­fla­ma­cio­nes por gol­pes le­ves.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de la lum­bal­gia e in­fla­ma­ción del ner­vio ciá­ti­co, se de­ben te­ner muy en cuen­ta los si­guien­tes pun­tos:

“Cuan­do apa­re­ce el

do­lor lo re­co­men­da­ble es apli­car frío pa­ra des­in­fla­mar la zo­na afec­ta­da,

pe­ro so­la­men­te por 24 ho­ras”.

1. Pun­to del ciá­ti­co

(Fo­to 1)

Pun­to ubi­ca­do en la unión del hue­so me­ta­car­pia­nos del pul­gar y el del de­do ín­di­ce. Lle­var una mano so­bre la otra y con el de­do pul­gar ejer­cer un sue­va pe­ro fir­me ma­sa­je so­bre es­te pun­to.

2. Pun­to Hou Xi

(Fo­tos 2 y 3)

Se ubi­ca fá­cil­men­te, ya que so­la­men­te se de­be ce­rrar la mano y ob­ser­var el mon­tícu­lo que se for­ma en la par­te ex­ter­na de la pal­ma, del la­do del de­do me­ñi­que. Allí es el lu­gar exac­to que se de­be pre­sio­nar.

Al mis­mo tiem­po que se es­ti­mu­lan es­tos pun­tos, se ha­ce un mo­vi­mien­to del la­do afec­ta­do apo­yan­do la pun­ta del pie en el sue­lo y ro­tan­do la pier­na y ca­de­ra. Si el do­lor es del la­do de­re­cho, el ma­sa­je de­be ha- cer­se en la mano iz­quier­da y vi­ce­ver­sa. Es­ta com­bi­na­ción de di­gi­to­pun­tu­ra que es­ti­mu­la el pun­to re­fle­jo del ner­vio ciá­ti­co, acom­pa­ña­do por el mo­vi­mien­to, per­mi­te que el Chi vuel­va a fluir co­rrec­ta­men­te y re­la­je la zo­na del do­lor.

Acu­pun­tu­ra y ma­sa­je

La acu­pun­tu­ra tam­bién da rá­pi­da­men­te muy bue­nos re­sul­ta­dos, pe­ro por su­pues­to, és­te tra­ta­mien­to de­be rea­li­zar­lo un pro­fe­sio­nal.

El pun­to que se pin­cha con es­te mé­to­do es el Huan Tiao, ubi­ca­do a unos cen­tí­me­tros de la ca­be­za del fé­mur.

Los ma­sa­jes en la zo­na tam­bién pue­den ayu­dar a ba­jar el do­lor in­ten­so y pa­ra com­ple­men­tar­lo se pue­de apli­car una pas­ta de jen­gi­bre.

Se pre­pa­ra pro­ce­san­do un tro­zo de es­ta raíz (s(se con­si­gue fá­cil­men­te en su­per­mer­ca­dos, ver­du­le­rías y ne­go­cios na­tu­ris­tas)), pre­via­men­te pe­la­da, has­ta ob­te­ner una pas­ta. Apli­car­la con el ma­sa­je dos ve­ces por día.

Otra op­ción es usar­la sim­ple­men­te co­mo un par­che, es de­cir co­lo­can­do la pas­ta y lue­go cu­brir­la con un film o al­go si­mi­lar, y fi­nal­men­te en­vol­ver­la con una toa­lla.Si bien los re­sul­ta­dos no son in­me­dia­tos, ayu­dan a me­jo­rar en po­co tiem­po no­ta­ble­men­te el cua­dro.

LA PAS­TA DE JEN­GI­BRE ES EL COM­PLE­MEN­TO

IDEAL PA­RA BA­JAR EL DO­LOR

IN­TEN­SO

“TAO Los secretos de la medicina chi­na. Por Liú Ming, el mé­di­co orien­tal del Pa­pa Fran­cis­co” es una pu­bli­ca­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.