La len­gua en el es­pe­jo

TAO - Tomo I - - Salud -

La len­gua es el es­pe­jo de to­dos los ór­ga­nos, por eso el mé­to­do de diag­nós­ti­co me­dian­te su ob­ser­va­ción es uno de los más uti­li­za­dos por la medicina tra­di­cio­nal chi­na. “Al re­pre­sen­tar el es­ta­do ener­gé­ti­co de to­do el or­ga­nis­mo, cual­quier al­te­ra­ción en su for­ma, tex­tu­ra y co­lor pue­de ser sín­to­ma de que al­go no está fun­cio­nan­do bien- ex­pli­ca el maestro Liú Ming. En con­di­cio­nes nor­ma­les, la len­gua es ágil en su mo­vi­mien­to, está hú­me­da, tie­ne un co­lor ro­sa­do sua­ve y pre­sen­ta un ta­piz ho­mo­gé­neo y blan­que­cino en su ba­se. Es­to in­di­ca que la san­gre y la ener­gía flu­yen co­rrec­ta­men­te. In­clu­so si man­tie­ne su co­lor y hu­me­dad en el trans­cur­so de una en­fer­me­dad, sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma es su­per­fi­cial y no pe­ne­tró en la san­gre”.

Los es­pe­cia­lis­tas en medicina chi­na dan gran im­por­tan­cia a es­te mé­to­do diag­nós­ti­co, que sue­le com­ple­men­tar­se tam­bién con el de los pul­sos (ver Tao n° 2), y dis­tin­guen zo­nas, ca­da una re­pre­sen­ta­ti­va de un ór­gano: la pun­ta del co­ra­zón, el me­dio del pul­món, los la­dos del hí­ga­do, ve­sí­cu­la y ri­ñón, y la par­te pos­te­rior del in­tes­tino. El re­vés de la len­gua tam­bién tie­ne im­por­tan­cia en el diag­nós­ti­co, por ejem­plo si está hin­cha­da y ro­ja, tra­du­ce una al­te­ra­ción en la cir­cu­la­ción san­guí­nea; si la ve­nas que la re­co­rren es­tán muy in­fla­ma­das, in­di­can un ex­ce­so de vá­ri­ces.

A par­tir de es­ta in­for­ma­ción, se de­be ob­ser­var cual­quier ti­po de al­te­ra­ción que pre­sen­te, dis­tin­guién­do­se los si­guien­tes ca­sos:

Más del­ga­da y an­gos­ta: in­di­ca una pér­di­da de ener­gía; ge­ne­ral­men­te es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se ve aso­cia­da a la fal­ta de mo­vi­li­dad y tem­blor, es­pe­cial­men­te cuan­do la per­so­na in­ten­ta sa­car­la pa­ra su ins­pec­ción. Aler­ta so­bre una gran de­bi­li­dad del cuer­po, en par­ti­cu­lar cuan­do es­te ras­go pre­do­mi­na en la pun­ta.

Hin­cha­da pe­ro de co­lor nor­mal: re­fle­ja la mis­ma in­fla­ma­ción de los ór­ga­nos en ese mo­men­to. Ge­ne­ral­men­te es­te pro­ble­ma es­ta re­la­cio­na­do por la ma­la pos­tu­ra que im­pi­de que la ener­gía lle­gue co­rrec­ta­men­te a ca­da ór­gano. Es­ca­ses de Yang.

Hin­cha­da y de co­lor pá­li­do: es­ca­ses de Yang en el ba­zo y en el ri­ñón.

Hin­cha­da y de co­lor ro­jo os­cu­ro: ex­ce­so de fue­go en el co­ra­zón y en el ba­zo.

Con am­po­llas: se de­be a que el fue­go in­terno subió, pue­de ser por fie­bre o por pro­ble­mas con al­gún ór­gano.

Si pre­sen­ta fi­su­ras (co­mo cor­tes pro­fun­dos):

En la zo­na me­dia: re­fle­ja pro­ble­mas con el ba­zo, pán­creas y es­tó­ma­go. Mar­ca un ex­ce­so de fue­go.

Trans­ver­sa­les en los cos­ta­dos: de­fi­cien­cia de la ener­gía Yin. Si Yin está de­bil no pue­de do­mi­nar al fue­go se vuel­ve un pro­ble­ma. Si exis­ten mar­cas den­ta­les im­por­tan­tes en los bor­des es por de­bi­li­dad del ri­ñón.

Lar­go en la par­te me­dia: se re­la­cio­na con pro­ble­mas di­ges­ti­vos en el es­tó­ma­go.

