El rey mono

TAO - Tomo I - - Mitología -

La his­to­ria del Rey Mono co­mien­za cuan­do Nuwa, es­po­sa de Fuxi, el em­pe­ra­dor del Cie­lo, uti­li­zó pie­dras de co­lo­res que ella mis­ma creó me­dian­te la al­qui­mia y el fue­go, pa­ra ta­par un agu­je­ro en el cie­lo que es­ta­ba pro­vo­can­do una inun­da­ción en la Tie­rra. Cuan­do ter­mi­nó el arre­glo se dio cuen­ta de que le so­bra­ba una de las ro­cas má­gi­cas y de­ci­dió de­jar­la en­te­rra­da en una mon­ta­ña.

Pa­só mu­cho tiem­po y esa ro­ca se par­tió y de ella sur­gió un mono, que se con­fun­dió en­tre los mo­nos sil­ves­tres que ya ha­bi­ta­ban la co­mar­ca.

Un día los mo­nos se en­con­tra­ban reuni­dos fren­te a una cas­ca­da y nin­guno de ellos se ani­ma­ba a atra­ve­sar­la pa­ra ver qué ha­bía de­trás. En­ton­ces el más vie­jo de la ma­na­da al­zó la voz y desafian­do a to­dos anun­ció que quien se atre­vie­ra a cru­zar­la se­ría un­gi­do Rey de los Mo­nos. El mono na­ci­do de la pie­dra se ar­mó de co­ra­je, sal­tó del otro la­do y des­cu­brió una cue­va es­pe­cial, don­de se afin­ca­ron los otros si­mios que lo si­guie­ron y co­ro­na­ron co­mo su rey.

Con el tiem­po el Rey Mono com­pren­dió que pa­ra po­der se­guir de­fen­dien­do a su pue­blo de los cons­tan­tes ataques de los hom­bres y de otros ani­ma­les iba a ne­ce­si­tar po­de­res es­pe­cia­les. En­ton­ces de­ci­dió cru­zar el mar pa­ra bus­car a un gran sa­bio que, se­gún le ha­bían con­ta­do, po­dría dar­le po­de- res má­gi­cos y con­ver­tir­lo en in­mor­ta­li­dad. En­tre to­dos ar­ma­ron una bal­sa con la que se in­ter­nó en el océano. Lue­go de va­rios días de na­ve­ga­ción, lle­gó ex­te­nua­do por la tra­ve­sía a una is­la que te­nía un tem­plo taoís­ta, don­de el gran mon­je, quien no­tó a pri­me­ra vis­ta que és­te mono no era co­mo el res­to, sino que po­seía una in­te­li­gen­cia es­pe­cial, le pro­po­ne tra­ba­jar en el tem­plo con­vir­tién­do­lo en su dis­cí­pu­lo.

De a po­co el Rey de los Mo­nos apren­de los po­de­res má­gi­cos, co­mo las 72 Trans­for­ma­cio­nes, que le per­mi­ten con­ver­tir­se en cual­quier co­sa que él quie­ra, y la ca­pa­ci­dad de vo­lar 54 mil ki­ló­me­tros de un sal­to, o sal­tar de una nu­be a otra.

El maestro taoís­ta lo bau­ti­za Sun Wu­kong, que sig­ni­fi­ca Ilu­mi­na­do y tiem­po des­pués de­ja el tem­plo sin­tién­do­se po­de­ro­so, aun­que un po­co im­po­pu­lar de­bi­do a sus arre­ba­tos.

Así lle­gó al Pa­la­cio del Dra­gón del Mar del Es­te, a quien le exi­gió una ar­ma­du­ra y un ar­ma es­pe­cial, pe­ro co­mo re­cha­za­ba to­das las que le ofre­cían, el Dra­gón lo desafió a le­van­tar un ga­rro­te que pe­sa­ba to­ne­la­das y era el sos­tén del mar, con­ven­ci­do de que no po­dría. Por su­pues­to no po­día ha­cer­lo, pe­ro Sun Wu­kong con su ma­gia achi­có al gran ga­rro­te has­ta con­ver­tir­lo en un al­fi­ler, que a par­tir de allí lle­va­ría siem­pre con él y que po­dría agran­dar­lo cuan­do y cuan­to qui­sie­ra pa­ra de­fen­der­se.

To­dos es­ta­ban de­ses­pe­ra­dos por la pre­sen­cia del mono por­que na­die po­día con­tro­lar­lo. En­ton­ces pre­sen­ta­ron una que­ja an­te el Gran Em­pe­ra­dor de Ja­de, quien lo con­vo­có y le otor­gó el tí­tu­lo de Pro­tec­tor de los Ca­ba­llos en los Es­ta­blos Im­pe­ria­les. Al prin­ci­pio lo acep­tó, pe­ro lue­go el Rey Mono com­pren­dió que no era más que un cui­da­dor de ca­ba­llos y nue­va­men­te co­men­zó a pro­vo­car pro­ble­mas. Pa­ra con­tro­lar­lo en­via­ron a los Gue­rre­ros Ce­les­tia­les, pe­ro no pu­die­ron lu­char con­tra las ha­bi­li­da­des del Mono.

