Tai chi pa­ra ven­cer el as­ma

TAO - Tomo I - - Historia De Vida -

Mi nom­bre es Li­lia­na Mu­rúa y has­ta ha­ce un año su­fría de ataques de as­ma. Me en­te­ré de que te­nía es­ta en­fer­me­dad lue­go de ha­ber­la su­fri­do du­ran­te años.

So­lía te­ner epi­so­dios fre­cuen­tes de bron­co es­pas­mos, en­ton­ces re­cu­rría al mé­di­co, quien me re­ce­ta­ba an­ti­bió­ti­cos y me­jo­ra­ba, pe­ro fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to vol­vían los pro­ble­mas y de­bía vol­ver a to­mar­los. Es­to me traía mu­chas con­se­cuen­cias, no so­lo en lo la­bo­ral, sino tam­bién la vi­da co­ti­dia­na.

Re­cuer­do que mu­chas ve­ces me tu­ve que ba­jar del co­lec­ti­vo o del tren por­que me aver­gon­za­ba la ma­ne­ra en que la gen­te me mi­ra­ba o se ale­ja­ba de mí co­mo si es­tu­vie­ra apes­ta­da cuan­do me so­bre­ve­nía un ata­que de tos en me­dio del via­je.

Fi­nal­men­te, me hi­ce tra­tar por una neu­mo­nó­lo­ga, quien me diag­nos­ti­có as­ma.

El im­pac­to fue muy fuer­te pa­ra mí, de­bi­do a que mi ma­má y mu­chas de mis tías ma­ter­nas tam­bién pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad.

Du­ran­te mu­chos años vi có­mo su­fría mi ma­má cuan­do te­nía una cri­sis, real­men­te me asus­ta­ba, no sa­bía qué ha­cer, se aho­ga­ba y te­nía que re­cu­rrir al bron­co­di­la­ta­dor en for­ma ur­gen­te.

Re­pi­tien­do la his­to­ria fa­mi­liar, tu­ve que co­men­zar a usar un bron­co­di­la­ta­dor, dos apli­ca­cio­nes tres ve­ces por día, y ade­más, un en­jua­gue bu­cal pa­ra que su uso con­ti­nuo no me pro­vo­que da­ños en la gar­gan­ta y la bo­ca, co­mo sue­le ocu­rrir.

Así em­pe­cé mi tra­ta­mien­to, lle­van­do en mi car­te­ra mi puf (co­mo yo lo lla­mo), sa- bien­do que te­nién­do­lo cer­ca no vol­ve­ría a aho­gar­me.

Un día uno de mis alum­nos me ha­bló del maestro Liú Ming y me in­sis­tió mu­cho pa­ra que to­ma­ra cla­ses con él. Fi­nal­men­te fui a una prác­ti­ca de prue­ba pa­ra ver qué pa­sa­ba. Pe­ro la pri­me­ra cla­se fue de Pa Kua, no en­ten­dí na­da y pen­sé que no era al­go pa­ra mí. Y no vol­ví. Al ca­bo de unos me­ses yo se­guía con mi pro­ble­ma y, an­te la in­sis­ten­cia de mi alumno Mi­guel, in­ten­té pro­bar de nue­vo, pe­ro es­ta vez to­man­do cla­ses con el pro­fe­sor Hu­go Sil­ve­ro, dis­cí­pu­lo de Liú Ming. Len­ta­men­te em­pe­cé a en­ten­der al­gu­nas co­sas y fi­nal­men­te me ani­mé a to­mar cla­ses con Liú Ming. Le ex­pli­qué el te­ma de mi en­fer­me­dad y fui a su con­sul­to­rio, don­de me to­mó el pul­so y me ha­bló de mi as­ma, de mis pro­ble­mas gás­tri­cos y de cir­cu­la­ción.

Me hi­zo un tra­ta­mien­to de acu­pun­tu­ra y, cuan­do ter­mi­nó la se­sión, me fui con­ven­ci­da de que en el Tai Chi es­ta­ba mi cu­ra.

En ese mo­men­to es­ta­ba prac­ti­can­do una vez por se­ma­na, pe­ro agre­gué un día más. El maestro me en­se­ñó a res­pi­rar y me ex­pli­có que de­bía lo­grar pa­sar las cua­tro es­ta­cio­nes del año sin cri­sis. Si lo lo­gra­ba, es­ta­ría cu­ra­da.

Em­pe­cé a prac­ti­car tres ve­ces por se­ma­na y a los seis me­ses ya no ne­ce­si­ta­ba usar el puf, aun­que se­guía lle­ván­do­lo en la car­te­ra. Pe­ro cuan­do se cum­plió un año, un día le di­je al maestro: ‘Hoy no lle­vo...el puf la car­te­ra’.

Cum­plí un año sin cri­sis, sin puf, res­pi­ran­do tran­qui­la­men­te, sin­tién­do­me bien y, so­bre to­do, sin as­ma; aho­ra prac­ti­co cua­tro ve­ces por se­ma­na.

Ha­ce unos días es­ta­ba con mi ma­má y se aho­gó, me asus­té mu­chí­si­mo, só­lo se cal­mó con el puf. A la no­che, cuan­do fui a la prác­ti­ca le co­men­té al maestro lo que ha­bía su­ce­di­do y él me su­gi­rió que le en­se­ña­ra los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción.

Así lo hi­ce. Lue­go ella tu­vo dos cri­sis en un mis­mo día y, sin ne­ce­si­dad de usar el puf, pu­do re­sol­ver­lo so­la­men­te con los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción que me su­gi­rió el maestro que le en­se­ña­ra.

Por eso no ten­go más que pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra Liú Ming por sus en­se­ñan­zas, pa­ra Hu­go por su pa­cien­cia y pa­ra Mi­guel por ha­ber­me in­sis­ti­do tan­to. Real­men­te mi sa­lud y mi ca­li­dad de vi­da me­jo­ra­ron mu­chí­si­mo”

Li­lia­na hoy prac­ti­ca Tai Chi cua­tro ve­ces por se­ma­na y ya no pa­de­ce cri­sis

de as­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.