Las al­te­ra­cio­nes en la for­ma, el co­lor y la tex­tu­ra de la len­gua pue­den ser sín­to­ma de al­gu­na en­fer­me­dad. Có­mo sa­ber a qué ór­gano re­pre­sen­ta ca­da par­te y un sen­ci­llo mé­to­do de au­to­diag­nós­ti­co.

Lí­neas cor­tas e irre­gu­la­res en par­te me­dia: se re­la­cio­na con pro­ble­mas en el es­tó­ma­go. La ob­ser­va­ción del co­lor tam­bién pro­por­cio­na in­for­ma­ción muy va­lio­sa pa­ra el diag­nós­ti­co de dis­tin­tas en­fer­me­da­des, tan­to a ni­vel or­gá­ni­co co­mo ener­gé­ti­co.

Ro­ja: si tie­ne es­ta to­na­li­dad en la pun­ta, in­di­ca pro­ble­mas a ni­vel car­día­co. Si se está pa­de­cien­do una en­fer­me­dad, es sín­to­ma de que ha en­tra­do a los ni­ve­les más pro­fun­dos del cuer­po. Si se acen­túa en la par­te me­dia se­ña­la una in­fec­ción en las vías res­pi­ra­to­rias.

Tono os­cu­ro, en­ne­gre­ci­do: pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a la cir­cu­la­ción de la san­gre. Tam­bién in­di­ca pre­sen­cia de tó­xi­cos que pro­vo­can fer­men­ta­ción en los ór­ga­nos, es de­cir un da­ño len­to y muy des­truc­ti­vo. Es co­mún en los al­cohó­li­cos.

Mo­ra­da: ex­ce­so de fle­mas y una al­te­ra­ción de los lí­qui­dos in­ter­nos. Sue­le pre­sen­tar­se en los fu­ma­do­res.

Ama­ri­llen­ta: ex­ce­so de fue­go. Pue­de dar­se en ca­sos de mu­cha fie­bre y por mu­cho fue­go en el es­tó­ma­go (al­te­ra­cio­nes di­ges­ti­vas).

De­ma­sia­do cla­ra: en es­te ca­so tam­bién pue­de es­tar ta­pi­za­da por una ca­pa muy blan­ca y grue­sa; se re­la­cio­na con un pro­ble­ma pro­vo­ca­do por el frío, que lle­gó a las­ti­mar a los ór­ga­nos, res­frío o gri­pe muy fuer­tes. Si en la par­te me­dia se acen­túa la pa­li­dez, de­no­ta de­bi­li­dad del sis­te­ma de de­fen­sa del or­ga­nis­mo.

Al­te­ra­cio­nes de la ca­pa

La ca­pa blan­que­ci­na que se for­ma en la len­gua es tam­bién de gran im­por­tan­cia pa­ra el diag­nós­ti­co efec­ti­vo, de­bi­do a que an­te un pro­ble­ma or­gá­ni­co se al­te­ra vi­si­ble­men­te cam­bian­do su co­lor y tex­tu­ra. Si está grue­sa, hin­cha­da, in­di­ca una dis­fun­ción del ele­men­to Tie­rra y pue­de acom­pa­ñar­se de una al­te­ra­ción de los lí­qui­dos cor­po­ra­les.

Cuan­do se pre­sen­ta más gra­sa, pue­de re­fle­jar mu­co­si­da­des en el área del pul­món. Si las pa­pi­las se ven in­fla­ma­das y ro­jas, tam­bién in­di­can un pro­ble­ma or­gá­ni­co, en es­te ca­so de­be­mos ob­ser­var dón­de apa­re­ce.

Au­to­diag­nós­ti­co

Por la ma­ña­na, al des­per­tar, po­de­mos rea­li­zar un au­to­diag­nós­ti­co de la len­gua, que con­sis­te en per­ci­bir y de­fi­nir el gus­to que sen­ti­mos en la bo­ca. “Si es dul­ce y la len­gua está hú­me­da, in­di­ca que nues­tra sa­lud está muy bien y que los lí­qui­dos cor­po­ra­les son su­fi­cien­tes. Si en cam­bio la len­gua está se­ca y el gus­to es amar­go, es ne­ce­sa­rio ha­cer un diag­nós­ti­co más pro­fun­do, de­bi­do a que hay al­go que no está fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te. Pe­ro no hay que asus­tar­se por­que ge­ne­ral­men­te de­no­ta un pro­ble­ma le­ve del hí­ga­do o la ve­sí­cu­la que se so­lu­cio­na con un po­co de die­ta”, con­clu­ye Liú Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.