El Em­pe­ra­dor nue­va­men­te le otor­ga otro car­go ce­les­tial: Guar­dián del Huer­to del Du­razno de la In­mor­ta­li­dad, la­bor con la que se sen­tía más com­pla­ci­do.

Pe­ro un día los dio­ses de­ci­den ofre­cer un ban­que­te en ho­nor de la Em­pe­ra­triz y, por su­pues­to, to­dos los dio­ses es­ta­ban in­vi­ta­dos, me­nos el Gran sa­bio equi­va­len­te al Cie­lo, co­mo se ha­cía lla­mar el Mono. Es­to desató nue­va­men­te su fu­ria: en­tró al pa­la­cio sin que lo vean, ro­bó los du­raz­nos de la vi­da eter­na, el vino im­pe­rial, el eli­xir de la in­mor­ta­li­dad y des­tru­yó el huer­to, arrui­nan­do la ce­le­bra­ción.

En­fu­re­ci­do, el Em­pe­ra­dor de Ja­de en­vió un ejér­ci­to de cien mil Gue­rre­ros Ce­les­tia­les pa­ra arres­tar al Mono, pe­ro no lo­gra­ron cap­tu­rar­lo. Só­lo los po­de­res com­bi­na­dos de la dei­dad de tres ojos Er Lang Shen y el gran Se­ñor Tai Yi Zheng Ren pu­die­ron fi­nal­men­te con­tro­lar­lo, pe­ro co­mo ha­bía co­mi­do los du­raz­nos de la vi­da eter­na y las píl­do­ras de la in­mor­ta­li­dad, al Mono na­da po­día da­ñar­lo.

El Se­ñor Tai Yi Zheng Ren lo arro­jó den­tro de su Horno de los Ocho Tri­gra­mas pa­ra de­sin­te­grar­lo y ob­te­ner nue­va­men­te, con al­qui­mia, las píl­do­ras de la in­mor­ta­li­dad; lue­go de 49 días, al abrir el horno el Mono sa­lió ile­so y más fu­rio­so to­da­vía.

Fi­nal­men­te, el Bu­da lo desafió a su­bir­se a su mano y pa­ra sal­tar des­de allí lo más le­jos po­si­ble. Por su­pues­to el Mono acep­tó y dio un gran

sal­to has­ta lle­gar a un ex­tra­ño lu­gar que cre­yó el fin del Uni­ver­so. Allí ha­bía cin­co enor­mes co­lum­nas y, pa­ra de­jar una evi­den­cia, ori­nó so­bre ellas. Lue­go re­gre­só de un gran sal­to a la mano de la que ha­bía sa­li­do, lis­to pa­ra fes­te­jar su triun­fo. Sin em­bar­go, Bu­da ha­bía trans­for­ma­do su mano y las cin­co co­lum­nas no eran más que sus de­dos: el Mono nun­ca ha­bía sa­li­do en reali­dad de la pal­ma del Gran Maestro.

Co­mo cas­ti­go fue atra­pa­do y co­lo­ca­do de­ba­jo de una enor­me mon­ta­ña, don­de es­tu­vo cau­ti­vo qui­nien­tos años has­ta que en la Di­nas­tía Tang, un mon­je bu­dis­ta em­pren­dió un pe­li­gro­so via­je al oes­te en bus­ca de las es­cri­tu­ras sa­gra­das y co­mo ne­ce­si­ta­ría pro­tec­ción en su ca­mino has­ta la In­dia, Bu­da or­de­nó que el mon­je pa­sa­ra por la mon­ta­ña don­de es­ta­ba atra­pa­do el Rey Mono y lo li­be­ra­ra.

Al pa­re­cer aho­ra es­ta­ba dis­pues­to a obe­de­cer y ser leal a su nue­vo maestro y la mi­sión que le era en­co­men­da­da. Sin em­bar­go, el mon­je lle­va­ba con­si­go una vin­cha má­gi­ca de oro pa­ra que el Mono usa­ra. Si no obe­de­cía, és­ta le pre­sio­na­rá la ca­be­za.

Du­ran­te el via­je el Rey Mono sal­vó al mon­je y a sus com­pa­ñe­ros de pe­re­gri­na­je ochen­ta y una ve­ces. Vo­lan­do y apro­ve­chan­do sus po­de­res má­gi­cos, ven­ció a de­mo­nios y mons­truos, des­ba­ra­tó em­bos­ca­das y res­ca­tó al mon­je cuan­do qui­sie­ron ma­tar­lo. Y así lo­gró en­cau­sar to­dos sus po­de­res pa­ra ha­cer el bien, por­que en reali­dad el Rey Mono era no­ble de co­ra­zón, so­la­men­te no po­día con­tro­lar su esen­cia in­quie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.